Graue pide a alumnos no comprar drogas en UNAM

Exhorta a estudiantes cuidarse y a proteger la institución; territorio puma, el más seguro del país, asegura
Enrique Graue insistió en que la Universidad no es inmune a los fenómenos sociales que ocurren, y que se ha generado una percepción “inadecuada” (ARCHIVO. EL UNIVERSAL)
17/08/2017
03:33
Teresa Moreno
-A +A

[email protected]

El rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Enrique Graue Wiechers, pidió a los estudiantes de nuevo ingreso no comprar drogas a los narcomenudistas y les recordó que el consumo de ese tipo de sustancias está prohibido dentro de las instalaciones de la universidad.

En la ceremonia de bienvenida al ciclo escolar 2017-2018, la cual se celebró en el Centro de Exposiciones y Congresos de la UNAM, Graue Wiechers reiteró que es responsabilidad de todos cuidarse y proteger a la universidad, puesto que el narcomenudeo al interior de sus instalaciones genera inseguridad.

“Si de seguridad se trata, cuidémonos todos, cuídense ustedes y cuiden a su universidad. No compren sustancias a narcomenudistas, recuerden que ellos viven en mundos oscuros y su presencia en nuestros alrededores puede generar inseguridad. Hagamos todos, dentro de nuestros ámbitos de acción, la mejor de las universidades, en donde ustedes se desenvuelvan con confianza, respeto y libertad”, expresó.

Insistió en que, al margen de cualquier postura, el consumo de estas sustancias está prohibido en la Universidad porque daña la salud de los alumnos.

“Jóvenes, a ustedes quiero dirigirme: el uso de estupefacientes y bebidas embriagantes está prohibido dentro de nuestras instalaciones, no porque algunos de estos enervantes sean ilícitos; sino porque a su edad, el uso de ellos provoca adicciones, daños cognitivos y alteraciones en la memoria y en el aprendizaje”, dijo.

El cierre del ciclo escolar 2016-2017 fue complejo para la institución después de que se dio a conocer la muerte de dos jóvenes al interior de sus instalaciones: Lesvy Berlín Rivera Osorio en el Instituto de Ingeniería, y Víctor Manuel Orihuela en las inmediaciones de la Facultad de Filosofía y Letras; además se encontró el cuerpo de otra persona en la zona de La Cantera.

Posteriormente, se destapó la operación del cártel de Tláhuac en el campus Ciudad Universitaria (CU), grupo delictivo que controlaba la venta de todo tipo de sustancias; se descubrió que trabajadores administrativos y vigilantes empleados de la UNAM se desempeñaban como “halcones” de la delincuencia.

Durante las vacaciones la universidad colocó enrejados en algunos de los puntos más importantes de venta de drogas; de acuerdo con los reportes de EL UNIVERSAL, los narcomenudistas continuaron operando a pesar de esta medida.

La mañana del miércoles, Graue Wiechers dio la bienvenida a 36 mil jóvenes de nuevo ingreso que se incorporaron a los distintos planteles de la Escuela Nacional Preparatoria, a los del Colegio de Ciencias y Humanidades; y a 47 mil nuevos estudiantes de las 120 licenciaturas que ofrece la Casa de Estudios. Más de 450 mil jóvenes concursaron en exámenes para obtener un lugar.

Insistió en que la universidad no es inmune a los fenómenos sociales que ocurren, y que se ha generado una percepción “inadecuada” de la realidad en la institución puesto que, en su opinión, es uno de los lugares “más seguros” del país donde la prevención del delito se hace a través de la vigilancia y la disuasión.

“La percepción se pretende convertir en realidad, pero la verdad seguirá siendo lo verídico, y la realidad es que la Universidad es un lugar más seguro que su entorno, probablemente uno de los sitios más seguros de nuestra ciudad y del país”, expresó.

 

Mantente al día con el boletín de El Universal