aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Héroe por un día; SEP arrumba a “El Coloso”


Héroe por un día; SEP arrumba a “El Coloso”

ENCOBIJADO. ”El Coloso”, la polémica figura que fue una de las estrellas del gobierno federal en la fiesta por el Bicentenario de la Independencia, hoy aparece abandonado. (Foto: RAÚL ESTRELLA EL UNIVERSAL )

Martes 28 de septiembre de 2010 José Luis Ruiz | El Universal
Comenta la Nota

jose.ruiz@eluniversal.com.mx

Fuente de confrontación, de polémica y para muchos, de derroche, El Coloso que representa a un supuesto insurgente de los muchos que lucharon por las causas libertarias de México, ahora descansa amortajado y olvidado, en los patios del Comité Administrador del Programa Federal de Construcción de Escuelas (CAPFCE), en el poniente de la ciudad de México.

La figura de 7.5 toneladas de peso y elaborada por el escultor mexicano Juan Carlos Canfield se encuentra desarmada y cubierta con lonas blancas en terrenos del CAPFCE de la Secretaría de Educación Pública, en espera de que sea colocado en algún espacio público, como lo anunciara en su momento el titular de la dependencia, Alonso Lujambio.

El colosal insurgente anónimo de 20 metros de altura, que ahora está fragmentado en cinco partes, fue levantado mirando hacia Palacio Nacional, con la ayuda de una grúa, sobre la plancha del zócalo de la ciudad de México la noche del 15 de septiembre, cuando se celebraron los 200 años del inicio de la gesta independentista.

De acuerdo con los organizadores de las fiestas del Bicentenario, “El Coloso es un soldado anónimo de la época de la insurgencia y una reliquia que ha sido desenterrada para ser armada y levantada de nuevo”.

Sin embargo, la pieza escultórica fue objeto de críticas, no sólo por su tamaño y costo, sino porque su rostro tenía un parecido al de Emiliano Zapata, José Stalin, Luis Donaldo Colosio, Benjamín Argumedo e incluso con el cantante Vicente Fernández.

El propio autor aseguró que se había inspirado en la figura de Benjamín Argumedo, un contrarevolucionario y militar huertista, aunque más tarde dijo que el rostro de su escultura no tenía identidad, que se trataba de un héroe anónimo.

Ante las críticas y especulaciones, la Secretaría de Educación Pública consideró “indebido” que se buscara politizar la producción artística de los creadores de El Coloso “con alegatos que quieren generar división donde no debe haberla”.

La dependencia aseguró que la escultura es un homenaje a los cientos de miles de mexicanos anónimos, casi todos campesinos pobres, que participaron en el movimiento insurgente y que escribieron un capítulo central de la historia de México.

“Los autores de El Coloso buscaron rostros, facciones, rasgos (ceños, miradas, patillas, mentones, bigotes) que expresaran fortaleza en el carácter en un contexto histórico determinado. El rostro de El Coloso no retrata a ningún personaje en particular y no tiene una identidad específica”, aseveró la dependencia hace unos días en una comunicación oficial.

Juan Carlos Canfield trabajó junto con un equipo de 15 diseñadores, escultores y constructores, para materializar la visión del director creativo, Jorge Vargas.

El levantamiento de la escultura en el Zócalo estuvo acompañado por música y efectos de luces creados por Jorge Verdín, conocido como Clorofila y miembro de Nortec Collective, y el diseñador Philippe Amand.

Luego de su polémica presentación en la ciudad de México, la pieza escultórica se encuentra en un lugar apartado y ajeno a las miradas indiscretas en los terrenos de Comité Administrador del Programa Federal de Construcción de Escuelas, en espera de un mejor destino.



Comenta la Nota.
PUBLICIDAD