aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Maestros reprobados y de “panzazo”

Más de 46% de los profesores evaluados no obtuvo una calificación aprobatoria de la SEP
Lunes 31 de marzo de 2008 NURIT MARTÍNEZ | El Universal

nurit.martinez@eluniversal.com.mx

En México no sólo los estudiantes reprueban, también los maestros. En los exámenes nacionales para profesores, la Secretaría de Educación Pública (SEP) reprobó a 124 mil 549 maestros (más de 46%) en el último año de la administración de Vicente Fox.

La Auditoría Superior de la Federación también encontró que como resultado de la “política docente” establecida por el ex presidente Fox, en coordinación con Elba Esther Gordillo Morales, presidenta del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), México pagó 194 mil 240 pesos en promedio por cada maestro, en materia de salarios, prestaciones, así como estímulos para la capacitación y formación de los docentes.

Lo cual significa que en 2006, México destinó más de 24 mil 192 millones de pesos al pago de maestros que resultaron reprobados en su desempeño en el aula. Se trata de una cantidad por arriba del presupuesto que se destinará este año a la Universidad Nacional Autónoma de México para proyectos de investigación y formación de una comunidad de 350 mil universitarios.

La cifra —que se proporciona por primera vez— podría incrementarse debido a que en estados como Campeche, Baja California Sur, Morelos, el Distrito Federal y Colima, el costo de cada maestro fue de entre 260 mil y 317 mil pesos, por la diferencias salarial, de prestaciones y recursos en infraestructura y en materiales que se les proporcionan.

De quienes aprobaron los exámenes, base para ascender en el Programa de Carrera Magisterial, 80% lo hizo de “panzazo” al obtener una calificación “suficiente” equivalente a siete, mientras que el grupo de maestros de 10 se redujo a seis de cada cien en educación básica.

El documento de fiscalización señala que son siete los niveles en los que los maestros pueden ser clasificados, de acuerdo con su desempeño: esperado, suficiente alto, suficiente medio, suficiente bajo, insuficiente alto, insuficiente bajo y no dominio.

En 2006 del millón 195 mil 453 docentes registrados en la educación básica sólo 268 mil 849 presentaron los exámenes al final de los cursos de actualización, los cuales son voluntarios. Más de 144 mil maestros aprobaron y el resto, reprobó —124 mil 549.

De los aprobados más de 116 mil maestros obtuvieron calificaciones entre suficiente bajo y suficiente medio, que al traducirlos a número significa siete.

Al respecto, el presidente de la Comisión de Ciencia y Tecnología del Senado, Francisco Javier Castellón Fonseca, señala que la forma en que se ha construido el sistema educativo permite a muchos de estos maestros que reprueban o que tiene bajo desempeño seguir ascendiendo en Carrera Magisterial, debido a que se trata de un programa de estímulo salarial y no uno que mide su desempeño y resultados en el aula.

“También se ha convertido en un programa de estímulo político a incondicionales del sindicato, ya que hay una muestra clara de que el desempeño de los maestros no tiene correspondencia con lo que se les paga”.

El ex secretario de Educación Pública, José Ángel Pescador Osuna, advierte que en este programa está lleno de irregularidades porque a pesar de que los maestros reprueban esos cursos y exámenes, pueden seguir ascendiendo en el programa de estímulos económicos debido a que la evaluación la complementan la puntualidad del profesor, los años de servicio y los puntos que obtienen los estudiantes en los exámenes nacionales. Pero en este último caso los profesores son los que eligen a los mejores estudiantes que participan, en tanto que piden a los estudiantes con retraso que no se presenten.

“Muchos de los errores que cometemos como autoridades, es que creemos que todo lo que se nos ocurre va a dar buen resultado. A veces son decisiones improvisadas o que sólo tienen rentabilidad económica y política”.

En la revisión de los programas de capacitación y formación relacionados con la Carrera Magisterial, la Auditoría también encontró que 46 de cada 100 maestros frente a grupo en las escuelas de preescolar, primaria y secundaria tienen títulos de licenciatura que no son afines a su función docente.

En el último apartado de la evaluación, la Auditoría establece relación entre la inversión que se hace por maestro en cada entidad y los resultados que obtienen sus estudiantes en la prueba de ENLACE, y concluye que no existe relación de la inversión en los insumos y salarios con el aprovechamiento escolar.



PUBLICIDAD