aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Muere conductor de “La mano peluda“

Juan Ramón Sáenz sufrió un paro respiratorio
Muere conductor de “La mano peluda“

PÉRDIDA. Juan Ramón Sáenz tenía varios proyectos . (Foto: ARCHIVO EL UNIVERSAL )

Lunes 30 de mayo de 2011 El Universal
Comenta la Nota

El comunicador Juan Ramón Sáenz, quien hace 15 años saltó a la fama como titular del programa de radio “La mano peluda”, falleció ayer a los 47 años, víctima de un paro respiratorio a causa de una bacteria gastrointestinal.

El autor de libros como Las historias ocultas de la mano peluda, Posesiones demoniacas, Aquí se respira el miedo y Tábatha, una bruja verdadera, fue internado hace ocho días en un hospital de esta capital, debido a un malestar estomacal que horas después los especialistas definieron como un cuadro de peritonitis.

 

“Las cosas se complicaron y tuvieron que practicarle hemodiálisis debido a que le afectó una bacteria que los médicos jamás pudieron controlar. El sábado lo operaron de emergencia, pero ya no pudo recuperarse, su organismo estaba muy deteriorado y murió a las 16:00 horas de este domingo”, explicó su esposa Rosario.

 

Carlos Suárez, amigo del occiso, precisó que la semana pasada Sáenz ingresó de emergencia al nosocomio tras presentar severos dolores estomacales, y los doctores determinaron que se debía a una infección.

 

“De inmediato le administraron antibióticos, pero ya estaba muy grave, no hubo más que hacer. Todos estamos muy consternados ante la noticia porque jamás pensamos en este desenlace. Era mi amigo...”, añadió.

 

Hace unos días, el reconocido locutor de radio dejó de laborar en el programa Exalofrío, de la cadena Exa FM 104.7 FM, por causas que se desconocen. Asimismo, sobresalía en el programa de televisión Venga la alegría dentro de la sección “Aquí se respira el miedo”.

 

“Dejó inconclusa la escritura de un libro; el último que hizo fue Las profecías del fin del mundo“, indicó Suárez.

 

Los restos de Juan Ramón Sáenz fueron llevados a una agencia funeraria de las calles General Prim y Versalles, en la colonia Juárez. Los familiares aún no determinaban si sería incinerado o sepultado. Le sobreviven su esposa y su hijo Juan Ramón de seis años. (Notimex)

 



Comenta la Nota.

 

PUBLICIDAD