aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




¿Leche dañina?

Aunque para especialistas es factor de sobrepeso infantil la comida ‘chatarra’ y no el lácteo, la Ssa lanzará una guía nutricional de líquidos que recomendará retirar el consumo de leche entera a niños mayores de 2 años
Sábado 23 de febrero de 2008 RUTH RODRÍGUEZ | El Universal

ruth.rodriguez@eluniversal.com.mx

Es tal la gravedad de la obesidad y sobrepeso infantil en nuestro país, que la Secretaría de Salud (Ssa) anunciará, al inicio de esta semana, las Guías Nutricionales de Líquidos, donde recomendará a los padres de familia y maestros, que un niño a partir de los dos años de edad, ya no necesitará tomar leche entera.

Además, definirá la importancia de los jugos como aporte energético, que también tendrán sus recomendaciones para su consumo y evitar excesos que generen más obesidad infantil.

Se estima que en nuestro país, 1.4 millones de escolares, entre los cinco y los 11 años de edad,ya tienen sobrepeso y obesidad, lo cual es preocupante debido a que en un alto porcentaje de este grupo, el problema persiste hasta la etapa adulta.

Mauricio Hernández, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, explica que la leche que predomina en el mercado nacional contiene altos niveles de grasa que provoca importantes aportes calóricos en el menor, que de por sí, está consumiendo productos con elevados contenidos de grasa.

Por ello, adelanta, la recomendación a los padres de familia será que sus hijos, a partir de los dos años de edad, consuman leche baja en grasa, aunque reconoce que es una preocupación de los nutriólogos la baja oferta de leche de este tipo, pues asegura que una leche entera genera más calorías que una leche semidescremada.

“Estamos hablando de 240 calorías, en 100 mililitros de leche entera, frente a 180 calorías de una leche semidescremada”, expone.

Sin embargo, especialistas del IMSS y de la Secretaría de Salud aclaran que la obesidad que presenta 26% de la población infantil no sólo depende de la leche, sino también de los estilos de vida que menores tienen en sus casas, al comer productos con altos contenidos de carbohidratos y nula actividad física, por lo que recomiendan que los niños sigan tomando leche y dejen a un lado la comida “chatarra”.

Incluso, advierten que lo recomendable sería regular toda la industria de alimentos llamados “chatarra” para evitar que lleguen a los niños tan fácilmente.

Aunque aclaran que este problema es originado por la falta de una educación alimentaria en los hogares mexicanos.

La leche no es el problema, advierte José Luis Cruz, jefe de la División de Neonatología del Hospital de la Mujer, ya que este es un apoyo nutricional en el desarrollo de los niños.

Incluso, en menores con sobrepeso, se recomienda el consumo del tipo de leche semidescremada para evitar que el niño consuma más grasas, afirma el especialista.

José Luis Cruz indica que el alimento perfecto para los bebés es la leche materna, la cual genera menos cólicos al bebé y le da protección inmunológica para diferentes enfermedades, entre otras bondades, que no trae ninguna fórmula láctea.

En los primeros años de vida de un bebé, la leche, ya sea del seno materno o de fórmula, es 100% de su alimento. Al cumplir casi un año, el panorama cambia, pues pasará a ocupar sólo 10%, pues 90% lo conformará la dieta sólida de alimentos.

A los dos años de edad, explica el especialista, la leche entera se convierte en un apoyo de los diversos alimentos que consume al día como es la carne y las verduras. Además de los derivados de la leche como son los quesos y el yogur.

Las sugerencias de los especialistas

Los nutriológos recomiendan el consumo de uno a dos vasos de leche por día, dependiendo de la alimentación que tenga el niño. Pero advierten que ésta no debe ser consumida por menores de un año, ya que la leche entera puede provocar problemas en la flora intestinal y gástricos en el bebé, además de pérdida de hierro y microhemorragias en el intestino.

Para el especialista, entre 80% y 90% de los niños mexicanos si consumen leche, pero conforme avanzan de edad, dejan de hacerlo.

El panorama actual, reconoce Mauricio Hernández, subsecretario de Salud, es que los menores consumen más refrescos que leche.

Incluso, un estudio del Instituto Nacional de Ciencias Médicias y Nutrición “Salvador Zubirán”, confirma esta realidad:

Las familias indígenas invierten 9.7 pesos para leche, mientras que para refrescos gasta 20.7 pesos a la semana. Mientras que los hogares rurales esta cifra es parecida porque para leche invierten 28 .7 pesos y para refrescos 30.50 pesos.

En donde se invierte esta situación es en los hogares urbanos que gastan más en leche, 44.4 pesos a la semana, que en refrescos, 32.2 pesos.

El jefe de la División de Neonatología del Hospital de la Mujer de la Ssa, José Luis Cruz, recomienda a los padres de familia a no sustituir la ingesta de leche por refresco, sobre todo los que contienen fosforados como son la Coca Cola y la Pepsi Cola) ya que altera el metabolismo de los menores.

Asegura que la mayoría de los niños consume por lo menos un vaso de leche al día, y lo recomendable es de 150 a 300 mililítros de leche por escolar al día, Incluso, comenta que en zonas indígenas, donde las madres tienen problemas para amamantar, les dan a sus hijos leche de cabra.

Afirma que el consumo de leche en los niños es complementaria a su ingesta diaria de alimentos, pero que tampoco se debe abusar de la misma, ya que al tomar leche en cantidades grandes se corre el riesgo de tener problemas de intolerancia a la misma.

Para Guillermo Meléndez, consultor en Nutrición y Metabolisno para la Fundación Mexicana para la Salud, las Encuestas Nacionales de Ingreso y Gasto del INEGI, demuestran que las familias compran menos leche que hace 15 años.

“Pero, no hay forma de saber si los niños están consumiendo o no más leche”, aclara el investigador, quien asegura que el lácteo no sólo ofrece un aporte energético, que da proteínas, sino también ofrece vitaminas y calcio para la formación de huesos.

Por ello, en el crecimiento del niño es importante el consumo de leche porque es cuando más se fija el calcio en sus huesos, lo que evitará problemas de osteoporosis en la edad adulta, afirma el consultor.



PUBLICIDAD