aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Familias de víctimas rompen el silencio

Testimonios al paso de la Caravana de la Paz
Familias de víctimas rompen el silencio

EXILIO. En El Paso, Texas, el hijo de Marisela Escobedo, asesinada en 2010 frente al Palacio de Gobierno de Chihuahua, junto con otras personas afectadas por el crimen y la delincuencia. (Foto: Jorge Serratos / EL UNIVERSAL )

Martes 14 de junio de 2011 Alberto Torres | El Universal
Comenta la Nota

Estas son historias contadas por víctimas de la violencia a lo largo de los 3 mil 400 kilómetros del recorrido por 12 estados del país, de una procesión que entró a guaridas del narcotráfico como el Triángulo Dorado, en Durango y Chihuahua. Que pasó por poblaciones casi impenetrables, como Mapimí, Bermejillo, Cuencamé y Vicente Guerrero, o Villa Ahumada, Delicias, Santa Rosalía de Camargo y Jiménez. Cada una de las historias es como un heraldo negro.

Coahuila: 

El territorio “zeta”

María del Carmen Carlos Herrera / Sicarios se llevaron a su marido 

Cuando uno va de Torreón a Saltillo puede ver desde la autopista una enorme letra "Z" marcada en uno de los cerros. Bienvenidos al territorio de Los Zetas. Las camionetas blancas con vidrios polarizados abundan. Van en hileras de seis y hasta 10.

Mi marido se llama Rafael Ibarra Bernal, pastor de una iglesia cristiana. Para que viviéramos vendía chocolates y traía una cajita de choques eléctricos afuera de los bares. El día 2 de abril (2011) salió a trabajar, era sábado y no llegó a casa a la hora acostumbrada. Al otro día salgo a buscarlo y en un bar llamado La Hacienda de Don Modesto, en la ciudad de Ramos Arizpe, se me informó que a mi marido se lo había llevado un grupo armado llamado Los Zetas, los cuales iban en una camioneta Jeep blanca, sin placas. Lo sacaron a golpes. Desde ese día hasta hoy no he sabido nada de él, no sé si está vivo o si está muerto.

Peregrino. Autoridad tras autoridad tras autoridad. Busco a los vendedores de drogas para ver si ellos me pueden informar dónde está. Reparto cartas para que se las lleven a los cárteles y me regresen a mi marido, porque sin él me voy a morir. Y no recibo contestación, ni de la autoridad ni de los cárteles.

Tengo un hijo que ya está casado, pero él enfermó, igual que toda la familia. Desde ese día no se llevaron sólo a mi esposo, nos acabaron a todos. Yo llevo tres infartos con una ventana cardiaca. Me subió el azúcar a más de 600 y se me cayeron los dientes. Tengo diabetes y me duelen los pies, pero todo eso es físico, quizá puede solucionarse, pero el alma... el alma, nos la destrozaron a todos.

Con esta caravana vi que no estoy sola. Siempre me pregunté por qué a mí, por qué a mi esposo. Creía que éramos casos aislados, pero ahora veo que no estamos solos. Ayer (7 de junio) estuve con Ramón Oceguera, presidente de Ramos Arizpe, y me dijo: "Señora, no pierda el tiempo. No vamos a hacer nada. No podemos. Y no se exponga más, quédese en su casa tranquila". No podemos quedarnos en casa tranquilos hasta que lo encontremos vivo o muerto, porque cuando te los entregan muertos tienes dónde llorar, pero nosotros andamos llorando calle por calle, casa por casa.

Chihuahua: 

"Todo inició con los feminicidios"

Olga Reyes Salazar  / Seis familiares asesinados

En mi familia nos han matado a seis porque denunciamos a los criminales. Tuvimos que huir de Juárez y exiliarnos. Hoy regreso con la caravana. Pienso que tuvieron que pasar muchos años y muchas muertes para que fuéramos escuchados y eso no debe de ser.

Cuando comenzaron los asesinatos de las mujeres yo no sé por qué lo permitimos. Había muchas madres indignadas, dispuestas a pelear y pelear y pelear. Y no consiguieron el suficiente apoyo. Todavía hay madres, en mismo Villas de Salvárcar, que buscan a sus hijas que acaban de desaparecer, desde hace un mes o dos.

Como comunidad nos faltó indignarnos. Salir a luchar con ellas. Las dejamos solas. Creímos que no era nuestro problema y ahora desaparecen y matan a cualquiera porque no hay castigo, porque no hay justicia, no sólo en Juárez, en todo el país.

“Llevo 13 años con ese dolor”

Evangelina Arce / Su hija desapareció en Ciudad Juárez 

Yo apoyo a un grupo de madres que han perdido a sus hijas. Llevo 13 años con ese dolor. A mi hija la desaparecieron en el centro de Juárez. Denuncié pero nadie me hizo caso. Investigué yo misma, seguí a los responsables y presenté cintas con grabaciones al procurador de los culpables y ni siquiera así recibí respuesta. 

A mi hija Silvia se la llevó el comandante de la PGR, Jorge García Paz. Hace como cinco años estuvo preso en Veracruz por el mismo delito y hoy anda libre. Los policías que tenían que investigar me amenazaron.

Nuevo León:

“Las autoridades son cómplices”

Madre de Andrés / Su hijo venía de EU a visitarla y no lo encuentra

Mi hijo tiene 10 años trabajando en Estados Unidos porque también es ciudadano americano. Vino a visitarme, viajaba de Puebla a Laredo. Venía con Braulio, su amigo, porque le ayudaba a manejar la camioneta. Me habló a las nueve de la noche del 27 de marzo (2011) y me dijo: "Madre, vengo llegando a Laredo, estoy a dos horas". Y le dije: "mijo, ¿cómo vas?", y me dijo: "me acaba de agarrar un retén, madre". Le dije: "¿qué pasó?"; me dijo: "me quitaron 200 pesos, me pidieron que me identificara y yo me identifiqué con mi licencia americana, y me dijeron «¿qué más traes»; sólo traigo mis papeles, pero son americanos, y ya me identifiqué".

Andrés, él se llama Andrés Ascensión González; Andrés no se los quiso dar. Y me dijo: "madre, el retén era de militares", y ya no quiso decir más. Yo lo último que escuché en el teléfono fue el grito de Braulio diciendo: "¡ahí vienen Andrés, písale!". Si alguien sabe o ha visto a mi hijo, alguien que lo tenga, por piedad, por misericordia, Dios en el cielo, que me lo regresen porque siento que me voy a morir si ya no los veo.

Ya puse una denuncia en Matamoros, Nuevo Laredo, en Reynosa y en Monterrey. Ya fui a Estados Unidos a pedir ayuda, pero me dijeron: "señora, si él hubiera desaparecido aquí ya le hubiéramos ayudado, pero desapareció en México; vaya a Monterrey, por eso tienen a sus autoridades". Y nadie me hace caso, son cómplices y omisas. Yo le pido al presidente, al gobernador, a su madre si la tienen todavía, que nos ayuden. Por piedad...

Estado de México

"Gritamos al cielo y preguntamos: ¿dónde estás?"

Melchor Flores Landa / Su hijo desapareció  en Monterrey

Cada 24 de diciembre toda la familia nos reunimos. Y a las 12 de la noche salimos al patio, nos tomamos de la mano, miramos al cielo y gritamos: "Vaquero, ¿dónde estás? ¡Te queremos!", pero no tenemos respuesta. Mi hijo era El Vaquero Galáctico, artista callejero. Se llama Melchor Flores Hernández y desapareció el 25 de febrero del 2009 en Monterrey. Nunca me voy a cansar de buscar a mi hijo, pese a que las autoridades no nos hacen caso. 

Zacatecas:

“Nadie busca a los desaparecidos”

Sara Roque Castillo / Madre busca a su hijo policía

Busco a mi hijo que está perdido desde hace más de un año. Él era policía y lo desaparecieron los mismos de su trabajo; supimos que como a las cinco de la mañana lo sacaron los mismos de ahí y desde entonces ya no sabemos nada. Y él tiene cinco hijos y es muy triste para nosotros como familia ver a mis nietos que preguntan dónde está su papá, y yo tampoco sé dónde está, si vive o no. Nadie busca a los desaparecidos.

San Luis Potosí:

“Aquí hay mucha corrupción”

Anónimo / Le secuestraron a un nieto y a un hijo al salir de una fiesta

Es un dolor que no nos deja día tras día. Por la impotencia de ver que las autoridades se pasan la bolita unos a otros. Y a lo mejor hasta están involucradas. Yo no quiero acusar a nadie. A mí me secuestraron a un hijo y un nieto que saliendo de una fiesta se los llevaron. No sé si fue premeditado o fue una venganza, porque mi hijo andaba trabajando con Toranzo en su campaña. Aquí hay mucha corrupción y no nos ayudan.

Michoacán:

En los dominios de “La Familia”

María Herrera / Le desaparecieron a cuatro hijos

A mí me desaparecieron cuatro hijos, primero fueron dos y luego otros dos. Ya no sé si están vivos, si comen. En sus cumpleaños no dejo de llorar. Tengo miedo por mi seguridad, pero ya no me importa, quiero que la gente sepa que mis hijos sí existieron. Por eso me uní a la caravana, me inyectan fuerza porque siento que me voy a morir.

Todas las veces que he subido a los templetes le he pedido a los criminales, no me importa de qué grupo sean, que si saben algo de mis hijos me lo digan. Quiero que mi voz llegue a ellos para decirles que ya tuvieron tiempo de darse cuenta que mis hijos son inocentes, buenas personas. Si estos criminales tienen conflictos con el gobierno o entre bandas, que se den en la madre ellos, pero que no maten gente inocente.

Morelos:

“Y me hicieron justicia... que así pase con todos”

Javier Sicilia / Le mataron a su hijo

El corazón de la ruta del tráfico de drogas y armas, Delicias, Chihuahua.  Territorio que dicen se disputan El Chapo Guzmán y Vicente Carrillo Leyva. El Cártel de Sinaloa y el de Juárez. Pasan de las 10 de la noche. Es el quinto día de la caravana. La gente sigue reunida en las calles. Viste de blanco y porta globos del mismo color. Cantan una canción que se hizo himno en esta marcha: “Basta ya de guerra, queremos ya la paz”.

Javier Sicilia, visiblemente cansado, decide bajarse de la camioneta para abrazar a la gente. Ahí el niño Jesús lo entrevista: “¿Usted por qué está aquí, por qué vino?”. “Para solidarizarme. A mí me mataron a mi hijo. A Juanelo. Y me hicieron justicia. Y yo quiero que así pase con todos en este país”.

Durango:

La ciudad de las narcofosas

Francisco / Sólo sabe que su padre murió “encobijado”

Sólo tiene seis años. Hace tres meses perdió a su papá. Sabe que murió "encobijado" y no entiende qué es eso. Cuando vio a la caravana acercarse corrió, pero tropezó con el cuadro con la fotografía de su padre. La camioneta donde viaja Javier Sicilia se frena. Tiene dos hermanas y un hermano. Su papá era minero. Hasta este día iban 234 muertos en fosas clandestinas de Durango, ahora son más de 240. 

“Señora, fue una confusión”

Anónimo / Asesinaron a sus tres hijos por error

Cuando Calderón anunció que iba a librar una guerra contra los criminales, dijo que íbamos a poner sacrificios. A mí me hizo sacrificar a mis tres hijos. Me destrozó la vida. Eran estudiantes universitarios. Eran mi ilusión, mi alegría, eran todo para mí y me dejó sin nada. Él tiene quién cuide a sus hijos, pero a los míos los sacaron y los acribillaron.

No me había atrevido a hablar en público y en esta caravana del señor Sicilia sentí la necesidad, que vieran mi rostro y denunciar. Si me matan ya no me importa; gracias, porque voy con mis hijos. Hugo, Luis y Miguel, si hay algo que es infinito en la vida, es el amor que mamá tiene por ustedes. Y no descansaré hasta que se haga justicia.

A mí me dijeron: "Señora, sus hijos son buenos, pero fue una confusión". Una confusión que me dejó sin hijos.

Ciudad de México:

“El asesinato sigue impune, sin investigar”

Teresa Carmona / Mataron a su hijo

Vamos, Flaco. Vamos a empezar de nuevo. La gente debe saber que tu caso está impune y vamos a tener justicia, le dice Teresa al retrato de su hijo Alejandro. El era un universitario. Estudiaba ingeniería en la Universidad Nacional Autónoma de México. Lo mataron en su propio departamento. Tenía una novia muy bonita, amigos que lo querían mucho. Tenía muchas ilusiones y se las quitaron.

Yo vivo en Cancún. La familia quedó destrozada, sus hermanos y su padre lo enfrentan como pueden. Cuando yo supe del movimiento de Javier Sicilia vine a Morelos. Marché al zócalo. Y ahora voy en la caravana porque así no me siento sola. Y yo quiero que se haga justicia. El asesinato sigue impune, nadie lo investiga.



Comenta la Nota.
PUBLICIDAD