aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Islas Marías,un penal que se resiste a morir

Fuera del mito que por años acompañó a esta prisión y tras el intento de desaparecerla por incosteable, hoy está en un plan de reactivación. Enviarán a más reos de baja peligrosidad, señalan
Domingo 08 de julio de 2007 FRANCISCO GÓMEZ | El Universal

Única isla de todo el continente usada como cárcel, la colonia penal de islas Marías se resiste a dejar de existir. De este archipiélago del Pacífico mexicano y con más de un siglo funcionando como prisión se han escrito novelas o filmado historias de miedo, represión y castigo. Se proyectó su cierre o convertirla en un lugar de diversión para niños. Nada de eso pasará, porque hay un plan para reactivar las “cuerdas” (traslado de presos) y enviar ahí a 4 mil reos más de todo el país en este sexenio.

La directora del Órgano Desconcentrado de Prevención y Readaptación Social de la Secretaría de Seguridad Pública federal (SSP), Celina Oceguera Parra, explica que en Islas Marías se tiene ya un proyecto autorizado para reactivar la colonia penal. “y estamos en este momento dando los últimos toques al modelo que vamos a seguir en esta reactivación. Es un plan maestro y se va a aplicar a lo largo de toda esta administración”, asegura.

Situada a 120 kilómetros de San Blas, Nayarit, en la colonia penal hay actualmente una población de mil reos y 250 familias. “Pero queremos que la población de internos llegue hasta 5 mil con este programa y también que aumente el número de familias”, dice la responsable de los penales federales y quien menciona que con ello se podrán despresurizar en algo las prisiones del país.

Sólo para primodelincuentes

Destinada la llamada Isla María Madre a operar desde el 12 de mayo de 1905 como colonia penitenciaria y a que se enviara ahí a los criminales más peligrosos, en la actualidad no existe posibilidad de que algún reo de estas características sea admitido dentro de este programa de reactivación del penal. Oceguera Parra define que “es otro el perfil y otra la vocación del penal, de tal forma que en Islas Marías sólo estarán internos de baja peligrosidad, primodelincuentes”. De hecho, a finales de los años 50 del siglo pasado se dejó de enviar a reos peligrosos y hasta a los disidentes o críticos al gobierno que eran detenidos y encarcelados, y se envió a presos de baja peligrosidad que incluso pueden convivir con sus familias. Aunque en 2002 se proyectó cancelar este modelo de prisión por incosteable, Oceguera Parra aclara: “Para esta administración el plan y la idea que se tienen es muy clara y va en el sentido de reactivar esta colonia penal”.

Las condiciones en que viven los colonos, el que puedan convivir con sus familias y el hecho de que puedan integrarse a verdaderas actividades productivas y laborales, de capacitación y educativas, son las bases para lograr la readaptación social y eso se está llevando a cabo en las Islas Marías, dice la también directora de los tres penales de máxima seguridad del estado de México, Jalisco y Tamaulipas. La historia terrible de las Islas Marías es ya sólo un mito para la funcionaria y por ello hasta se hará una campaña de promoción para que presos de baja peligrosidad acepten ser trasladados allá. “Vamos hacer promoción entre los internos para que en sus cárceles conozcan las condiciones de la colonia penal y se convenzan que es mejor purgar su sentencia en un ambiente de libertad, como en el que se vive en esa comunidad”, dice durante la entrevista efectuada en el Instituto Nacional de Ciencias Penales (Inacipe). Divida en 10 campamentos dentro de la Isla María Madre, cuya extensión es de 14 mil hectáreas, la población de prisioneros y que ahí se les llama “colonos” irá aumentando gradualmente.

“No llegarán de un día para otro los 4 mil nuevos internos, se trata de que cuando ellos lleguen ya se cuente con las instalaciones suficientes y operen los programas de trabajo proyectados, a fin de que de inmediato puedan integrarse a la vida de las Islas Marías”, indica la funcionaria tras su participación en la Reunión sobre Prevención de Conductas Infractoras de Menores de Edad organizada por el Inacipe.

Las que en algún día fueron las temidas “cuerdas” hacia la colonia penal y que no eran otra cosa que el traslado de prisioneros hacia el archipiélago, el cual fue descubierto en 1532 por los conquistadores españoles, espera ya el próximo arribo del primer contingente de reos provenientes de diversas cárceles del país. Justamente, revela Oceguera, estamos por poner en marcha la primera etapa del programa de reactivación, y ya tenemos casi lista la primera remesa de presos para este programa.

Sin conocerse aún el presupuesto que se destinará a este plan, se prevé la contratación y capacitación de más personal para atender y vigilar a los nuevos internos de esta colonia penal. Además, se construirán viviendas e instalaciones para atender a las familias de quienes puedan y quieran que viajen con ellos.

Hay ya un presupuesto perfectamente definido, con el cual se irán habilitando viviendas, contratando plantillas de personal adecuado, capacitado y profesional para la vigilancia y custodia en la prisión. Las Islas Marías no es una cárcel infalible como lo demuestra la fuga de 73 convictos en los últimos 27 años, pero puede ser ejemplo del trabajo.



PUBLICIDAD