aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Alertan que va en aumento el maltrato contra ancianos

Están siendo sujetos a golpes, insultos y discriminación, señalan especialistas
Viernes 09 de junio de 2006 Ruth Rodríguez | El Universal

El maltrato al anciano es un problema de salud pública, que cada vez se incrementa en México, alertaron especialistas, quienes afirmaron que esta población está siendo sujeta a golpes, insultos, discriminación, así como a violencia emocional y sicológica.

¡Sólo le di un empujoncito!, ¡lo tuve que amarrar porque no quería tomarse las medicinas! ¡Si la trato como si fuera una niña!, son entre otros, los diferentes tipos de maltrato y violencia que los adultos mayores están recibiendo principalmente en su entorno familiar.

En México, hay casi 9 millones de adultos mayores, de acuerdo con cifras oficiales.

Miguel Gutiérrez, jefe de la Clínica de Geriatría del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán de la Secretaría de Salud, precisó que son los familiares y las propias instituciones donde provienen la mayoría de los casos de maltrato. Explicó que las mujeres son más susceptibles a la violencia intrafamiliar que los hombres. Sin embargo, este problema no respeta clases sociales.

Pero en ambos casos, dijo que la vulnerabilidad de esta población está determinada por una situación de dependencia: una enfermedad mental o la discapacidad física que no permite la movilidad del adulto mayor.

"Éstos son algunos de los factores que pueden conducir al maltrato, ya sea por negligencia o abandono", agregó el especialista.

Tan sólo en el Distrito Federal, 5% de los adultos mayores han reportado ser víctimas de alguna forma de abuso o maltrato, y uno de cada 100, de violencia física, externó Ana Gamble Sánchez-Gavito, coordinadora de Gerontología y Geriatría de la Secretaría de Salud del gobierno capitalino.

A nivel nacional, no existen cifras, pero este último dato puede ser la "punta del iceberg", que refleja que existe una problemática de salud que se ha venido enmascarando, afirmó la funcionaria.

En vísperas de celebrarse el Día Mundial contra el Abuso y Maltrato al Anciano, que se llevará a cabo el próximo 15 de junio, Sara Gloria Aguilar Navarro, representante de la Red Internacional de Prevención del Abuso y Maltrato a la Vejez (Inpea), dijo que es necesario combatir el estigma y eliminar los estereotipos negativos que hay en torno a la vejez.

Por ejemplo, agregó, en muchos de los casos, el anciano percibe el maltrato como algo normal que se merece. De ahí, que piense que si quiere tener medicinas y atención médica, se las tiene que ganar.

Esta situación, de acuerdo con la especialista, provoca que el adulto mayor muestre agresividad, problemas de conducta y que empeore su estado de salud, lo que no le permite buscar ayuda y defenderse.

En el caso de las unidades médicas, comentó que algunos prestadores de salud piensan que la vejez es sinónimo de que el anciano estará molestando y queriendo demandar más servicios. Aunque esta mentalidad, aclaró, ha ido cambiando en beneficio del adulto mayor.

Consideró que hay muchos mitos en torno a la senectud, por ejemplo, "el ser viejo no significa ser dependiente, estar enfermo o estar desvariando".

La especialista lamentó que sean en las unidades médicas donde menos se reconoce que existe un maltrato al adulto mayor.

De ahí, añadió el jefe de la Clínica de Geriatría del Instituto de Nutrición, que se han comenzado a impartir cursos de capacitación para los prestadores de servicios médicos.

Incluso, la coordinadora de Gerontología y Geriatría de la Secretaría de Salud del Distrito Federal adelantó que, en breve, el personal de salud contará con una guía para identificar si el paciente adulto mayor está presentando maltratos o abusos en su entorno familiar.

Reconoció que los ancianos no denuncian que son víctimas de maltratos porque no encuentran en las instituciones respuestas a sus problemas.

Sobre las pensiones que el gobierno capitalino otorga a los adultos mayores, la funcionaria resaltó que son pocos los casos registrados que este apoyo económico tenga un mal uso por parte de los familiares.

Por lo general, dijo, este apoyo le ha servido al anciano para sentirse de nueva cuenta independiente económicamente y ser revalorado en su familia.



PUBLICIDAD