aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Sinaloa, cuna de narcopolítica

Operaciones de inteligencia militar constatan relaciones de funcionarios locales con el crimen organizado en la entidad

Sitios Relacionados:

  • Audio: Entrevista con Mauricio Fernández, ex candidato panista
Miércoles 09 de julio de 2008 Juan Veledíaz/ Enviado | El Universal

juan.velediaz@eluniversal.com.mx

PCULIACÁN, Sin.— La evidencia apareció al catear una casa en el centro de esta ciudad, donde el Ejército llegó por una llamada anónima. La mañana del jueves 5 de junio, las tropas se desplegaron por la calle Teófilo Noris cuando unos individuos huyeron por la parte trasera del inmueble de dos niveles, el cual quedó acordonado.

Había dos vehículos, uno blindado. Cargadores regados por el lugar acompañaban el hallazgo de un par de armas cortas con piedras preciosas; una caja fuerte con documentos y docenas de fajos de billetes que, según las autoridades, sumaron 5 millones 203 mil 750 dólares, fueron suficientes para calificar el lugar como “casa de seguridad” del narco.

El hermetismo castrense siguió en los siguientes días hasta que el miércoles 11, la vocera del operativo Culiacán-Navolato señaló que un nuevo aseguramiento de un rancho, efectuado horas antes en la comunidad de Eldorado, se había derivado de la información encontrada en el cateo a una residencia días atrás.

No especificó de qué inmueble se trataba, pero en la comandancia de la novena zona militar en la capital del estado se informó que el lugar era donde se halló la caja fuerte, los documentos y el efectivo. No se dieron nombres ni mayores datos, pero una visita al pueblo bastó para conocer lo que de tiempo atrás era un secreto a voces sobre el sitio incautado.

Para llegar al rancho Los Dámaso o Las Tortugas —tiene cuatro hectáreas, un lago con palapas, caballerizas, amplios jardines y una construcción vigilada con cámaras de seguridad— se debe tomar la carretera de Culiacán a Mazatlán, seguir la vía a Eldorado y unos kilómetros adelante parar en el ejido Portaceli.

Gran parte de los pobladores de esta comunidad conoce a la familia López Núñez, dueños del lugar donde la Procuraduría General de la República (PGR) colocó sellos de “asegurado”, porque en la última década incrementaron su patrimonio de manera inusual para ser simples agricultores de la región.

El priísta Dámaso López García, síndico de Eldorado electo en 2007, es padre de Dámaso y Adolfo López Núñez. Ambos aparecen en el reporte de inteligencia militar de junio de 2006 del Estado Mayor de la Defensa Nacional; en él, la novena zona militar da cuenta de su investigación a los hermanos por su presunto nexo con el crimen organizado en Sinaloa.

El documento fue publicado hace unos días por el semanario local Rio Doce, y registraba que el primero de los hermanos fue coordinador operativo de la policía ministerial en el sur del estado y el segundo se desempeñó como supervisor operativo de la corporación en la sindicatura de El Salado en los años 90.

De los dos, Dámaso, el primogénito del clan, resultó tener episodios confirmados con el narcotráfico. Durante 2001 fungía como subdirector de vigilancia y custodia del penal de máxima seguridad de Puente Grande cuando se dio la fuga del capo Joaquín El Chapo Guzmán.

Pese a estar involucrado en el expediente judicial 16/2001, publicado en abril de aquel año por EL UNIVERSAL, no fue detenido sino hasta septiembre de 2006, cuando el Ejército capturó a Javier Torres Félix, El JT, principal operador de Ismael El Mayo Zambada.

UN NARCODISTRITO ELECTORAL

Quedó libre al poco tiempo y por estas fechas está ilocalizable para la prensa en esta parte sur de Culiacán, donde se ubican las poblaciones de Quilá, Costa Rica y El Salado, las cuales con sus comunidades aledañas componen el distrito 14 electoral a nivel estatal y del que es diputado en el Congreso local el priísta Óscar Félix Ochoa, quien reconoció el año pasado, en entrevista con este diario, ser cuñado de El JT.

En este distrito también se encuentra el poblado del Álamo, donde nació El Mayo Zambada, y la comunidad Loma de Redo, donde el 9 de junio pasado fueron detenidos por el Ejército Celin y Leopoldo Félix Ochoa, hermanos del legislador del PRI quienes, junto a Mellín, tercero del clan familiar capturado en la colonia Lázaro Cárdenas en Culiacán, fueron acusados de portar armas, 18 kilos de cocaína, además de incautarles 28 mil dólares en efectivo junto a cuatro camionetas de modelo reciente. Pocos días después los dos primeros fueron liberados, pero el tercero quedó sujeto a juicio por narcotráfico.

Por esos días se conoció que la “narcocasa” donde se parapetaron los sicarios que dieron muerte el 26 de mayo pasado a siete policías federales, en el número 1100 de Alba Acosta en la colonia Las Vegas, a pocas cuadras de la comandancia de la novena zona militar, fue utilizada en 2003 como casa de campaña por Félix Ochoa cuando fue candidato a diputado federal por el PRI en las elecciones legislativas de aquel año. El legislador se deslindó en entrevista tanto de sus hermanos como de la renta del inmueble.



 

PUBLICIDAD