aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Yak, desilusión para muchos

La emoción de los juegos de números deja frustración entre los que arriesgan y ganancias millonarias para los propietarios de salas
Martes 12 de marzo de 2002 Yetlaneci Alcaraz | El Universal

¡No puede ser! ¿Por qué tan rápido?, se lamenta Verónica luego de que por tercera vez consecutiva se quedó a punto de embolsarse los 830 pesos del premio mayor.

Disparada la adrenalina, que se refleja en sus manos sudorosas, y emocionada porque "en una de esas me gano los 4 mil pesos", Verónica pide al bingetero el último cartón. Ahí van sus últimas esperanzas. Se apagan las luces. Al fondo del salón, el gran tablero electrónico se alumbra: 166 cartones vendidos; premio por línea: 136 pesos; premio mayor: 830 pesos. Y comienzan las bolas a salir y la voz del locutor anuncia: 13, 40, 79, 8, 64, 79, 87, 60, 3, 33... De pronto en el extremo derecho del salón se escucha un grito: ¡Línea! Una vez corroborado el cartón ganador, sigue el juego. Nuevamente las bolas: 5, 84, 59, 35, 29, 66, 90, 21... ¡Yak!, gritan en otro extremo del salón. Se acaba el juego.

Como Verónica, 300 personas más en ese salón experimentan la adrenalina de estar a un solo número de ganar el premio mayor del Yak. Sólo uno gana. Los demás, frustrados quedan. Es la emoción de los juegos de números.

Inmerso en el debate sobre la instalación de casinos en México, el negocio millonario de las salas de juegos de números y apuestas en deportes, carreras de caballos y galgos en el país se coloca en el ojo del huracán nuevamente.

Sports Book es una empresa española que, bajo la tutela de Administradora Mexicana de Hipódromo, brinda sus servicios de sala de juegos de apuesta numérica (Yak) y apuestas en deportes, carreras de caballos y galgos al público capitalino en siete sucursales distribuidas en la ciudad: Plaza Universidad, Mundo E, Pabellón Cuauhtémoc, Pabellón Polanco, Hipódromo de las Américas, Santa Fe y Gran Sur. Para acceder a los salones de estos "centros de diversión" es requisito indispensable ser mayor de edad y presentar identificación oficial. Luego de una revisión exhaustiva de bolsos y luego de comprobar que no se porta consigo ni armas ni aparatos fotográficos, el cliente queda en la libertad de elegir su mejor opción: subir al primer piso en donde se realizan las apuestas de caballos, galgos y deportes, todo ello en dólares; o bien quedarse en la planta baja e ingresar al enorme salón, con cupo aproximado para 500 personas, al Yak. Desde iniciada la tarde y hasta la madrugada, dependiendo de cada sucursal, cientos de personas acuden a este juego de apuesta numérica. Bajo la vigilancia constante del cuerpo de seguridad, ancianos de ambos sexos, hombres de negocios, estudiantes y amas de casa conforman el público en su mayoría. Al son de que sólo 10 pesos cuesta el cartón de Yak, en tan sólo una hora es fácil gastar hasta mil pesos. Y es que, no sólo es el cobro del cartón. Aunque no es requisito un consumo mínimo, la gran mayoría acude a comer y a ingerir bebidas alcohólicas. Para este próximo 21 de marzo el Yak Plaza Universidad invita a sus clientes a la celebración del nacimiento de Benito Juárez con una partida especial, a realizarse a las 11 de la noche, que promete un premio de 100 mil pesos.



PUBLICIDAD