aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




¿Entonces, por qué hay pobreza?


Lunes 09 de junio de 2008 Ricardo Gómez | El Universal

ricardo.gomez@eluniversal.com.mx

MONTERREY.— De repente, la pregunta entre legisladores quedó en el aire. “¿Entonces por qué en México hay pobreza?”, horas antes de la cena en la que los congresistas degustaron una rica ensalada con queso de cabra, salmón, postres y vinos Casa Madero, en el Parque Fundidora, el corazón de la Sultana del Norte.

Es la edición 47 de la interparlamentaria México-Estados Unidos. Sábado por la noche. Cena de gala. No faltó la música de violines.

Las cuerdas amenizaron el convite magno, único para los ojos, regio, como dicen aquí que se hacen las cosas, sin olvidar el partido de golf del viernes que encabezó el senador Eloy Cantú, el Tiger Woods del Congreso mexicano.

Hasta un exclusivo performance, “el show multimedia del horno”, disfrutaron los legisladores en el Parque Fundidora, un juego de luces que generó a los comensales la sensación de que la vieja caldera ardía, espectáculo privado para los elegidos, con imágenes de cine de época, cuando esa zona funcionaba… Un show para nuestros legisladores que luchan contra la pobreza, vigilados por un amplio cinturón de seguridad que los escoltó de principio a fin.

En medio del incómodo tema plan Mérida, el encuentro buscó aminorar el golpeteo entre congresistas. En la cena privada los oradores principales fueron la diputada Ruth Zavaleta y el senador Christopher Dodd.

Antes, por la tarde, la pregunta sobre la pobreza en México la soltó así, sin más, a bocajarro, el senador republicano Bob Corker, luego de una exposición optimista del TLC realizada por el Tiger Woods Eloy Cantú. Si hay éxito en el TLC entonces por qué hay pobres, se preguntó.

Frente a frente los congresistas trataron de encontrar la respuesta. El perredista Raymundo Cárdenas ofreció el discurso de izquierda: se obedecen dictados de los organismos internacionales, por eso hay pobres.

Los demócratas de Estados Unidos sonreían ante la explicación dada a sus enemigos políticos, al tratar en la mesa de Competitividad el sábado por la tarde.

Una interparlamentaria de cercanía que incluyó comidas, cenas, desayunos, todo para acercar a los vecinos por antonomasia, por refrendar la amistad y los lazos, con 46 capítulos previos que como cada año alimentan la esperanza de mexicanos.

El día de clausura

Las palabras de Zavaleta y la senadora Green se hicieron escuchar. Retumbaron en el amplio salón con el único acuerdo que al parecer ofrece un marcador holgado a la selección mexicana de legisladores: regresaron a sus homólogos a rehacer la tarea, el plan Mérida, la joya de la corona de la estrategia antinarco.

Tarde de calor vivieron ambas delegaciones, mientras Antonio O. Garza, embajador de EU en México, y Arturo Sarukhán, embajador de México en EU,observaban con atención.



PUBLICIDAD