aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




México cancelará pacto con tabacaleras

El pasado 1 de julio, en la ciudad de Bangkok, Tailandia, una delegación del gobierno mexicano realizó el anuncio de que el gobierno del presidente Felipe Calderón Hinojosa había decidido cancelar de manera “definitiva e irrevocable” el convenio que la administración de su antecesorhabía signado en 2004 con la industria tabacalera
Martes 10 de julio de 2007 Redacción | El Universal

México anunció a la Organización Mundial de la Salud (OMS) que no realizará con la industria tabacalera ningún convenio como el que firmó la anterior administración encabezada por Vicente Fox Quesada, por medio del cual el gobierno recibía un peso por cada cajetilla de cigarros que se vendiera en el país.

El pasado 1 de julio, en la ciudad de Bangkok, Tailandia, una delegación del gobierno mexicano realizó el anuncio de que el gobierno del presidente Felipe Calderón Hinojosa había decidido cancelar de manera “definitiva e irrevocable” el convenio que la administración de su antecesorhabía signado en 2004 con la industria tabacalera.

En 2004, la Secretaría de Salud (Ssa) firmó un acuerdo con la industria tabacalera para que aportara al Fondo de Protección contra Gastos Catastróficos, del Seguro Popular, un peso por cada cajetilla vendida en el país, con una vigencia hasta diciembre de 2006.

Para expertos y defensores en la lucha contra el tabaco, el acuerdo que firmó el gobierno mexicano con la industria tabacalera se oponía al Convenio Marco para el Control del Tabaco (CMCT), de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que específicamente prohíbe la interferencia y la participación de las cigarreras.

Compromiso nacional

El reporte de México en cuanto a su nueva postura y los avances logrados en el cumplimiento del Convenio Marco para el Control del Tabaco se realizó durante la segunda reunión de la Conferencia de las Partes, de la Organización Mundial de la Salud.

En dicho encuentro la OMS reúne a todos aquellos países que han firmado dicho convenio, primer tratado internacional de esta índole, con el propósito de analizar, evaluar y verificar los alcances obtenidos por cada país en su instrumentación y ratificar un compromiso global para poder enfrentar la epidemia que en México es causa de la muerte de un ser humano cada 10 minutos.

La delegación mexicana fue encabezada por Eduardo Jaramillo, funcionario de la Comisión Federal de Protección de Riesgos Sanitarios (Cofepris) de la Secretaría de Salud, quien informó ante el pleno de la reunión que el nuevo gobierno mexicano procedió a cancelar en todos sus términos, y de manera definitiva e irrevocable, el convenio que había suscrito con la industria tabacalera en 2004.

Aseguró que con esta decisión, la posición de México da un completo giro en este tema y busca retomar su liderazgo en el contexto internacional de la salud pública y pretende dar fin a la polémica desde entonces desatada por dicho acuerdo.

Negociación del convenio

La negociación con las tabacaleras se dio durante la gestión del entonces secretario de Salud Julio Frenk y el entonces comisionado de Cofepris Ernesto Enríquez, hoy secretario de Finanzas del PRI.

En su posicionamiento, México manifestó su deseo de desarrollar una política coherente en esta materia, anteponiendo el valor de la salud de la población a otros intereses y señaló su disposición para acelerar de manera “firme, libre y decidida” los términos del convenio marco en todas y cada una de sus partes.

Durante su intervención, la delegación mexicana se comprometió a trabajar para lograr la instrumentación inmediata de ambientes libres de humo y poder avanzar en el desarrollo de un protocolo mundial relacionado con el contrabando lícito e ilícito de cigarros y reiteró su convicción para avanzar en la reducción del consumo de tabaco, y de manera particular en la disminución de la oferta y la demanda, con el desarrollo de políticas públicas afines.

A lo largo toda la semana pasada las diferentes delegaciones de los países analizaron las políticas instrumentadas en cada país en materia fiscal, de prohibición de la promoción y publicidad, de ambientes libres de humo, de empaquetado y etiquetado, de promoción de la salud, de acceso a tratamiento y financiamiento.

Cabe señalar que en esta nueva reunión, la defenestración del Cenicero Sucio recayó en Paraguay, país latinoamericano que ha sido señalado por su aportación al contrabando de cigarros y nula aplicación de dicho convenio marco.

Paraguay tomó el lugar que dejó vacante México, pues el año pasado recibió el antigalardón del Cenicero Sucio, luego de la polémica desatada por la firma del convenio con las tabacaleras.



PUBLICIDAD