aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




ONU critica sobornos en la educación nacional

Destaca que hay más desviación de fondos públicos en pago de salarios; pone como ejemplo el “pago de sobornos” de quienes aspiran a obtener un puesto de trabajo en el magisterio
Martes 22 de junio de 2010 Nurit Martínez | El Universal
Comenta la Nota

nurit.martinez@eluniversal.com.mx

Cinco tipos de corrupción aquejan la educación en México sostiene el estudio de la UNESCO “Escuelas Corruptas, universidades corruptas: ¿Qué hacer?”.

Soborno, malversación, fraude, extorsión y favoritismo, son los cinco tipos de corrupción que la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) ha identificado en un estudio internacional, y de los cuales el sistema educativo mexicano no es ajeno.

El “favoritismo”, que es el abuso del poder e incluye casos de “nepotismo” y la contratación de personas para trabajos administrativos, de acuerdo con una afiliación a un partido político o de profesores según su inscripción sindical, es uno de los cinco tipos de corrupción que caracteriza a la educación en México, señala el estudio de la UNESCO.

El documento explica que se puede distinguir la corrupción legislativa, administrativa y burocrática de la corrupción política “cuando se requiere la afiliación a un partido (o a un sindicato) para conseguir un puesto en la administración pública o un trato de favor injustificable”.

Al identificar las “malas prácticas y sus formas” dentro de los sistemas educativos, el estudio que el organismo inició desde 2001 en 25 países pone como ejemplo el “pago de sobornos” que realizan en México quienes aspiran a obtener un puesto de trabajo en el magisterio.

El documento afirma que “la corrupción en la educación no es ninguna novedad” y que es en el pago de salarios en donde se identifica la mayor desviación de los fondos públicos.

En promedio, señala, 10% del presupuesto que se destina al pago de los maestros, en todo el mundo, se pierden en los sistemas de corrupción, pero existen países en los que la desviación llega a ser más alta hasta de 80%.

Esa situación debe valorarse, señala, debido a que el presupuesto que se destina a la educación consume entre 20 y 30% del gasto total de los países, este sector es el de mayor generación de empleo en las naciones y afecta directamente a uno de cada cuatro ciudadanos.

Naciones Unidas apunta en el caso de México que el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) “ha establecido un sistema gremial que incluye la venta de plazas de profesor”.

Falta de compromiso

El documento, producto de las investigaciones sobre “Ética corrupción en la Educación”, promovido por del Instituto de Planeamiento de la Educación (IIPE), advierte que por los niveles de corrupción que hay en todos los sistemas educativos “la educación es un recurso en peligro”.

Mark Bray, director del IIPE asegura persisten muchos problemas en la educación, “entre ellos la falta de un compromiso político profundo y firme, y la escasa gobernabilidad, que engloba poca transparencia, una inadecuada rendición de cuentas e incluso corrupción".

En el análisis, los especialistas Jacques Hallak & Muriel Poisson, identificaron las “señales de alarma” dentro de los países que son sinónimo de que la corrupción persiste o está presente en los sistemas educativos como el nuestro.

Entre ellos están el desajuste en la nómina y el número de profesores trabajando, tal como hasta ahora se ha identificado en las tres Auditorías que ha realizado la Cámara de Diputados en la definición de un padrón de maestros.

Otra de las “señales” de la corrupción en el sistema educativo son la distribución desequilibrada de los profesores entre las zonas urbanas y rurales; la contratación de familiares y amigos cercanos; la incorporación de profesores sin titulación solicitada y las ausencias injustificadas de los docentes.

Los puntos negros

El estudio que se realizó de manera comparativa entre diversos países y que incluyó la realización de conferencias y seminarios —también México— advierte que son cinco las formas de corrupción predominantes en las escuelas y las universidades, de las cuales México no está exento, y esas son “malversación, soborno, fraude, extorsión y favoritismo”.

La malversación la identifica como el desvío de fondos para la construcción de las escuelas a “la financiación de partidos políticos o de campañas” electorales.

El soborno por parte de quienes desean ser contratados como profesores y realizan pagos (en moneda o especie); el fraude mediante la creación de “fábricas de documentaciones y diplomas donde una persona puede comprar un título falso o bien la persistencia de docentes fantasmas en las nóminas”.

La extorsión que identifica como la forma de obtener dinero mediante la violencia, amenazas, el acoso sexual o la exigencia a los padres de familia a pagar cantidades ilegales, no oficiales, para conseguir que sus hijos sean admitidos en las escuelas” y el favoritismo.

Además de los tipos de corrupción se da a conocer 10 áreas en donde hay “prácticas indebidas” en torno de la operación de los sistemas educativos: el financiamiento, la entrega de becas o subsidios, la construcción o mantenimiento escolar, la distribución de equipo, libros, transportes o alimentos escolares; la contratación de profesores o promociones; el pago de salarios y formación docente; la entrega de diplomas, construcción de sistemas de información y acreditación institucional.

El informe, de 350 páginas y que ofrece 12 recomendaciones para revertir la corrupción de las escuelas, destaca casos de éxito en el combate a estas prácticas como el de Colombia en donde se redujo 10% debido a que hubo una negociación con los sindicatos de profesores para crear reglamentos transparentes y se modernizaron los sistemas de información.

En el caso de Uganda se redujo la desviación de recursos a las escuelas de 87% a 15% con la difusión de información en cada escuelas y la publicación de sanciones contra “los funcionarios culpables de comportamientos fraudulentos”.



Comenta la Nota.
PUBLICIDAD