“Mi esposa no alcanzó a salir me dijo su jefa”

En la delegación Benito Juárez, edificios terminan en escombros
Padres y vecinos del plantel educativo colgaron hojas con los nombres de los niños que habían sido rescatados (VALENTE ROSAS. EL UNIVERSAL)
20/09/2017
02:57
GERARDO SUÁREZY DIANA LASTIRI
-A +A

[email protected]

Un edificio de seis niveles de vivienda reducido a una montaña de escombros, mientras decenas de personas desesperadas iban de un lado a otro entre gritos de auxilio para sacar a quienes quedaron atrapados y donde al menos hubo tres muertos. Esa fue la imagen del edificio ubicado en calle Escocia, entre Nicolás San Juan y Gabriel Mancera, en la colonia Del Valle, una de las tragedias más dolorosas en la delegación Benito Juárez que dejó el terremoto de ayer.

Durante el sismo de magnitud 7.1 en escala de Richter que sacudió la Ciudad de México la tarde de ayer, los edificios 4 y 11 de la calle de Escocia colapsaron y dejaron al menos 14 muertos y decenas de heridos, según reportes en el lugar.

“Escuché el ruido estruendoso y lo único que pensé fue en ir a ayudar”, dijo Rafael, vecino de la zona quien se puso chamarra de cuero y casco para entrar a sacar el cascajo de lo que era un condominio.

“Todavía está muy difícil porque apenas hemos llegado [a entrar] hasta el tercer piso” añadió el voluntario, quien hacia las 17:00 horas reportaba que hubo tres muertos y tres o cuatro habitantes rescatados con vida.

La colonia Del Valle, zona de clase media-alta, fue de las más golpeadas por el sismo, lo mismo que la colonia Emperadores, donde un edificio habitacional de cuatro plantas ubicado en Emiliano Zapata y Petén se cayó y se convirtió en otro montón de escombros del cual los vecinos y voluntarios alcanzaron a sacar algunos documentos y fotografías regadas para ver si alguien las identificaba.

El señor Jorge Manjarrez esperaba hasta anoche que fuera rescatada su esposa Alma Virginia Razo Hernández de 53 años.

Ella trabajaba en la tintorería de la planta baja, pero “me informó su jefa que no alcanzó a salir”, dijo.

A unos metros, la maquinaria y los cientos de voluntarios, rescatistas, policías hacían cadenas para sacar los bloques de concreto y tabiques así como para recibir víveres.

Hasta anoche se buscaba a cuatro personas en el sitio y los primeros reportes indicaban el fallecimiento de al menos dos personas.

La solidaridad de los capitalinos se hizo patente al llevar agua, alimentos, medicinas y materiales de curación a los puntos siniestrados. Hacían falta lámparas, herramientas y más personas para retirar escombros. A las 21:30 horas el jefe delegacional en Benito Juárez, Christian Von Roehrich, reportaba seis inmuebles colapsados y 20 con daños severos, incluida la propia sede delegacional.

“Van 10 personas rescatadas, pero apenas vamos 35% de avance. Desgraciadamente no podemos agilizarlo porque es trabajo humano”, dijo.

Otra estampa de la devastación del terremoto en Benito Juárez fue en Balsas 18, colonia Miravalle, donde se colapsó el primer piso de un edificio de apartamentos y los demás aplastaron este nivel.

Ahí se escucharon cuatro veces aplausos, al rescatar a igual número de personas de los escombros y el polvo, quienes tenían múltiples golpes.

“Estaba atorada, en cuclillas y con una pierna doblada”, dijo un policía sobre una de las personas que lograron sacar del edificio de cuatro pisos, para lo cual tuvieron que entrar pecho tierra y descender al estacionamiento bajo nivel de banqueta.

Más tarde vino el luto, pues quedaban dos personas atrapadas que murieron en el inmueble: Águeda Mendoza Pérez y su esposo.

Hubo además edificios colapsados en Bretaña, en colonia Portales; en Niños Héroes y Galicia, colonia Niños Héroes; en Tlalpan, cerca de Emiliano Zapata en Saratoga, cerca del cruce también con Emiliano Zapata.

En el número 11 de Escocia, cinco personas fueron halladas vivas y las trasladaron a los hospitales más cercanos. En ese inmueble los voluntarios y personal de la Marina encontraron a tres personas muertas.

Según el delegado Christian Von Roehrich todavía no se tenía el recuento de personas fallecidas. Además, explicó, se abrió un albergue en el deportivo Benito Juárez, a un costado de la sede delegacional, a donde habían llegado unas 50 personas entre adultos y niños, así como personas con sus mascotas.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS