Reprueba país en elecciones: Flacso

México, sin comicios limpios, dice estudio; el rubro mejor evaluado fue el conteo de votos
La reforma electoral no logró poner freno a prácticas como el rebase de tope de gastos, uso de recursos ilícitos y de programas sociales con fines electorales y compra de votos (ARCHIVO EL UNIVERSAL)
14/09/2017
03:07
Carina García
-A +A

[email protected]

A pesar de tres reformas electorales, la ciudadanización de los órganos que organizan los comicios y controles de fiscalización, México salió “reprobado” en el índice de integridad de las elecciones, según la investigación internacional Proyecto de Integridad Electoral (EIP).

El estudio concluyó que la reforma electoral no logró poner freno a por lo menos cinco prácticas relacionadas con la calidad de las elecciones: opacidad en las cuentas financieras de los partidos en los gastos de campaña, el rebase en topes de campaña, el uso de recursos ilícitos y de programas sociales con fines electorales, la compra de votos, y las donaciones no reportadas.

El índice fue construido con encuestas realizadas a expertos internacionales sobre las percepciones de integridad electoral en 153 países, lo que permite comparar la democracia y su calidad entre países como Estados Unidos, Rusia y México.

El estudio, encabezado por Pippa Norris, profesora de las universidades de Harvard y de Sydney, fue desarrollado en México por los investigadores Irma Méndez y Nicolás Loza de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso).

El índice ubicó a México en 62.2 en las elecciones de 2012 y en 52.2 —10 puntos menos— en las de 2015. Entre los indicadores considerados estuvieron la percepción sobre la legislación, las campañas, los listados nominales, el cómputo o los resultados.

El financiamiento de las campañas arrojó el nivel más bajo en 2015, con 38.49 puntos, aunque en los comicios de 2012 fue de 54.84, año en que los resultados de esa elección alcanzaron un valor de 58.57 puntos. El rubro mejor evaluado fue el conteo de votos, con 79.39 puntos en 2015, y 88.29 tres años antes.

Irma Méndez afirmó que los procedimientos electorales están bien rankeados, pero cuando vamos a la influencia del dinero en las campañas México, no se obtiene buena calificación.

“Los topes bajos incentivan ocultar el gasto, los topes altos posibilitan que llegue dinero sucio a las campañas [proselitistas], que incluso se lava en ellas y entonces sí aplica lo de dinero del narco”, explicó.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios