Afecta sismo a 226 mil, según Save the Children

Que los niños duerman en las calles o en albergues expone a la niñez a altos niveles de desprotección que podrían derivar en casos de abuso, violencia o explotación
19/10/2017
16:06
Manuel Espino Bucio
Ciudad de México
-A +A

Más de 226 mil niños y niñas afectados por los sismos de septiembre pasado, siguen durmiendo en las calles o en albergues, alertó la directora ejecutiva de Save the Children en México, María Josefina Menéndez Carbajal.

Esta situación, advirtió la representante de la organización promotora de los derechos de menores y adolescentes, expone a la niñez a altos niveles de desprotección que podrían derivar en casos de abuso, violencia o explotación.

 Méndez Carbajal  estimó que el número de niños fuera de sus hogares en Puebla, Ciudad de México, Oaxaca y Morelos, estados afectados por los temblores,  podría ser aún mayor ya que no se cuenta con un censo final de viviendas afectadas.

Indicó que según datos gubernamentales, más de 86 mil 657 hogares sufrieron daños totales o parciales por los efectos de los sismos, obligando a las familias a trasladarse a albergues gestionados por autoridades, campamentos organizados por los propios miembros de la comunidad o a casas de familiares.

Aseguró que Save the Children detectó en algunos albergues situaciones que levantan alertas sobre la protección de la niñez, como la ausencia de registro de quienes entran y salen de los albergues, niños no acompañados por largos periodos de tiempo, falta de protocolos de interacción entre autoridades y niños, casos de trabajo infantil, entre otros.

“Durante las emergencias, los niños se vuelven vulnerables a ser víctimas de abuso, explotación, violencia o negligencia. Es imprescindible poner en marcha todos los mecanismos que permitan a los niños estar protegidos y no sufrir más daños de los que los terremotos ya han provocado en sus vidas”, sostuvo.

Y consideró: “Hay que reducir las condiciones de riesgo de la niñez lo antes posible. Por ello desde Save the Children buscamos trabajar de la mano con las autoridades y comunidades donde operamos para asegurar que en todos los albergues se sigan los protocolos de protección de la niñez”.

Reveló que muchas familias afectadas han decidido abandonar los albergues durante el día para vigilar sus casas.

“Otras incluso llegan a dormir a la intemperie en tiendas de campaña frente a sus hogares por miedo a que les roben sus pertenencias durante la noche. Save the Children observa que en muchas ocasiones lo hacen acompañados de sus hijos, lo que les expone a permanecer en las calles durante todo el día ya que las escuelas continúan cerradas y aumenta su vulnerabilidad a posibles riesgos”, comentó.

Menéndez Carbajal afirmó que trabajan con 2 mil 270 niñas, niños y adolescentes en 35 albergues o campamentos en las zonas afectadas de Puebla, Ciudad de México, Oaxaca y Morelos, donde reciben apoyo psicosocial, y materiales para cubrir sus necesidades básicas.

cg

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS