aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Zhenli Ye Gon: compras de lujo, pagos en efectivo


Lunes 09 de abril de 2007 Cristina Salmerón | El Universal

A la hora de comprar sus automóviles Mercedes Benz no se tomaba la molestia de usar una tarjeta de crédito o hacer un cheque: cargaba en un portafolios -custodiado por un hombre- miles de dólares en efectivo. Aun así, cuando adquirió su mansión de Las Lomas se dio el lujo de regatear al ex senador Germán Corona del Rosal entre 5 mil y 10 mil billetes verdes.

Cauteloso y discreto para algunas transacciones, resultaba excéntrico en otras, como por ejemplo a la hora de adquirir automóviles.

El presunto narcotraficante fue cliente distinguido en las concesionarias Mercedes Benz de Polanco y Santa Fe; sus asiduas compras le daban la confianza de llegar a las sucursales pidiendo ser atendido por el gerente en persona.

De acuerdo con la información de un vendedor de autos que tuvo trato directo con él, en junio del año pasado Zhenli Ye Gon (Shanghai, China, 1963) pidió un Mercedes S 500 blindado que no encontró, porque para ese tipo de carros es necesario hacer un pedido especial con anticipación. Pero no se fue con las manos vacías: a cambio pidió una camioneta GL 450 equipada color dorado con interiores beige, que vio en el área de exhibición, que apartó con un anticipo de 20 mil dólares al contado.

De acuerdo con el vendedor de autos contactado, en estas concesionarias no es tan raro que las personas paguen en efectivo, pues admite que en promedio un cliente por mes realiza la transacción de esta forma. Lo extraño de Ye Gon era su actitud, "se notaba que algo le apresuraba, tanto en la compra como en la entrega. Por lo regular a los clientes les interesa saber las ventajas del auto, pero a él no. No quiso que le explicásemos. Un mes después (julio 2006), cuando se le entregó la camioneta, nos dio el restante del costo total de 86 mil 100 dólares, también en efectivo".

Para noviembre de ese mismo año volvió a la misma sucursal solicitando un Maybach blindado. Sólo tenían en ese momento un auto así, pero con blindaje nivel siete, que le pareció muy pesado. Compró, en lo que llegaba otro más liviano, un Mercedes clase ´S´ con valor de 215 mil dólares. Fiel a su estilo personal de hacer negocios, volvió a pagar en cash.

Para la compra de los vehículos nunca dio la dirección de la mansión de Las Lomas, donde la SIEDO encontró los 205.6 millones de dólares, sino un inmueble más austero en la calle de Morelos 24, colonia Centro.

El palacio del dragón

La casa de Sierra Madre 515 antes de ser el almacén del mayor decomiso de dinero en el mundo, fue una residencia más de la colonia Lomas de Chapultepec.

Este inmueble perteneció al ex senador Germán Corona del Rosal, quien dio algunos detalles a EL UNIVERSAL sobre su entonces hogar y su breve trato con Ye Gon. "Esa casa no era como está ahora. Decidí poner un letrero de venta porque mis cuatro hijas ya se habían casado y vivía solo con mi esposa. La vivienda tenía varias recámaras que no usábamos y ya era una casa antigua, pues había sido edificada en 1930, y requería de una gran inversión para su mantenimiento. Durante dos años estuvo el anuncio y sólo un par de personas se acercaron a preguntar por ella".

"Ya luego, una vendedora de bienes raíces me dijo que tenía un cliente interesado en mi propiedad (el cual resultó ser Zhenli Ye Gon); platicando con él llegamos a un acuerdo, y aunque ya estaba fijada la cantidad, ¡el señor aún me regateó como 5 ó 10 mil dólares! Creo que esa era una muletita para no dar a conocer todos los millones que tenía", explicó el también hermano de Alfonso Corona del Rosal, ex regente capitalino.

"Después de saber sobre esto (el decomiso de los 205.6 millones de dólares) me pareció rarísimo. Nunca lo imaginé. Cuando me presentó a su señora, ella nos invitaba a comer porque sus padres tenían un restaurante de comida china (Hong King, Dolores 15, centro histórico). Según supe, era una familia honorable. Él se veía una persona seria, muy bien vestido, que hablaba perfectamente el español. Ni por aquí me pasó la idea de que se dedicara a algo así. Cuando llegamos al acuerdo hasta se tomó un tequilita conmigo, firmó los papeles ante el notario Ignacio Morales Lechuga (procurador general de la República en la época salinista), a quien propuso él -aclaró el entrevistado-, y eso fue todo".

Esta compra-venta fue hace cuatro años y no es la misma casa que aparece en las fotografías, asegura Corona del Rosal. "La tiró y la volvió a hacer, ¡pero con gran lujo! Una vez le pregunté: ´¿Usted a qué se dedica?´; él me respondió: ´Tengo un laboratorio de productos médicos´, y pues no me mintió, ¿verdad?".

Familia Ye Gon Marx

Presuntos cómplices, involucrados muy probablemente sin culpa, resultaron ser los familiares de Ye Gon, a quienes el año chino del Cerdo (periodo presagiado para la abundancia) les funcionó a la inversa.

El hoy prófugo llegó a nuestro país a mediados de los 90; se casó con Tamoiyi Marx Yu. Juntos tuvieron dos hijos que hasta un día antes del decomiso asistían al Colegio Irlandés, que es dirigido por la congregación de los Legionarios de Cristo.

Su primer hogar fue una casa de la colonia Anzures. El 10 de marzo de 2003 Ye Gon cerró el trámite para obtener la residencia de Sierra Madre casi esquina con Montes Himalaya.

Tamoiyi Marx permanece hasta ahora en arraigo y en espera de la resolución del caso. De sus hijos no se ha querido dar información, pues la PGR prefiere reservar datos por cuestión de seguridad y sobre todo por tratarse de menores.

Gente del Colegio Irlandés, que en alguna ocasión tuvo trato con Tamoiyi Marx y con su esposo, comentó que eran un matrimonio muy reservado. "Yiyi -como la llamaban- casi no hablaba español, siempre amable, buena gente. Ambos asistían sólo a los eventos que había que ir, pero no intimaban; de hecho, para la mayoría pasaban inadvertidos".

Con la que aseguran haber tenido mayor roce fue con Tamoiyi. "El padre (Zhenli Ye Gon) casi no se aparecía, a la que siempre vimos en los asuntos escolares fue a Yiyi. De ella sabíamos que su papá había sido embajador de China en México y que tenían un restaurante en el barrio chino", mencionó la fuente que pidió no reveláramos su nombre.

En dicho local gourmet, fundado en 1963 -como se especifica en las puertas de entrada-, el personal se muestra renuente a dar información. Se limitan a decir que, en efecto, el Hong King es propiedad de la familia Marx Yu.

"¿Religión? No sé cuál practicaban -dice un entrevistado-, me imagino que católica, pues participaban en todos los eventos de la escuela como en la Rosa rio Viviente, a la cual los niños no faltaban".



PUBLICIDAD