aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




“Cómo es posible que usaran la misma nave con fallas”


“Cómo es posible que usaran la misma nave con fallas”

LAMENTO. Hiram Fernando afirma que su hermano le comentó sobre las fallas del helicóptero siniestrado el viernes. (Foto: ALMA RODRÍGUEZ EL UNIVERSAL )

Domingo 13 de noviembre de 2011 Cristina Pérez-Stadelmann | El Universal
Comenta la Nota

cristina.perez@eluniversal.com.mx

Son las tres de la tarde, avanzamos juntos sobre Paseo de la Reforma, de pronto, policías y guardias presidenciales lo detienen todo: es momento de ceder paso a las carrozas fúnebres y a los restos mortales de José Francisco Blake Mora, cuatro de sus colaboradores y tres miembros de la tripulación del helicóptero del Estado Mayor Presidencial que viajaba a Cuernavaca, Morelos, el pasado 11 de noviembre

“Ese que va ahí, el de la tercera carroza, es mi hermano”, dice Hiram Fernando.

“¿Cómo es posible que el día del accidente usaran el mismo helicóptero que ya presentaba fallas? Mi hermano me lo dijo el miércoles. Ese helicóptero no está bien y venía fallando de regreso de Colima”. (El miércoles el teniente Pedro Ramón Escobar Becerra fungió como copiloto de la aeronave que se siniestró el viernes).

A decir de Hiram Fernando y por comentarios que escuchó de su hermano en una conversación telefónica que tuvieron el miércoles, el Superpuma, Fuerza Aérea Mexicana, matrícula TPH-06, permaneció solo un día para su reparación en el hangar presidencial antes de volar de nuevo hacia Cuernavaca el viernes 11 de noviembre.

En contraste, Dionisio Pérez-Jácome, titular de la SCT, afirmó en conferencia que la aeronave contaba con certificación para operar hasta el 13 de junio de 2012, de acuerdo con la bitácora de servicio, donde se asienta que los días 9 y 10 de noviembre estuvo en los talleres de la FAM en San Luis Potosí, donde recibió mantenimiento, se realizaron vuelos de prueba y no se reportó ninguna novedad.

Hiram Fernando y su familia viven en Colima. Su hermano Pedro Ramón tenía una niña de siete meses. Estaba casado desde hace 4 años.

“El domingo nos íbamos a encontrar toda la familia aquí (DF), pues hacía algunos meses que no nos veíamos. Íbamos a ir a un restaurante”.

Ellos, el hermano menor y el mayor de la familia, se llamaban invariablemente todos los días. La tarde del viernes, Pedro no respondía el teléfono.

“¿Por qué si había esos otros cinco helicópteros tuvieron que elegir para viajar hacia Cuernavaca justo el que no estaba bien?”, dijo a su vez la señora Rosalba, madre del teniente Escobar al bajar del avión en el hangar presidencial en la ciudad de México.

Después de los honores en el Campo Marte, vino la decisión del lugar dónde Pedro sería enterrado. Sus padres y hermanos quieren que sea en Tecomán, Colima, lugar donde nació. Su esposa pide que su cuerpo se quede en Guadalajara, lugar donde ella vive. “No importa dónde quede su cuerpo … a mi Car-Carnal, lo iré a ver donde sea”.



Comenta la Nota.
PUBLICIDAD