aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Solicitan que México corrija tratado sobre discapacitados


Lunes 29 de octubre de 2007 Natalia Gómez | El Universal

natalia.gomez@eluniversal.com.mx

A pesar de que México ratificó en septiembre pasado la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y su protocolo facultativo, en el mismo documento se hacen reservas que son todavía producto de la cultura proteccionista y compasiva, problema sociocultural muy arraigado en México.

Raquel Jelinek, presidenta de Inclusión Interamericana, organización defensora de los derechos humanos de las personas con discapacidad, así como su inclusión total a la sociedad, denuncia lo anterior y solicita por ello que antes de que el instrumento internacional sea depositado en la ONU se corrija la “declaración interpretativa” en la cual México refleja un retroceso más que un avance en el tema.

¿Qué tendría que hacer México para limpiar esto?, se pregunta Jelinek, quien representa a las asociaciones nacionales de familias de 23 países, e inmediatamente se contesta Jelinek:

“Estamos exigiendo que la ratificación sea plena, que se apegue al artículo 12 de la Convención, que no le metan candado eliminando la declaración interpretativa antes de depositar el instrumento en la ONU. El Senado de la República puede corregir este error a través de una fe de erratas en la publicación del Diario Oficial de la Federación”.

El pasado 27 de septiembre de 2007 el Senado de la República ratificó de manera unánime, con 78 votos a favor, la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad de la ONU y su protocolo facultativo, tratado internacional que, al ser firmado por el Poder Ejecutivo Federal, adquiere el rango de ley suprema y garantiza los derechos de las personas con discapacidad.

No obstante que México promovió esta Convención en la ONU en 2001 y que fue recibida con beneplácito por distintos grupos sociales representativos de la discapacidad, dice Jelinek, México la ratifica con una reserva en el artículo 12 en su segundo párrafo, bajo la forma de una Declaración Interpretativa.

En apariencia no existe ningún problema en esta Declaración Interpretativa, pero a ojos de los especialistas violenta lo que pretende la Convención, pues pone en entredicho el derecho de las personas con discapacidad para autorepresentarse, ser escuchados y comprendidos.

“México, además de utilizar un lenguaje peyorativo, cuestiona la Convención al decir que si hubiera una ley que proteja mejor a la persona, ésta será aplicable en vez de tomar en cuenta la Convención; eso le quita fuerza, peso y sentido”, dijo.



PUBLICIDAD