aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Los misterios del caso Muñoz Rocha

La PGR perdió la queja contra la prescripción de cargos hechos al ex diputado al modificar acusaciones y no dar argumentos racionales y convincentes para desvirtuar el fallo de la juez que exoneró al ex legislador
Domingo 21 de junio de 2009 FRANCISCO GÓMEZfrancisco.gomez@eluniversal.com.mx | El Universal
Comenta la Nota

 

El caso del desaparecido ex diputado Manuel Muñoz Rocha —a quien un juzgado federal exoneró hace unos días del homicidio del cual fue acusado hace más de 14 años, cargo que se fundamentó en el señalamiento de que él planeó el asesinato del político priísta, José Francisco Ruiz Massieu— aún presenta situaciones extrañas, como el hecho de que la Procuraduría General de la República (PGR) perdió la queja contra la prescripción, pues se equivocó y pidió que la orden de aprehensión contra Muñoz Rocha siga vigente no por homicidio, sino por narcotráfico.

Lo cierto es que Muñoz Rocha jamás fue acusado de narcotráfico, sino de homicidio calificado y asociación delictuosa y en un hecho que casi nadie percibió públicamente, al ex diputado se le eliminaron las calificativas de homicidio y al final la orden de aprehensión en su contra sólo era por homicidio simple.

Es más, también se eliminó de la acusación en su contra el cargo de asociación delictuosa y por el cual inicialmente se giró la orden de aprehensión en su contra el 7 de octubre de 1994, de acuerdo con la averiguación previa 018/DGI/94 a la que tuvo acceso EL UNIVERSAL.

Cadena de errores

El Primer Tribunal Unitario, a cargo del magistrado Fermín Rivera Quintana, señaló que los agravios formulados por el Ministerio Público de la Federación para inconformarse por la prescripción del delito de homicidio otorgada a favor de Manuel Muñoz Rocha resultaron inoperantese inatendibles.

El MP no combatió los argumentos con argumentos jurídicos adecuados; además, sus alegatos carecieron de raciocinio lógico para desvirtuar el fallo de la juez octavo de distrito de Procesos Penales Federales, Elizabeth Vargas Lira, agrega el magistrado Rivera Quintana.

Asimismo, en la resolución con la que quedó firme la prescripción del homicidio por el cual se acusó al desaparecido diputado, el mismo magistrado da cuenta que “en primer lugar, es oportuno señalar que la causa penal que se pretendió instruir contra Manuel Muñoz Rocha fue por homicidio, y el autor de los agravios (el Ministerio Público de la Federación) invocó disposiciones aplicables a delitos contra la salud y no al diverso de homicidio que es por el que se ejercitó acción penal”.

Además, el fiscal equivocó la estrategia, pues en la resolución de la juez de primera instancia “no se cumple con las formalidades que señala la propia ley penal federal, para ejercer acción penal y que según criterio de la que no se encuentra acreditado”.

Al respecto, el magistrado le indicó que tales alegatos no eran el centro de la discusión, sino simple y llanamente la controversia versaba sobre el análisis de si había prescrito o no el delito de homicidio.

Al final, las sentencias del juzgado y el tribunal federal en las que declararon prescrita la orden de aprehensión girada contra el ex diputado federal y hasta hoy “ausente”, Manuel Muñoz Rocha, como responsable de la autoría intelectual del homicidio de José Francisco Ruiz Massieu, quedaron firmes y con ello se absolvió de ese cargo a quien se consideró en su momento coacusado de Raúl Salinas —quien también fue absuelto del crimen—en ese caso.

Luego de que pasaron 14 años desde el crimen y de la emisión de la orden de aprehensión contra Muñoz Rocha, el Juzgado Octavo de Distrito de Procesos Penales Federales y el Primer Tribunal Unitario confirmaron que quedó como “cosa juzgada” la determinación de que ya no procedía la orden de captura contra el ex legislador, incluso sis apareciera por alguna circunstancia.

A ello se agrega que la esposa de Muñoz Rocha, Marcia Cano Valdés, gestionó ante el juez tercero de Primera Instancia de lo Civil, Dagoberto Aníbal Herrera, con sede en Ciudad Victoria, Tamaulipas, la declaración de ausencia del ex diputado, que le concedieron en 1999.

Por el crimen contra el político guerrerense, Raúl Salinas de Gortari pasó 10 años en prisión y hasta junio de 2005 fue declarado inocente del cargo por un tribunal federal.

Hasta ahora siguen en prisión Fernando Rodríguez, ex secretario técnico de su comisión legislativa que presidía Manuel Muñoz Rocha; Daniel Aguilar Treviño, quien disparó contra Ruiz Massieu, y Carlos Cantú Narváez, quien lo acompañaba en el momento del crimen.

 



Comenta la Nota.

 

PUBLICIDAD