Meade dice ante senadores que votó por el PRI en 2012

Zoé Robledo lo acusa de representar intereses del “PRIAN”; Manuel Bartlett le recomienda no ser candidato en 2018
El secretario de Hacienda, José Antonio Meade, aseguró ante la Cámara de Senadores que pese al entorno adverso de incertidumbre que ha enfrentado el país, los mexicanos han respondido con políticas económicas responsables (ALEJANDRA LEYVA. EL UNIVERSAL)
13/10/2017
02:12
Antonio Hernández
-A +A

[email protected]

El secretario de Hacienda, José Antonio Meade, dio a conocer su voto en las elecciones presidenciales de 2012, cuando se desempeñaba como secretario de Hacienda del gobierno de Felipe Calderón.

“En 2012 voté por el presidente [Enrique] Peña Nieto”, dijo en el Senado de la República.

Meade contestó sorpresivamente la pregunta del senador petista Zoé Robledo, quien señaló al funcionario como un caso único en el mundo de administrar las finanzas del país en dos gobiernos de partidos distintos.

“Quisiera saber, ¿usted por quién votó en 2012?”, dijo Robledo, después de cuestionar a Meade sobre el bajo crecimiento económico y asegurar que su comparecencia en el Senado fue un deja vú de la ocurrida el 19 de septiembre de 2012, en la pasada administración panista.

La respuesta del secretario de Hacienda provocó una ovación por parte de los senadores, que se extendió por algunos minutos.

Robledo reconoció las credenciales y formación del secretario de Hacienda; sin embargo, lo acusó de representar los intereses del proyecto de gobierno del “PRIAN”.

“En unos momentos más, vamos a ver un desfile de matraca económica priísta y un esfuerzo desesperado del PAN por desmarcarse de usted. Rebeldes y cerillos; to Meade or not to Meade, esa es la cuestión”, dijo Robledo.

En su discurso de apertura, en la comparecencia ante senadores, en el marco de la glosa del 5to Informe de Gobierno, el secretario de Hacienda dijo que pese al entorno adverso de incertidumbre y volatilidad que ha enfrentado el país, los mexicanos han respondido con políticas económicas responsables.

“México ha enfrentado un entorno adverso, pero el esfuerzo que las diferentes instancias de la sociedad han realizado por muchos años nos permite ver con confianza el futuro.

“El común denominador de este esfuerzo ha sido el fortalecimiento de las instituciones de este país”, dijo el funcionario.

En ese sentido, Meade destacó la solidaridad y reacción de la sociedad mexicana ante los sismos registrados el 7 y 19 de septiembre pasado.

“Frente a los recientes embates de la naturaleza, un México generoso ofreció ayuda a quienes los necesitaban”, dijo Meade.

Añadió que México cuenta con los mecanismos necesarios para atender la reconstrucción, basados en una una arquitectura fiscal responsable y previsora.

En ese sentido, dijo que tan sólo la banca de desarrollo destinará 6 mil 500 millones de pesos para las labores de reconstrucción y que cada peso utilizado será rastreado a través del portal de transparencia para evitar un mal uso de los recursos.

 

“No sea candidato”. En la parte final de la comparecencia, el senador petista Manuel Bartlett recomendó a José Antonio Meade no ser candidato presidencial del PRI en las elecciones de 2018 y quedarse en el Banco de México.

Bartlett dijo a Meade que los mexicanos no van a votar por un partido que es repudiado en el país por corrupto y malos resultados en materia económica.

“¿Usted cree que va a ser un buen candidato del PRI? No lo haga, tenga cuidado”, dijo Bartlett.

El petista dijo a Meade que si quiere mantenerse como un hombre estudioso, optara por sustituir a Agustín Carstens en el Banco de México.

“Le recomiendo el Banco de México. Eso sí asegura que siga siendo un hombre estudioso. Hablan inglés, francés, alemán, todo”, dijo el senador.

Bartlett comentó que la confesión de Meade de haber votado en 2012 por Enrique Peña Nieto, aún siendo funcionario del gobierno de Felipe Calderón, era una invitación para que Peña Nieto vote por él en 2018.

“Invita a que Peña Nieto vote por él. Se revela ahí una voluntad de que Peña Nieto vote por usted, y eso está muy mal. No se lo aconsejo. El PRI está repudiado en el país. El voto de Peña Nieto es el voto del diablo, el beso del diablo”, dijo el petista.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS