aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Una ´lluvia´ de huevos con un blanco errado


Domingo 24 de septiembre de 2006 Sergio Javier Jiménez | El Universal

TORREÓN, Coah.- Felipe Calderón Hinojosa reclinó el cuerpo hacia delante, y alcanzó a ver a los perredistas que ya lo esperaban sobre el camellón de la avenida; su camioneta era escoltada por otras dos Suburban, delante y atrás, que le abrieron paso. De pronto, comenzó la lluvia de huevos que un par de mujeres fúricas lanzaban contra el panista.

Ninguno dio en el blanco, los huevos se estrellaron contra el suelo sin alcanzar su objetivo: la unidad del panista o al político mismo, el cual fue protegido por un par de camionetas van de vidrios polarizados, repletas de elementos de la PFP, que actuaron como escudos.

Desde la noche anterior, los perredistas, encabezados por Raúl Sifuentes y Esperanza Rodríguez, ex regidora, habían anunciado que "tendrían actividades" este sábado, cuando Calderón viajara a la ciudad para matar dos pájaros de un tiro, convertirse en padrino de una niña, hija del senador Guillermo Anaya -su ex coordinador de campaña en la localidad y hoy su compadre- y reunirse con una representación del panismo en el estado.

En punto de las 10 horas llegó Calderón al club ubicado en Paseo de la Rosita, local que fue resguardado desde el viernes por la noche con vallas que fueron colocadas por el Estado Mayor Presidencial (EMP).

Calderón llegó a bordo del jet TP-06 de la Presidencia de la República, que permaneció hasta la tarde en el aeropuerto para llevarlo después a Monterrey.

Esta visita fue muy distinta a la anterior, el pasado 16 de junio, cuando Calderón se reunió con sus seguidores para ver el partido de la Selección Mexicana de futbol contra Angola, cuando estaba en campaña.

En aquella ocasión hubo porras, euforia, gritos inacabados de gol, que Calderón compartió con Adrián Chávez, ex futbolista profesional; con Virginia Tovar, la primera mujer árbitro en el futbol profesional y por el torero Jorge de Jesús El Glison.

Ayer hubo gritos, pero de protesta, que un grupo de unos 30 perredistas lanzaron contra Calderón.

Los manifestantes, mujeres en su mayoría, sacaron de entre sus bolsas varias cartulinas y marcadores para hacer de manera veloz varios letreros que mostraron a la llegada de Calderón en los que se leía: "El que no está con el pueblo, está contra el pueblo"; "Obrador presidente", "Fox traidor a la democracia", "Sufragio efectivo, no imposición" y "Voto por voto, casilla por casilla".

Una de las mujeres sacó, además, un cartón de huevos y comenzó a lanzarlos contra el convoy de Calderón, quien se aprestaba a estacionarse para que descendiera el presidente electo. Rápido, protegido por sus escoltas y por un par de camionetas que se estacionaron frente a los manifestantes, Calderón ingresó al salón.

Al final del evento, pero ya sin huevos que lanzar, los perredistas siguieron con su protesta y todavía corrieron unos pasos a un costado del vehículo de Calderón, quien salió de prisa para prepararse e ir al bautizo donde sería padrino, en la iglesia de San Pedro Apóstol, donde se convertiría en el padrino de María Teresa Anaya, hija del senador, Guillermo Anaya, quien perdiera a uno de sus pequeños hijos precisamente durante el periodo de la campaña presidencial, en un accidente.



PUBLICIDAD