aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Indígenas de Campeche, segregados de planes educativos

sîþö
Viernes 12 de octubre de 2001 Mayra Nidia Aguirre/Enviada | El Universal

CALKINÍ, Camp.- Desde hace tres años, Wilbert Euan, maestro maya de educación indígena, recorre a pie 22 mil metros desde el kilómetro 35 del tramo carretero CalakmulXpejil para llegar a la comunidad Ricardo Flores Magón, localizada en la zona limítrofe de Campeche y Quintana Roo.

Allí, imparte clases a 59 niños de una comunidad conformada por familias choles y tzeltales. Tiene un problema: desconoce la lengua que sus alumnos hablan.

Así, mientras Ishic Chol, de 8 años de edad, quien cursa el segundo grado de primaria habla tzeltal, Yolanda Pérez, su compañera de grupo se comunica en su lengua chol. Wilbert, el profesor, sólo lo hace en maya y español.

Este proceso de educación se dificulta. El maestro reúne a los niños más grandes para que le sirvan de intérpretes o bien, recurre a la mímica para comunicarse.

La falta de un proyecto de educación indígena ha dado resultados cuestionables. Frente a las carencias humanas y materiales didácticos se ha producido un proceso de "castellanización" que trae como consecuencia la pérdida paulatina de la lengua y con ello, la de las propias costumbres de la comunidad indígena.

A 509 años de la llegada de Cristóbal Colón a América, que se cumplen este 12 de octubre, Día de la Raza, el Estado mexicano destinó para el presente año 2 por ciento del presupuesto total canalizado al rubro de educación.

Según cifras que proporcionó la Secretaría de Educación Pública mediante su Programa Nacional de Educación, en la actualidad existen más de 7.3 millones de indígenas y quienes hablan más de 85 lenguas diferentes o variantes dialectales, en todo el país.

Hay más de 1.4 millones de niños y niñas indígenas en edad de recibir servicios de educación básica (de cinco a catorce años). Y para el presente año se advierte que un millón 104 mil 645 menores asisten al preescolar y a la educación primaria indígenas.

Es decir, que de los 250 mil millones de presupuesto canalizado a la educación para este año, correspondería a cada niño indígena unos 275 pesos mensuales en este 2001, dentro de los que se presupuestan el material didáctico, el inmobiliario, nóminas de pago para docentes, becarios y personal administrativo.

En el diagnóstico que advierte la Secretaría de Educación Pública destaca que poco más de 50 por ciento de la población indígena de quince años o más no tiene estudios completos de educación primaria.

Señala: "Sólo se han desarrollado esfuerzos aislados de formación y apoyo a docentes que les permitan detectar las diferencias culturales de sus alumnos, atenderlas adecuadamente y utilizar la realidad multicultural del aula como ventaja pedagógica".

En declaraciones realizadas por el subsecretario Lorenzo Gómez Morín, durante la conferencia de prensa que dio el pasado 3 de octubre, el funcionario acepta que aún no se cuenta con un programa definido para apoyar decididamente a los grupos vulnerables, entre los que se encuentra el de los indígenas.



Fracasa el modelo educativo para indígenas

Para Enrique Ku Herrera, miembro de la Comisión de Poblaciones Indígenas de la Organización de las Naciones Unidas, el modelo educativo impartido para los indígenas ha fracasado a 30 años de la creación de la Dirección General de Educación Indígena.

"Aún no existe un proyecto de desarrollo integral en favor de los pueblos indígenas, la descentralización ha originado la muerte lenta y paulatina de las tradiciones y costumbres indígenas, así como de su lengua."

De origen maya, el especialista en asuntos indígenas critica la falta de técnicas pedagógicas y añade que "el actual esquema sólo ofrece instrumentos para la desindianización, porque busca incorporar al indígena a la vida nacional, hacerlo ciudadano renegando de su cultura y eso se está logrando".

Sobre los contenidos en los libros de texto gratuitos que la SEP ha editado en 52 lenguas, señala que es erróneo construirlos sobre el alfabeto en español, se debe crear una metodología para cada lengua, "de lo contrario se está forzando a que aprendan con códigos lingüísticos del español".

En su experiencia internacional, Ku Herrera señala que México dejó de ser el "hermano mayor" de América Latina en la atención hacia sus pueblos indígenas y que existen acciones superiores en Venezuela, Colombia y Ecuador.

El también encargado de la Secretaría de Trabajo y Conflictos de Educación Indígena del Sindicato Nacional de Maestros informó que debe llevarse a cabo un acuerdo nacional en el que participen no sólo los 50 mil maestros indígenas sino todos los sectores y anunció su próximo Congreso sobre Educación Indígena para noviembre.

Pocos son los programas pilotos que podrían ser evaluados, uno de ellos fue financiado por la Organización de Estados Americanos en 1998, proyecto que ya no existe.

Éste fue puesto en marcha en la misma entidad pero en la comunidad Dzitbalché, municipio de Calkiní, y entre sus logros destaca la profesionalización de la enseñanza indígena, según confirmó la directora de la escuela bilingüe "La Revolución", Dalila Che Pech.



Persiste discriminación

A diferencia de la escuela "La Revolución", que cuenta con los servicios públicos básicos, la escuela "16 de septiembre", que se localiza a unos 300 kilómetros de la capital de Campeche, donde labora el profesor Wilbert Euan, no hay electricidad ni agua potable ni drenaje.

Acompañan en su labor educativa a Wilbert otros tres colegas también de origen maya: Marcela Chí Dzul, Roni Chi Chi y Ricardo Ec Chi, quienes imparten educación inicial, preescolar y primaria, respectivamente.

Las 41 familias que conforman este asentamiento ubicado en la reserva de la biosfera de Calakmul provienen de comunidades chiapanecas como Tila, Tonalá, Madero, Las Margaritas. Sus lenguas son la chol y tzental.

Cuentan con tres aulas de madera, techadas con hojas de huano seco y el camino de acceso mantiene huellas de la mala pavimentación de hace un par de años.

Allí, donde todavía se registran casos de paludismo o de dengue aún se da la venta de niñas de entre 12 y 14 años de edad, a las que venden sus padres en 2 mil o 3 mil pesos; el jefe de familia prohíbe que sus hijos acudan a la escuela. "no les vayan a pegar".

La alimentación consta en el desayuno de un taco con sal y una taza de café, puede irles mejor en la comida y acompañarlo con frijoles o huevos.

Cerca de 80 menores, en su mayoría descalzos, acuden al llamado de la campana escolar con los libros sobre su cabeza. Ya en el salón, los más grandes que conocen más palabras en español sirven de intérpretes entre sus compañeros y el "cansaá" (maestro).

Otros, más vivarachos, intentan adivinar la mímica del profesor, pues de lo contrario podrían acreditarse un coscorrón como menor castigo, o más grave aún, acudir por la tarde a clases de regularización.

En este ciclo escolar los libros de texto gratuito escritos en lengua chol llegaron a tiempo a la aula del profesor Wilbert, unos han sido forrados en periódico, otros ya se han manchado de lodo.

Muestran textos incomprensibles hasta para el propio maestro, además de ilustraciones sobre aviones, automóviles, semáforos, computadoras... y algo sobre calidad educativa.



PUBLICIDAD