aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Crimen impide abatir deserción escolar

Alumnos dejan estudios por temor, alerta experto
Crimen impide abatir deserción escolar

PREVENCIÓN. Estudiantes de instituciones educativas realizan simulacros para saber cómo actuar en casos de ataques violentos . (Foto: ARCHIVO EL UNIVERSAL )

Jueves 31 de enero de 2013 Nurit Martínez Carballo | El Universal

nurit.martinez@eluniversal.com.mx 

La violencia de los últimos años —en particular la del narcotráfico, en México y en los países de América Latina— hace que algunas de las Metas de Educación para Todos, como abatir el abandono escolar, no se puedan cumplir en el año 2015, advierte la Organización de las Naciones Unidas para la Educación la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

En México y en los países de América Central hay registros de que el abandono de las escuelas por parte de niños y jóvenes se está dando por la violencia del narcotráfico, de las pandillas y maras; y eso empieza a tener impacto en el Producto Interno Bruto.

“Abandonan la escuela por temor. Aprenden con miedo y después de algún tiempo se van”, aseguró Jorge Sequeira, director regional de Educación para América Latina y el Caribe de la UNESCO. Para el especialista, existe “un grupo de jóvenes que se están perdiendo potencialmente en el problema de la violencia”.

Explicó que hay zonas en los países de la región, incluyendo a México en los que “a veces hay impuestos (pagos). Los gang (pandillas) o las maras hacen pagar un impuesto a los docentes y a los estudiantes para entrar en las escuelas y llega un momento en que eso es insostenible”.

Tras dar a conocer las 21 recomendaciones y aspectos emergentes que deberán abordarse en la agenda para cumplir las Metas de la UNESCO, al concluir la III Reunión ampliada de la mesa del Proyecto Regional de Educación para América Latina y el Caribe, en la que participaron ministros de Educación y representantes de diversas naciones, Jorge Sequeira aseguró que la violencia escolar es un reflejo de la violencia que vive un país.

Advirtió que no es fácil la solución, pero se tiene que trabajar en dos vías: en la prevención y en desarrollar acciones para facilitar la inserción laboral de los jóvenes a través de programas no formales de alfabetización, impulsar el diálogo con comunidades, el clero, padres de familia y los propios jóvenes.

“Hay toda una batería de acciones fuera de la escuela, se tienen que hacer en la periferia de la escuela, con una presencia fuerte de la escuela”, destacó.

Dijo además que como consecuencia de la violencia, hay países en donde “empieza a demostrarse el impacto en el Producto Interno Bruto de aquellos jóvenes que no logran salir adelante porque no tienen educación. No logran incorporarse a la vida normal y tener un trabajo decente.

“Eso genera menos recursos, menos empleos, menos desarrollo económico, afecta el PIB; y en el largo plazo, eso genera más brechas, no sólo en educación en el sector social; porque hay un grupo de jóvenes que se están perdiendo potencialmente en el problema de la violencia. Definitivamente tiene un impacto sobre las políticas económicas de cualquier país”.

Sobre la reforma educativa en México, el especialista dijo que para que pueda concretarse deben estar presentes tres ingredientes fundamentales. “Decimos en la UNESCO que una reforma educativa necesita tres ingrediente: primero, un cambio de liderazgo, y eso ya lo tenemos, hay un nuevo secretario de Educación (Emilio Chuayfett). Dos, que haya estudios nacionales, no internacionales, en profundidad para analizar la situación, porque significa que hay capacidad nacional intelectual para resolver los problemas y eso existe en México.

“El tercer ingrediente es que haya un consenso, un diálogo nacional de convergencia de ideas y de diálogo social positivo, que es lo que nosotros vemos”.

Sobre la evaluación a los docentes —aspecto central en la reforma educativa— dijo que “no es que no deba utilizar en el sentido negativo, sino que no se deben percibir como instrumentos para castigo o para despido”.

Indicó que para que la reforma se concrete, desde el inicio el gobierno, los docentes y sus representantes sindicales deben trabajar juntos para consensuar las pautas para una evaluación a corto, mediano y largo plazo. Así les garantizo, como se hace en otros países, no se ve como un castigo sino como instrumento para mejorar”.

Indicó que para concretar este proceso, la participación con “los gremios es importante”, por lo que sugirió que el trabajo se haga en consenso.

Antes en el pronunciamiento de la Reunión, los temas que fueron señalados como emergentes en los próximos años están la necesidad de lograr la expansión de las nuevas tecnologías en la educación; ampliar la cobertura en el nivel universitario; mejorar la calidad para dar respuesta al “creciente analfabetismo general y funcional”, entre otros.



PUBLICIDAD