aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Megaproyecto minero atorado

por ciento s de la seccion por ciento s con fecha de liberacion por ciento s encuentra el formato de lugar o ciudad adecuadoEl litigio entre extranjeros está en un nuevo periodo de desahogo de pruebas, pero según juristas no hay un plazo preestablecido para que el juez de la causa emita su fallo. Grandes inversionistas del exterior han rehuido el plan para explotar "uno de los tesoros más ricos del planeta", en la sierra de Guerrero
Domingo 08 de julio de 2001 Ignacio Ramírez/(Segunda y última parte) | El Universal

CAMPO MORADO, Gro. De ponerse en marcha el proyecto de Campo Morado, la producción diaria sería de 3 mil a 5 mil toneladas de minerales con metales preciosos.

"El yacimiento contiene excedentes para 20 años, por lo menos", dice Mario Flores Silva, gerente de sitio de la empresa Farallón Minera Mexicana, empresa que tiene todo listo para iniciar sus operaciones.

¿Un sueño hecho realidad?

Sólo falta la resolución del juez...

En efecto, falta resolverse la disputa legal del proyecto, que data desde hace tres años, mediante el juicio ordinario mercantil número 1/96, radicado en el Tercer Juzgado de Distrito de Hermosillo, Sonora, ante el juez Jorge Raúl Valencia Ruiz.

Consiste el juicio en una demanda interpuesta por el señor David Leslie Hermiston, de nacionalidad canadiense, en contra de la empresa también canadiense Minera Summit, S.A. de C.V. y Farallón Minera Mexicana, S.A. de C.V.; la primera, vendedora de los predios mineros a la segunda. Reclama, entre otras cosas, que es dueño de 49 por ciento de las acciones de Minera Summit y que no se le tomó en cuenta para la venta a Farallón, por lo que solicita que dichos lotes sean devueltos a Summit.

De acuerdo con la empresa Farallón, lo demandado es un asunto totalmente interno de Minera Summit y no tiene que ver con Farallón, que adquirió los predios de buena fe. La venta quedó inscrita en el Registro Público de Minería.

El 15 de abril de 1999, se fijaron 40 días para presentar pruebas. Summit y Farallón lo hicieron en tiempo y forma. Y Hermiston no lo hizo. Las empresas solicitaron que fuera cancelado el juicio, pero el juez no aceptó, con el argumento de que no se había notificado al Registro Público de la Propiedad y del Comercio. En resumen: el juicio se encuentra actualmente en lo que la técnica jurídica denomina "incidente de acción", o sea, en un nuevo periodo de desahogo de pruebas.

Juristas consultados al respecto, coincidieron en señalar que no hay un plazo preestablecido para que el juez de la causa emita su fallo.

Farallón ha recurrido a todos los niveles de gobierno, a la cancillería mexicana y a los embajadores de México en Canadá y de Canadá en México, para buscar una solución legal al litigio, sin resultados positivos.

Flores Silva explica que, a la fecha, la empresa Farallón lleva invertidos más de 25 millones de dólares en exploración y en ingeniería. Y se estima que deberán gastarse otros 15 millones adicionales para terminar la primera fase del proyecto.

Los trabajos efectuados hasta ahora indican la existencia de un potencial minero para ser extraído en forma subterránea de unos 30 millones de toneladas de mineral con contenidos económicamente procesables de oro, plata, cobre, plomo y zinc. El estudio de viabilidad indica que se tendría oportunidad de dar ocupación a unas 800 personas en diversas especialidades y, por lo tanto, generaría beneficios para el municipio de Arcelia, según la empresa.

Asimismo, el estudio expone que se requiere una inversión de no menos de 300 millones de dólares para iniciar las operaciones de producción. La inversión podría ser recuperada en no menos de siete años.

"A principios de este año se nos dijo que en un mes el juez dictaría su veredicto, lo que animó a la población y a todos nosotros, pero seguimos en espera", manifiesta en un informe Flores Silva, quien añade que el caso ya se "resolvió" en Canadá y en Estados Unidos, jurisdicciones a las que tienen derecho las partes dada su extranjería.



El megaproyecto de Hermiston

A principios de marzo de este año, la contraparte, o sea David Leslie Hermiston, dio a conocer públicamente su megaproyecto de Campo Morado, que no solamente propone la explotación de minerales metálicos y no metálicos, sino también la construcción de una planta beneficiadora de mineral, al mismo tiempo de una fundidora de metales en alguna parte de la Costa Grande de Guerrero, donde también se requiere de un puerto para recibir minerales concentrados de diferentes estados costeros del Pacífico mexicano y de otros países del mismo litoral.

Para trasladar el mineral de la planta a la fundidora en la costa del Pacífico, se necesita la construcción de una vía férrea que atraviese la Sierra Madre del Sur. La construcción de esta vía férrea y del tramo de vía que conectaría la población de Santo Tomás, municipio de Arcelia, en la ribera del Río Balsas, con la antigua estación del poblado de Balsas en la misma ribera, daría pauta a la necesaria rehabilitación de la antigua vía que se prolonga hasta la ciudad de México, dando una salida al mar a todas las materias primas y productos manufacturados para su comercialización que se producen en los estados de México, Puebla, Morelos, Distrito Federal y obviamente Guerrero.

El megaproyecto abarca construcción de oficinas, almacenes, parque vehicular y de maquinaria, talleres, habilitación y la construcción de caminos, plantas concentradoras de mineral, planta fundidora, entre otras.

Para dar idea de lo grandioso del proyecto, he aquí otro ejemplo de cómo piensa Leslie Hermiston: "El plan hidroeléctrico concebido por el general Lázaro Cárdenas, siendo vocal ejecutivo de la Comisión del Río Balsas, no ha sido realizado en su totalidad. Ni siquiera se puede disfrutar de la generación eléctrica que se produce en las plantas ya existentes en la región de Tierra Caliente, que es la directamente involucrada. Hoy es impostergable la generación de energía eléctrica para el desarrollo económico industrial de la zona que nos ocupa, teniendo ya un plan autorizado por su factibilidad técnica y necesidad imperiosa, que es el proyecto hidroeléctrico de Tepoa, en el municipio de Arcelia. Sentando las bases de la industrialización de tantos rubros como: la explotación minera, maderera, agropecuaria, comercial, turística y, en general, para el bienestar de la familia calentana y guerrerense.

"La concepción y realización de este megaproyecto productivo y económicamente ambicioso, jamás ha soslayado el aspecto humano en su sentido más estricto y profundo, con el respeto que ello conlleva. Se tiene contemplado otorgar todo el esfuerzo que sea necesario para el mejoramiento integral de la calidad de vida de los habitantes que pueblan este vasto habitat regional, respetando su idiosincrasia, tradiciones y cultura, así como atender en la medida de lo posible su horizonte ocupacional, dando preferentemente la instrucción necesaria para su capacitación, obteniendo mejores posibilidades en su búsqueda de una real satisfacción desde las apetencias más elementales hasta la constitución de una mentalidad exitosa y triunfadora."

Según la empresa Farallón, dicho megaproyecto "es un grandísimo engaño", porque el volumen de mineral que hasta ahora se ha encontrado no justifica lo planeado.



?Algo huele mal...?



Para algunos analistas, el caso de la mina de Campo Morado, "huele mal".

El motivo es que no encuentran explicación del por qué otros acaudalados negociantes han tenido conocimiento o han estado detrás del proyecto y lo han eludido.

Un caso fue el Emir de Brunei. Coludido con empresarios testaferros acapulqueños, aliados con el entonces gobernador Rubén Figueroa Alcocer, terminaron inventando la empresa Aca Verde. Recolectan la basura de las ciudades turísticas de Guerrero, en un buque que recorre la costa del Pacífico y zarpa de San Francisco rumbo al sultanato mahometano de Asia, donde la industrializan y luego la regresan en forma de tela o papel.

El prominente hombre de negocios George Soros es otro caso. Antes de quebrar económicamente a la entonces Unión Soviética, al retirar sus inversiones y capital, tampoco le entró a la exploración y explotación de la mina de Campo Morado.

Uno más fue Joseph Reichman, quien desarrolló el conjunto Santa Fe de la ciudad de México.

"Resulta extraño que, si como se dice, ahí está uno de los tesoros más ricos del mundo, estos singulares personajes, que siempre andan a la caza de grandes negocios, lo hayan esquivado. Algo huele mal...", dijo uno de los analistas consultados por el reportero.

Pero los pobladores y gambusinos andan alborotados otra vez...



PUBLICIDAD