"La misoginia puede saltar en cualquier momento"

Cuantas más denuncien acoso y hostigamiento los hombres empezarán a tener miedo, dice
Presidenta de la Comisión de Relaciones Exteriores América Latina y el Caribe del Senado, Mariana Gómez del Campo.
Presidenta de la Comisión de Relaciones Exteriores América Latina y el Caribe del Senado, Mariana Gómez del Campo (PAN). (ARCHIVO EL UNIVERSAL)
09/03/2018
03:03
Juan Arvizu
-A +A

[email protected]

En los grupos parlamentarios, “la misoginia salta en cualquier momento”, y hay mucho camino que recorrer todavía por la igualdad de género, señala la senadora del PAN, Mariana Gómez del Campo.

Y advierte que en contra de esta violencia política, las senadoras han avanzado mucho.

Aplaude el valor de las mujeres, en particular en el Senado que denuncian el acoso sexual.

Dice que cuantas más mujeres denuncien que son objeto de prácticas de acoso y hostigamiento sexuales, los hombres que ven fácil estas agresiones empezarán a tener miedo.

Entrevistada en el Senado, Gómez del Campo, presidenta de la Comisión de Relaciones Exteriores América Latina y el Caribe, subraya que las senadoras lograron dar visibilidad a las defensoras de la mujer.

¿Cómo se ha avanzado en materia de igualdad de género?

—Falta mucho por hacer. Hay diferentes reformas en esta Legislatura que tienen que ver con la Ley General de Acceso a las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, en la que se modificaron diversos artículos señalando sobre todo a la violencia política, en razón de género por acción u omisión; que el ámbito político público limite, anule, menoscabe el ejercicio efectivo de los derechos políticos electorales de una mujer, así como el acceso al pleno ejercicio de su cargo o función del poder público.

¿Hay misoginia en el Senado?

—Tenemos que seguir trabajando para combatir la violencia de género, que se da en el Senado, en la Cámara de Diputados, se da en todas partes, esa es una realidad.

¿Los hombres en público están a favor de la igualdad, pero en privado lo niegan?

—En público dan un mensaje para que la opinión pública diga: “Qué bien, estos hombres apoyan a las mujeres, apoyan la participación de las mujeres en política”, y la realidad es completamente distinta, porque a la hora de tomar decisiones de reformas a diversas leyes o en un grupo salta la misoginia.

¿Aquí en el Senado a las empleadas se les paga menos que a los hombres?

—En general hay desigualdad hacia las mujeres.

A un hombre es difícil que una superior mujer le diga, insinúe algún piropo. No se ve que una mujer le diga a un hombre palabras acosadoras.

¿Hay mujeres obstruidas en su desarrollo político?

—Se sigue dando en todas partes y cuando se hacen escándalos públicos, los partidos políticos toman cartas en el asunto. Nosotras buscamos equidad, que no haya violencia política por razón de género, pero se hace un esfuerzo. La realidad es que pasa en todas partes.

¿Satisfecha de lo que ha hecho el Senado a favor de la mujer?

—Sí pero nos falta mucho camino que recorrer.

¿Denunciar?

—Estas campañas a nivel mundial, que bueno hay que denunciar. Sobre todo el acoso laboral, sexual, son temas que he trabajado desde hace muchísimos años. Hay que darle las herramienta a las mujeres para que no lo permitan. Las mujeres no se atreven. Yo espero que cada vez más las mujeres se atrevan, que cada vez haya más instituciones que respalden a la mujer y acabar por supuesto con el acoso sexual que es tremendo en todas partes.

Mantente al día con el boletín de El Universal