aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




El mal estado del "sexenio de la salud"

Especialistas consideran que pese al aumento de recursos, las políticas en la materia no tuvieron novedad pues fueron una extensión del sexenio de Vicente Fox; el Seguro Popular no logró ser una realidad de acceso a los servicios y epidemias como diabetes, obesidad y cáncer siguen avanzando y podrían convertirse en “tsunamis” para el sector
El mal estado del

LÍMITE. El Seguro Médico para una Nueva Generación sólo protege a los niños recién nacidos, lamentan expertos. (Foto: ARCHIVO EL UNIVERSAL )

Lunes 26 de noviembre de 2012 Ruth Rodríguez Pérez | El Universal

ruth.rodriguez@eluniversal.com.mx

Lejos del slogan final que adoptó el presidente Felipe Calderón en el sentido de que su gestión se convirtió en “el sexenio de la salud”, un balance realizado por especialistas en la materia muestra que si bien se registraron logros, en los últimos seis años se agravaron los problemas vinculados con las principales causas de muerte.

La administración de Calderón, coincide un estudio elaborado por Fundar y opiniones de especialistas en materia de salud, se concentró en la afiliación de personas al Seguro Popular, sin que lograra que sea una realidad el acceso de los mexicanos a los servicios de salud y a una mejor calidad de los mismos.

A la par de que se considera que hubo incapacidad del gobierno federal para enfrentar el gran reto epidémico que representa la obesidad, diabetes, cáncer y problemas cardiovasculares, que siguen avanzando y se pueden convertir en los próximos años en un verdadero “tsunami” para el sector salud.

Además, las políticas en salud fueron una continuación de las que inició Vicente Fox en el año 2000, por lo no hay nada novedoso al final de este sexenio, y calificaron sólo como una frase publicitaria el que ésta administración, a diferencia de otras, haya sido “el sexenio de la salud”.

“Calderón utiliza esta frase para limpiar su imagen; pero lo cierto es que a él se le recordará por los más de 47 mil muertos que dejó su guerra contra el narcotráfico”, asevera Gustavo Leal Fernández, investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), plantel Xochimilco, quien asegura que a pesar de que se incrementaron los recursos para el sector en este sexenio, los mexicanos no perciben mejoras en la atención de su salud.

Por darle preferencia al Seguro Popular, “se descobijó” al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), que atiende a la mitad de la población mexicana y que actualmente se encuentra en crisis financiera, considera el especialista en temas de salud y seguridad social.

El Seguro Popular “sólo es afiliación, pero su atención está racionalizada y no cubre todas las enfermedades que están matando a los mexicanos”.

AFILIACION Y ACCESO

Para Daniela Díaz, investigadora del Centro de Análisis e Investigación, Fundar, el saldo que dejan las dos administraciones panistas es la creación del Sistema de Protección Social en Salud, conocido como Seguro Popular.

Desde su análisis, la afiliación y el acceso a los servicios de salud son dos términos diferentes y que el gobierno utiliza para confundir y asegurar que garantiza el derecho a la salud de 52.8 millones de mexicanos que no tenían seguridad social. “En realidad este esquema protege livianamente a la población en su salud”.

Sin embargo, aclara, la afiliación es un mecanismo de empadronamiento, de cálculo contable, y que a estas fechas no se puede asegurar que haya una cobertura universal. “Habrá poblaciones que no se quisieron afiliar, porque sólo lo hacen cuando tienen alguna enfermedad”, subraya.

Además, enfatiza, para poder decir que el Seguro Popular da accesibilidad a todos sus derechohabientes eso significaría que este esquema da una preferente atención a todos los rangos de edad, y eso, no es cierto.

La investigadora pone algunos ejemplos: el Seguro Médico para una Nueva Generación sólo protege a los niños recién nacidos, cuando este debería extenderse hasta los dos años de edad; en cáncer infantil protege a los menores de 18 años y después pueden estar afiliados, pero los gastos de su atención tienen que ser erogados por su familia. “Aquí ya no hay una protección del Estado”.

Lejos de las críticas, José Angel Córdova Villalobos, quien estuvo al frente de la Secretaría de Salud por cinco años, asegura que la cobertura universal en salud, con la creación del Seguro Popular, quedará para la historia.

Desde su análisis, existe una “gran satisfacción” por el equipamiento en hospitales que permite hacer cualquier intervención como en los mejores centros del mundo y haber alcanzado una cobertura del 90% en la dotación de medicamentos.

Al enumerar los logros en salud del presente sexenio, el funcionario afirma que el sistema de vigilancia epidemiológica hoy es sólido; la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) cambió y mejoró las oportunidades de obtener medicinas a bajo precio; y se generó una cultura de prevención de enfermedades, al tener el sistema más grande de vacunas gratuitas del mundo.

Córdova señaló que después del brote de influenza (en el año 2009), México cuenta con un sistema que le permite enfrentar “cualquier amenaza”.

BAJA MORTANDAD INFANTIL Y CÁNCER DE MAMA

En un estudio realizado por Daniela Díaz junto con Briseida Lavielle, Mariana Pérez y Felipe Varela, de Fundar, se establece que la situación de la salud de la población mexicana muestra claroscuros derivado de los fallos de la política sanitaria y de la fragilidad del sistema de salud. Sin embargo, reconoce que con la entrada del Seguro Popular en el 2004, bajaron las tasas de mortalidad infantil por enfermedades diarréicas; por infecciones respiratorias y deficiencia nutricional.

Para los analistas, el Seguro Popular se realizó en un contexto de desigualdad entre las entidades federativas, algunas de las cuales continúan con escasa infraestructura médica y falta de recursos humanos, situaciones que se agravan por la desigualdad en la distribución del gasto público.

En 2010, las entidades de alta o muy alta marginación: Guerrero, Chiapas, Puebla y Veracruz, continúan en los últimos lugares de gasto en salud per cápita. Incluso, las de mayor marginación retrocedieron en el lugar que ocupaban en 2004. A esto se suma que hay graves deficiencias de gestión del gasto en las entidades y un débil control de los gastos por parte de la Federación, mientras que el ente fiscalizador no tiene facultades para sancionar.

AUMENTÓ LA MORTALIDAD

Si bien durante este sexenio, con el aumento que tuvo el presupuesto de salud en los últimos años, se contrató a 46 mil enfermeras y 25 mil médicos más; se construyeron más de mil nuevos hospitales y se remodeló, amplió y crearon dos mil unidades de primer nivel, todavía hay retos que enfrentar.

De acuerdo a cifras del Consejo Nacional de Población (Conapo), durante este sexenio México experimentó un incremento de la mortalidad general de 4.9 a 5.9% por cada mil habitantes, principalmente por diabetes, tumores y enfermedades.

En el Sexto Informe de Gobierno, se indica que este aumento de la mortalidad se debe a la transición epidemiológica que enfrenta el país.

Y es que mientras en 2007 la población mexicana tenía una esperanza de vida de 75 años, para 2012 dicho indicador subió a 75.7 años, es decir, siete meses más.

Sin embargo, el gobierno federal no logró reducir el 20% de la velocidad de crecimiento de la mortalidad por diabetes mellitus que se fijó como meta en 2006.

Para la Secretaría de Salud, la inversión en salud pública se incrementó dos puntos porcentuales del Producto Interno Bruto (PIB) a partir de 2004 a la fecha.

Consideran las autoridades de esta dependencia, que el impacto más importante del Seguro Popular ha sido el mejoramiento de la expectativa y de calidad de vida, al aumentar, por ejemplo la sobrevida de los niños con cáncer de 30 a 70%.

También, agregan, se redujo la tasa de abandono de tratamiento por parte de las mujeres con cáncer de mama, ya que hace cuatro años una de cada cuatro fallecía por abandono de tratamiento, en la actualidad apenas 3% deja de atenderse, pero no por cuestiones financieras.

La Ssa recuerda que en el año 2000 la mitad de la población mexicana carecía de acceso seguro a servicios médicos y cada año 2.3 millones de familias empobrecían debido a los gastos en salud que hacían para pagar el tratamiento de enfermedades altamente costosas como el cáncer.

GOBIERNO NO SUPO ENFRENTAR EPIDEMIAS

En entrevista, Abelardo Ávila, investigador del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición “Salvador Zubirán”, concluye que en este sexenio no se supo enfrentar la epidemia de obesidad y sobrepeso, que ha derivado en algunas enfermedades como la diabetes, hipertensión y problemas cardiacos.

“Se abandonaron las campañas de nutrición”, asevera el especialista con más de 30 años de experiencia en la materia, quien reconoce que el gobierno federal renunció a establecer acciones de inteligencia epidemiológica para frenar una pandemia compleja, y en su lugar se jugó a la autorregulación.

“Sigue creciendo la epidemia de la obesidad y sobrepeso, así como la diabetes, y al llegar al pico más alto, lo que viene son los daños a la salud”, afirma. “Se viene todo un ‘tsunami’, y las marejadas están por venir en los próximos años”, advierte, además de que “todavía hay 10 mil niños en México que se mueren por causas asociadas a la desnutrición”.

LOS RETOS

En materia de salud, coinciden los especialistas, se requiere virar más a lo preventivo; que haya más trasparencia en el gasto de salud; que el Seguro Popular atienda todas las enfermedades que aquejan a los mexicanos, sin limitar su atención por padecimiento, edad o género.

Estos, entre otros, son los retos que el presidente electo Enrique Peña Nieto, tendrá que abordar, pues de seguir con el mismo esquema de salud actual, se corre el riesgo de que este sector se vaya a la deriva y se desborde ante el número de enfermos que tendrá el país.

Felipe de Jesús, presidente de la Red México sin Tabaco, considera que la próxima administración no debe bajar la guardia en salud, y que los retos a enfrentar son la diabetes, VIH-Sida, tuberculosis, entre otros.

Si bien, dijo, se logró tener una Ley General para el Control del Tabaco, es importante que se fortalezca la misma en todos los estados del país.

El reto es evitar el acceso de alcohol y tabaco principalmente a jóvenes.

Mientras que para los investigadores de Fundar, se debe basar la política de salud y los presupuestos en el principio de no discriminación, asegurar los recursos suficientes y su uso eficiente, así como mejorar e instrumentar los mecanismos de rendición de cuentas.

Para los analistas de esta institución interdisciplinaria, la agenda sanitaria debe tener como imperativo resolver las carencias y las desigualdades en el acceso a los servicios de salud, para lo cual un eje central es el incremento sostenido de la infraestructura sanitaria, dotándola del equipamiento, personal, así como de recursos para su operación.

Abelardo Ávila considera que el reto para la próxima administración es tener un diagnóstico claro, y que el Estado asuma su responsabilidad de garantizar el derecho a la alimentación saludable para el bienestar de la población.

El ex secretario de Salud, Córdova Villalobos, considera que existen pendientes, tales como crear un padrón para evitar la duplicidad en el servicio de salud.

“Hay estados de la República donde se tiene hasta un 8% de duplicidades, además de generar los mismos derechos entre instituciones como el IMSS, el ISSSTE y el Seguro Popular, además se debe buscar que el servicio sea siempre de calidad”, señala el funcionario.

Mientras que Salomón Chertorivski, actual secretario de Salud, enumera los retos que tendrá que enfrentar la administración del presidente electo Enrique Peña Nieto, y los resume en tres: mortalidad materna, el viraje de lo curativo a lo preventivo y la homogenización de la calidad de la atención. (Con información de Nurit Martínez)



PUBLICIDAD