aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Absenta: tras las hadas verdes

El licor de yerbas, de 50 y 70 grados, se pone de moda entre jóvenes que gustan de bebidas fuertes. Está hecha a base de ajenjo y quema, corta la respiración y ´acelera´. A Van Gogh, dicen, le dio valor para cortarse la oreja, pero nadie sabe si vio seres fantásticos
Domingo 19 de febrero de 2006 SONYA VALENCIA | El Universal

"En Suiza probé un licor de yerbas hecho con ajenjo y anís (absenta). Tomé dos tragos y me puse una borrachera impresionante. Haz de cuenta que me había tomado dos botellas de Bacardí".

Confiesa Mayte, una joven de 18 años, quien acaba de terminar sus estudios de bachillerato en un internado suizo.

En México, las bebidas fuertes están de moda, hombres y mujeres, principalmente adolescentes, buscan el efecto inmediato que les dan los licores de yerbas para agarrar ambiente y "reventarse".

"Con estos aguardientes la borrachera te viene de golpe. Sin darte cuenta pasas de estar perfecto a sentirte eufórico, no puedes parar; pero después te da un bajón y tu noche termina en el baño vomitando. Te sientes del "nabo", eso nos pasó a varios amigos y a mí hace algunos meses en Barcelona, España", interviene Luis, quien durante su viaje a Europa tomó absenta y jaggermeister, otro licor de origen alemán y también elaborado con yerbas.

Ahora es Pamela, una chica de origen español, quien dice: "Mi novio y yo compramos un par de botellas en Ibiza. La marca que adquirimos fue Absenta Túnel y la hacen en Mallorca, tiene 70º, es una locura de fuerte. La probamos sin ver los grados y casi nos quedamos sin respiración, te quema todo".

¿Creatividad?

Popular por la película Moulin Rouge, donde los protagonistas aparecen bebiéndolo, se sabe que la absenta o licor de ajenjo, que también se conoce como "hada verde" (existe el mito de que cuando se toma en exceso aparece una pequeña mujer de color verde brillante), es una bebida muy antigua.

Cuentan que los artistas y bohemios del siglo XIX y hasta principios del XX la bebían. Rimbaud, Ernest Hemmingway, Verlaine, Van Gogh, Baudelaire, Lautrec, Manet, Victor Hugo, Oscar Wilde defendían su consumo alegando que el licor estimulaba su creatividad. Unos aseguran que Oscar Wilde decía que "después del primer vaso ves las cosas como te gustaría que fueran, tras el segundo las ves como no son en la realidad, y al tercero las ves tal como son, y eso es lo peor de todo".

El doctor Gonzalo Alemán Cruz, especialista en siquiatría, asegura que este licor fue prohibido en el mercado europeo y estadounidense (en la actualidad se vende sin restricciones en República Checa, Inglaterra, España, Portugal y Suiza), al parecer por los extraños comportamientos de sus consumidores: "Cuentan que la absenta dio el coraje necesario a Hemingway para torear y ayudó a Van Gogh en su decisión de cortarse la oreja".

En Suiza, país que lo inventó y donde fue prohibido durante un siglo, el 1 de marzo de 2005 volvió a los bares y a los lugares públicos porque la Cámara Alta Suiza y el Consejo de Estado reconocieron que no había ningún motivo para mantener su prohibición por más tiempo, porque en la actualidad ya no contiene tanto ajenjo como antes, de hecho hay marcas con mayor contenido de anís, lo cual lo suaviza.

"En abril del año pasado estuve en Suiza y la tomé en un bar. Creo que es mucho mejor que ahora sea legal porque de todas maneras se consumía, pero de una manera muy loca, hasta ahogarse", comenta Juan Enrique, quien asegura que en México, donde sólo se vende en el bar Pata Negra a 90 pesos la copa, lo probó una vez en casa de un amigo que acababa de regresar de España. "Me tomé un trago y con eso tuve más que suficiente porque me la combinaron con Red Bull y me aceleró muchísimo, no lo recomiendo".

Males

Pero ¿qué es la absenta?

Luis Carlos, quien a raíz de que la probó por primera vez, cuando era un adolescente de 17 años (ahora tiene 24), se ha dedicado a estudiarla y dice: "Es una bebida de alta graduación (de 50° a 70°), obtenida de la destilación de varias plantas mediterráneas, principalmente ajenjo (absenta), anís e hinojo.

"Es muy aromática, seca y se puede tomar sola, con dulce y agua como aperitivo, y también la puedes mezclar. Aquella vez la tomé flameada, es decir en una copa pequeña me sirvieron una medida, por encima le colocaron una cuchara con hoyos y un terrón de azúcar, le pusieron un chorrito de agua y le prendieron fuego. No sabe mal, se le quita lo amargo, pero te pega duro".

Desde la antigüedad la absenta se utilizó para curar males estomacales, entre otras cosas.

"Yo una vez lo tomé porque me dolía mucho el estómago, me lo dieron combinado con anís, recuerdo que me hicieron la aclaración de que sólo bebiera una copa porque podía ver hadas verdes. Bebí dos y no vi nada. Lo de las haditas es una leyenda urbana".

Otro aguardiente

El jaggermeister forma parte de estas bebidas de yerbas, tan populares en Europa, principalmente. De color verde oscuro posee una alta graduación de35° y su sabor es amargo. Al contrario del absenta en México se le puede encontrar en algunos restaurantes, entre otros el Fishers Santa Fe, donde además tienen un coctel que han bautizado como jaggifish.

"En México y Alemania lo mezclan con Boost (bebida energética), no sabe mal, pero la combinación te pega durísimo, supongo por las altas concentraciones de cafeína que estimula el sistema nervioso", dice feliz Antonio.



PUBLICIDAD