aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Mataron a Braulio dos días después

Descartan que haya sido inmediato al secuestro, como lo declararon los presuntos asesinos; relacionan a Miguel Salazar con un incendio en el que murieron tres personas
Mataron a Braulio dos días después

Juan José Alvarado y Miguel Salazar Martínez pueden alcanzar una pena de 40 años de prisión . (Foto: HÉCTOR TÉLLEZ /El Universal )

Viernes 19 de noviembre de 1999 Mario Torres, Ricardo H. Andonaegui y Rebeca Jiménez Jacinto /Enviados y Corresponsal | El Universal

TLALNEPANTLA, Méx.? Braulio Suárez Peredo fue asesinado en las primeras 48 horas de que fue secuestrado y no inmediatamente como declararon los presuntos asesinos, Juan José Alvarado y Miguel Salazar.

De hecho no es la primera vez que Miguel Salazar está relacionado con una tragedia. Hace tres meses cuidaba a un enfermo que murió calcinado junto con su hermana y su sirvienta, en un incendio que se registró mientras dormían, en la colonia Santa Cruz Atoyac.

El y su cómplice pueden alcanzar una pena máxima de 40 años de prisión, por los delitos de robo, robo de infante y delincuencia organizada.

Con esto, dijo el subprocurador de Tlalnepantla, Abel Huitrón Rosete, seguramente no alcanzarán la libertad bajo fianza.

El delito de secuestro, indicó el funcionario, aún no se ha tipificado en este caso, ya que los detenidos ?nunca exigieron recompensa?.

Al respecto, Miguel Salazar reconoció que planearon el secuestro hace un mes aproximadamente, en un bar. Por el bebé pretendían obtener un rescate de entre 100 mil y 200 mil pesos, ?pero nunca pensamos en lastimar o terminar con la vida de un niño. Se que el arrepentimiento no remedia nada?, afirmó.

Negó, además, haber sido él quien azotara al niño y con ello le provocara la muerte. Su cómplice, Juan José Alvarado, dijo que efectivamente recibió una maleta pero que desconocía su contenido.

?Al abrir la maleta me asusté al ver el cuerpo de un bebé muerto, pensé dejarlo en el hotel y huir pero me acordé que me registré con mi nombre y decidí deshacerme del cadáver por el rumbo de Iztacalco?, explicó.

Después, según las autoridades, compró gasolina y roció la maleta para quemar el cuerpecito. Ambos serán trasladados al penal de Barrientos en donde serán sujetos a un proceso penal.

Pese a las quemaduras, el bebé fue identificado gracias a las pruebas dactilares, de ADN y a los exámenes patológicos, genéticos y química forense que realizaron expertos de la Dirección General de Servicios Periciales, de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal y el Servicio Médico Forense.



Relacionado con otras tragedias

En enero pasado, Miguel Salazar Martínez se presentó en la agencia de colocación que se localiza en la colonia Portales, en busca de trabajo.

Su primer encargo como cuidador, ya que no es enfermero, fue cuidar al señor Antonio Irigoya Reyes, de 70 años con serios padecimientos. Nunca cursó estudios relacionados con la medicina y su último grado escolar es sexto año de primaria, según consta en su solicitud de empleo.

Durante ocho meses trabajó en la casa de Irigoya Reyez, en el número 219 de la calle de Tenayuca, de la colonia Santa Cruz Atoyac.

Se encargaba de alimentar y dar los medicamentos al señor Irigoya y lo ayudaba con el cómodo.

La cancelación de su servicio fue el 11 de agosto. El motivo: Antonio Irigoya, su hermana Margarita y una empleada doméstica murieron calcinados mientras dormían.

El incendio se registró a las 00:50 horas del pasado 8 de agosto, el único que se salvó fue Miguel Salazar, pues era su día de descanso. Actualmente la casa, ubicada en la delegación Benito Juárez, está abandonada. Es de dos pisos, no tiene ventanas y a pesar de que hay hojas de madera en los marcos de los ventanales, en las paredes se observan aún las marcas negras del fuego.



Pruebas fehacientes

El director del Servicio Médico Forense, José Ramón Fernández aseguró, en conferencia de prensa, que la muerte de Braulio ocurrió dentro de las primeras 48 horas de su secuestro, pero que aún no se determina si el crimen ocurrió en el DF o en el estado de México.

Ayer por la mañana se presentaron al Semefo los tíos de Braulio, José Francisco Suárez y Emigdio Larios García, quienes confirmaron que los restos pertenecían al menor.

Para entonces los médicos legistas ya habían concluido algunos exámenes de identificación entre el cadáver y las características físicas de Braulio, como la superposición fotorradiográfica que resultó positiva.

Asimismo hubo comparación entre la huella dactilar del pulgar derecho de la víctima con las plasmadas en el acta de nacimiento. También se confrontó el cabello encontrado en los restos y el que proporcionaron los padres del menor, en ambos estudios los resultados fueron positivos.

Mientras tanto, la Dirección General de Servicios Periciales obtenía los resultados en materia de química forense. En ellos se indicaba que el grupo sanguíneo del cadáver encontrado hace tres días era de ?A? RH positivo, que es el mismo que indicaron los padres de Braulio.

Los de patología forense indicaron que existían semejanzas entre los cabellos del cadáver y los encontrados en la recámara de Braulio. Asimismo están pendientes los resultados de los exámenes de genética forense.



PUBLICIDAD