aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




La educación es deficiente; mejorarla, desafío: expertos

México ocupa el último lugar de desempeño en el Programa para la Evaluación Internacional de Alumnos en asignaturas como Lectura, Matemáticas y Ciencias
La educación es deficiente; mejorarla, desafío: expertos

EVALUACIÓN. La prueba ENLACE mide retención de la memoria del estudiante. (Foto: ARCHIVO EL UNIVERSAL )

Lunes 26 de diciembre de 2011 Nurit Martínez | El Universal
Comenta la Nota

nurit.martinez@eluniversal.com.mx

Al llegar a sus 15 años de edad y después de haber permanecido, al menos nueve de ellos en la escuela hasta llegar a tocar las puertas del bachillerato, casi 190 mil 600 jóvenes mexicanos “no necesariamente son del todo analfabetas”, pero sus conocimientos son “tan limitados” que apenas pueden enfrentar situaciones familiares, básicas.

Cuando a estos jóvenes se les pide señalar la razón por la cual deben cepillarse la lengua, al lavarse los dientes, uno de cada 10 jóvenes atina a identificar la acumulación de bacterias como la razón del mal aliento, como lo sugiere una experta en el tema en la prueba que aplica cada tres años la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Después de una década de evaluaciones nacionales e internacionales, la calidad de la educación México sigue siendo el mayor desafío, admite la Secretaría de Educación Pública.

Al ubicarse en la posición 48 (con 420 puntos en promedio) de entre 65 naciones evaluadas, 33 de ellas miembros de la OCDE, nuestro país sigue ocupando el último lugar de desempeño en el Programa para la Evaluación Internacional de Alumnos (PISA), cuando se miden asignaturas como Lectura, Matemáticas y Ciencias.

A pesar de que desde el año 2000 se emprendieron medidas para mejorar los resultados el desempeño en matemáticas tiene un incremento de 31 puntos en promedio, la Comprensión de Lectura tiene apenas un avance de tres puntos, mientras que en Ciencias se reporta una caída de seis puntos.

El impacto no ha cambiado la proporción de jóvenes con una mala educación: 63.1% de los alumnos está en los cuatro niveles más bajos en la prueba en Lectura; 79.1% de los quinceañeros obtuvieron las más bajas calificaciones en Matemáticas, y 80.9% de los quinceañeros se ubicó en los niveles más bajos del examen de Ciencias.

A ese ritmo México “tardará 50 años en alcanzar los niveles de alto rendimiento” que pide la OCDE sentenció en su visita a nuestro país el creador de esa medición comparativa, Andreas Scheleicher.

Pero la prueba internacional ratificó los resultados de la Evaluación Nacional de Logro Académico en Centros Escolares (ENLACE) en la que 8 de cada 10 niños de primaria y secundaria no lograr superar los niveles de “insuficiente y elemental” de aprendizaje.

Hace cuatro años, al presentar el Programa Nacional de Educación la SEP fijó que para el 2012 México tendría como promedio 435 puntos y se ubicaría en el lugar 25 en la clasificación de calidad educativa, es decir, escalar “al menos cinco posiciones en la lista internacional del organismo”, con lo que México alcanzará un nivel similar al de España.

Entrenamiento

En menos de seis meses llegarán nuevamente a nuestro país los evaluadores internacionales, pero para mejorar el nivel de desempeño desde hace tres meses la SEP inició en las secundarias del país el “entrenamiento” de alumnos y profesores para resolver ese examen.

Hasta ahora se distribuyó entre dos millones de alumnos y 250 mil profesores el Manual Competencias para el México que queremos. Hacia PISA 2012, que prevé “conceptos clave” y “guías para responder” la prueba.

El secretario de Educación Pública, Alonso Lujambio Irazábal, envía en ese texto un mensaje de siete párrafos en los que destaca a profesores y alumnos la necesidad de “prepararnos desde ahora con el objetivo de elevar los niveles de logro educativo para nuestra participación en el ejercicio de PISA que en el año de 2012 nuevamente se efectuará, pero ahora con énfasis en competencias de índole matemático, además de otras como son las científicas y las lectoras”.

El funcionario hace un llamado a “encauzar esfuerzos para desarrollas en nuestros jóvenes competencias para la modelización, el razonamiento y la comprensión”, y asegura que el Manual es “una contribución a su trabajo en el aula” para “posicionar a México en niveles competitivos en el contexto internacional”.

La directora general de Formación Continua de Maestros en Servicio, Leticia Gutiérrez Corona, describe que el propósito del tiempo y los manuales es el de hacer que maestros y estudiantes “ejerciten las habilidades y competencias que necesitan para responder de acuerdo al enfoque PISA”.

Ese “entrenamiento” hará que México suba el puntaje porque los niños “aprendieron a llenar bolitas, por lo que subir en esas condiciones no significa que haya un mejor aprendizaje”, considera Ángel Díaz Barriga, profesor emérito de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

A poco menos de un año para concluir la actual administración, el estudioso del Instituto de Investigación de Estudios Sobre la Universidad y la Educación advierte que se cumplirá la meta trazada por el actual gobierno “pero porque es a todas luces una meta mediocre, de un sistema pobre”, en donde la política más que de evaluación ha sido examinadora, “impulsando exámenes sin ton ni son”.

Los resultados de las pruebas hasta ahora “sólo han servido para satanizar la labor de los docentes no para realizar un análisis de lo que se debe cambiar en términos de los planes de estudio ni en la formación de los profesores”, afirma Díaz Barriga.

Olac Fuentes Molinar, ex subsecretario de Educación Básica, señala que el problema está en el origen y objetivo de dos exámenes como PISA y ENLACE, puesto que mientras el primero evalúa comprensión y dominio, la prueba nacional mide la retención de la memoria del estudiante.

“Significa que un estudiante que sale bien en ENLACE no necesariamente lo hace en PISA”, pero esto hace que en el aula los maestros convivan con propósitos distintos para alcanzar metas específicas.

“Me parece absurdo pensar que la escuela sirve o se puede usar para entrenar y resolver exámenes porque al hacerlo está deformando los fines de la escuela que es aprender”.

El especialista de la Universidad Pedagógica Nacional considera que en términos de calidad de la educación hay un desafío mayor, y “con el tiempo que le resta a la actual administración, lo mejor que pudiera ocurrir es que se detuvieran a corregir. Tener un mínimo de prudencia y responsabilidad para poner orden y consultar a los que sí saben”.



Comenta la Nota.
PUBLICIDAD