¿Aceptaría Trump ayuda de México por Huracán Harvey?

The Washington Post recuerda que en 2005 el gobierno mexicano envió un convoy militar a la zona golpeada por el Huracán Katrina, en un “gesto extraordinario” que pudo haber salvado muchas vidas
En 2005, soldados mexicanos llevaron agua y suministros a personas afectadas por el Huracán Katrina FOTO: ARCHIVO
28/08/2017
14:14
Redacción
-A +A

El golpe del Huracán Harvey contra las costas de Texas ha sido devastador desde la noche del viernes, cuando el meteoro tocó tierra.

Cientos de estadounidenses podrían morir. México puede salvar vidas estadounidenses, como ya lo hizo en el pasado pero, ¿aceptaría Donald Trump esa ayuda después de relanzar su campaña de ofensas contra su vecino del sur, o rechazaría la asistencia mexicana aunque ésta pudiera salvar la vida de muchos de sus compatriotas?

Ese es el dilema que enfrentaría el presidente estadounidense, de acuerdo con una nota publicada hoy por The Washington Post.

El Huracán Harvey, dice el diario en un texto firmado por Max Bearak, hizo recordar a buena parte de la población estadounidense la tragedia que provocó el Huracán Katrina en 2005.

Considerado el tercer huracán más destructivo que ha golpeado a Estados Unidos, Katrina provocó la muerte de entre mil 200 y dos mil personas en las poblaciones costeras de Texas y hasta la península de Florida, particularmente en Louisiana. Los daños que el meteoro dejó a su paso superaron los 100 mil millones de dólares.

The Washington Post recuerda que la respuesta del gobierno encabezado en esa época por George W. Bush fue limitada y tardía y que fue la gente de a pie la que se echó a cuestas la tarea de asegurar techo y alimento a buena parte los damnificados.

En ese contexto de emergencia, el entonces presidente mexicano Vicente Fox envió a las zonas más afectadas un convoy del ejército y un buque naval cargado de comida, agua y medicinas.

El hecho representó la primera ocasión en que soldados mexicanos pisaron suelo estadounidense desde la guerra entre ambos países en 1846.

Durante las tres semanas que duró la operación, las tropas mexicanas sirvieron 170 mil comidas, repartieron 180 mil toneladas de suministros y ofrecieron 500 consultas a través de su equipo médico.

“Fue – dice el Post – un gesto extraordinario, que pudo haber salvado muchas vidas”.

“México y Estados Unidos son vecinos y amigos que siempre deben mostrar solidaridad en momentos de dificultad”, declaró el entonces presidente Vicente Fox a la cadena NBC News.

Hoy, dice el Post, el ambiente de solidaridad que Fox describía ha sido transformado por un Trump que marcó su campaña electoral con un discurso que “denigró” a los mexicanos y que, a penas el domingo pasado, en plena emergencia, volvió a mancillar a los mexicanos a través de su cuenta de Twitter.

Tomando en cuenta que México es una de la naciones con más crimen en el mundo, debemos tener El MURO. Mexico pagará por él a través de un reembolso o de otra vía”.

 

Minutos más tarde tuiteó: Estamos en la renegociación del TLCAN (el peor acuerdo comercial jamás hecho) con México y Canadá. Con los dos poniéndose muy difíciles deberíamos terminarlo?
 

Las autoridades en la zona afectada por la llegada de Harvey estiman que hasta 30 mil personas podrían tener que quedarse en albergues por un tiempo indefinido, y la agencia estadounidense encargada de enfrentar los desastres naturales en el país (FEMA, por sus siglas en inglés), informó que Harvey puede ser la peor tormenta que golpea a Texas en la historia.

El reiterado embate de Trump no impidió que el gobierno mexicano ofreciera ayuda a los afectados.

En un comunicado hecho público tarde el domingo, el gobierno mexicano informó que “aprovecha esta oportunidad para expresar su plena solidaridad con el pueblo y el gobierno de Estados Unidos por los daños causados por el huracán Harvey en Texas, e informa que hemos ofrecido al gobierno estadounidense toda la ayuda y colaboración que puedan brindar las distintas dependencias gubernamentales mexicanas para atender los impactos de este desastre natural, como deben hacerlo siempre los buenos vecinos en momentos de dificultad”.

La propuesta mexicana, asegura el texto del Post, pone a Trump en aprietos. Debería aceptar la generosidad mexicana que para algunos de sus partidarios podría representar hipocresía o debilidad?, ¿o debería rechazarla, en momentos en que los texanos están enfrentando una pesadilla?.

El diario estadounidense termina su reporte asegurando que el Departamento de Estado les informó que, en este caso, el gobierno estadounidense se encuentra, como en toda emergencia de este tipo, en contacto permanente con sus vecinos y que, en caso de que surja la necesidad de pedir ayuda, “trabajaremos con nuestros socios, incluido México, para determinar el mejor camino hacia adelante”.

Se verá.

 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS