aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




España condecora a Amalia Solórzano


Miércoles 21 de noviembre de 2007 Jorge Ramos | El Universal

jorge.ramos@eluniversal.com.mx

La secretaria de Estado para Iberoamérica del gobierno español, Trinidad Jiménez, entregó anoche la Gran Cruz de la Orden de Carlos III a Amalia Solórzano, viuda del ex presidente mexicano Lázaro Cárdenas (1934-1940), por su papel en la acogida de miles de exiliados españoles huidos a México durante la Guerra Civil.

Jiménez agradeció a Amalia Solórzano todo lo realizado en pro de los españoles víctimas del exilio, durante el mandato del ex presidente Lázaro Cárdenas del Río.

Por ello es que se le otorgó la condecoración, creada en 1771 y considerada la de más valor entregada a ciudadanos españoles y a extranjeros en casos excepcionales “por su virtud y mérito” por su labor a favor de la nación ibérica.

Doña Amalia Solórzano, de 95 años de edad, quien acudió acompañada de su hijo Cuauhtémoc Cárdenas, escuchó emocionada las palabras de Jiménez.

Cárdenas Solórzano, con voz quebrada, dijo en su intervención que el exilio español fue “una desgracia que se convirtió en fortuna”.

“La relación estrecha, solidaria, fraterna con España, se sabe bien, comenzó para Amalia y para Lázaro con la España republicana, con la segunda república, se mantuvo con el gobierno legitimado por el voto ciudadano y por el apego a la institucionalidad constitucional, y la reanudó ella, pues él no lo vio ya, cuando España recuperó sus ibertades”, indicó.

En la ceremonia, celebrada en la residencia del embajador de España en México, Carmelo Angulo, estuvieron el empresario Carlos Slim, el político Manuel Camacho Solís, el gobernador de Michoacán, Lázaro Cárdenas Batel y su próximo sucesor, Leonel Godoy Rangel, el ex director de la Facultad de Ingeniería de la UNAM, Gerardo Ferrando Bravo, y el actual de la Facultad de Derecho, Fernando Serrano Migallón.

Zanjado, conflicto con Chávez

La secretaria de Estado para Iberoamérica del gobierno español consideró zanjado el incidente entre el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, y el rey de España, Juan Carlos, durante la pasada Cumbre Iberoamericana.

“España decidió no responder a este tipo de declaraciones. Cuando se produce un incidente verbal es mejor que ese incidente se quede en lo que fue, un incidente verbal”, expuso en conferencia de prensa.

La diplomacia juega en la discreción, el respeto y la prudencia, “sobre todo teniendo en cuenta el conjunto de intereses que une a ambos países”.



PUBLICIDAD