aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Las empresas “fantasma” de los Caro Quintero

Cuatro hijos y la ex esposa del fundador del Cártel de Guadalajara son señalados por la agencia antidrogas como partícipes de una red de blanqueo de recursos en la que estarían involucradas 18 personas y 15 empresas. EL UNIVERSAL constató que hay proyectos inmobiliarios de lujo de algunas compañías; así como estaciones de gasolina y tiendas que están en la lista; otras direcciones corresponden a casas de los familiares del capo o a negocios que han cerrado, además de posibles domicilios “fachada”

La DEA denunció que presuntamente Rafael Caro Quintero lavó dinero a través de 18 prestanombres y 15 empresas, entre ellas Grupo Fracsa, a la que adjudica el desarrollo inmobiliario Zotogrande, en Zapopan, Jalisco Luis Cortés /EL UNIVERSAL

Los condominios La Reserva-Zotogrande constan de dos pares de torres de 12 pisos. Un puente de metal los conecta en su cúspide, en donde hay una alberca panorámica Luis Cortés /EL UNIVERSAL

Pontevedra es el otro conjunto habitacional residencial en Zapopan al que la DEA liga a la empresa Grupo Fracsa en la supuesta red de lavado de dinero del sinaloense Luis Cortés /EL UNIVERSAL

En la lista negra de la DEA se señalan tres empresas gaseras en la misma ubicación: Independencia Sur 185, Analco, Guadalajara. Sin embargo ahí hay una plaza comercial Luis Cortés /EL UNIVERSAL

El restaurante Andariego o Barbaresco, según la DEA, es el lugar del clan Sánchez Garza, al que asocia con Caro Quintero y Juan José Esparragoza Moreno, El Azul Luis Cortés /EL UNIVERSAL

De acuerdo a la DEA, La Hacienda Spa Las Limas está en el entramado delictivo y pertenece a la ex esposa e hija de Caro Quintero. Trabajadores dicen que cerrará en octubre Luis Cortés /EL UNIVERSAL

A nombre de 6 familiares directos del narcotraficante hay 9 propiedades, dice la DEA. La más grande está en San Gonzalo 1715, colonia Santa Isabel, Zapopan, cuyas dueñas son su ex esposa e hija Luis Cortés /EL UNIVERSAL

La DEA señala como dirección fiscal de las empresas Organic Salt y Reforestación Careles, la de callejón del Sereno 4361, Fraccionamiento Universidad. No obstante ahí hay una casa habitación a nombre de la familia Caro Elenes Luis Cortés /EL UNIVERSAL

Pronto Shoes, empresa de venta de zapatos por catálogo, cuya matriz está en 16 de septiembre 635, Guadalajara, denunciada por igual por la DEA, dejó de funcionar recientemente Luis Cortés /EL UNIVERSAL

Tras el anuncio de la DEA algunas de las compañías citadas redujeron su actividad, como El Baño de María, que hace jabones y aceites corporales, pues de cuatro locales sólo dejó uno y una isla comercial Luis Cortés /EL UNIVERSAL

La DEA evidencia también a la empresa Eca Energéticos que está en Adolfo B. Horn 1437, Tlaquepaque, lugar donde hay una gasolinera de PEMEX Luis Cortés /EL UNIVERSAL

Piscilena, compañía de albercas y tinas de hidromasaje, ubicada en López Mateos 5565, Tlajomulco de Zúñiga, forma parte de la red de lavado de dinero de Caro Quintero, advierte la DEA Luis Cortés /EL UNIVERSAL

Las empresas “fantasma” de los Caro Quintero

RESIDENCIAL. La DEA incluye a Grupo Fracsa dentro de la lista de empresas ‘lavadoras de dinero’; a esta constructora se le adjudica el desarrollo inmobiliario Zotogrande, en Zapopan, donde los departamentos cuestan hasta 10 millones de pesos. El conjunto debe su autoría a José Serrano, ganador del Premio Nacional de Arquitectura 2013 y creador del famoso “Edificio del Pantalón”, en Santa Fe, Ciudad de México. (Foto: LUIS CORTÉS / ENVIADOS )

Lunes 30 de septiembre de 2013 Laura Castellanos | El Universal

politica@eluniversal.com.mx

GUADALAJARA, Jal.— Cuatro imponentes condominios de concreto blanco, con acabados cincelados, destacan entre las construcciones residenciales del poniente de Zapopan. Las torres de 12 pisos están conectadas en la cumbre por un puente metálico donde descansa una larga alberca panorámica. Desde ahí se aprecia una vista espléndida de la zona más exclusiva del occidente del país.

Pero no cualquiera puede comprar uno de los 40 departamentos de 360 metros cuadrados del conjunto habitacional La Reserva-Zotogrande: los precios van de los 7 a los 10 millones de pesos. Un agente inmobiliario asegura que los futbolistas Rafael Márquez y Adolfo El Bofo Bautista ya adquirieron los dos únicos penthouses del complejo que cuenta con gimnasio y canchas de tenis, y que también comprende un fraccionamiento residencial adjunto.

Los condominios construidos por grupo Fracsa no serían de interés público si no hubieran aparecido en una “lista negra” difundida por el Departamento del Tesoro, basada en una investigación de la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA).

La Kingping Act, como se le denomina a esta alerta difundida el 12 de junio pasado, señala que 15 empresas y 18 personas ligadas a Rafael Caro Quintero estarían involucradas en una red de lavado de dinero, por lo que prohíbe a los ciudadanos estadounidenses hacer negocios con las entidades e individuos que aparecen en tal informe.

Según la DEA, Grupo Fracsa forma parte de esta red liderada por Rafael Caro Quintero y Juan José Esparragoza Moreno, El Azul.

El informe de la agencia antidrogas señala que la dirección fiscal de esta constructora es Avenida Vallarta 3060. Sin embargo, constatamos que en dicho domicilio se encuentra la clínica Medicina Deportiva y Artroscopía.

La lista difundida por la agencia antidrogas de Estados Unidos menciona a empresas que supuestamente se dedican a giros tan diversos como constructoras, inmobiliarias, gaseras, comercializadoras de sal, artículos de belleza, tinas de hidromasaje, zapatos, un restaurante y hasta un Spa holístico.

El documento también menciona nueve propiedades que pertenecerían a los cuatro hijos y la ex esposa de Caro Quintero.

EL UNIVERSAL recorrió las direcciones enlistadas por el Departamento del Tesoro, entre las que se encuentran residencias de los familiares del capo, entidades “fantasma” o empresas que han reducido su actividad o cerrado sus puertas a partir del anuncio de la DEA, o acaso luego de su liberación judicial, el 9 de agosto pasado.

Actualmente pesa sobre Caro Quintero una orden de reaprehensión. El gobierno de Estados Unidos ha presionado a las autoridades mexicanas para que recapturen y extraditen al fundador del Cártel de Guadalajara, quien pasó 28 años en la cárcel por el asesinato en 1985 del agente de la DEA, Enrique Camarena Salazar.

Samuel González Ruiz, consultor internacional sobre temas de delincuencia organizada y ex titular de la Subsecretaría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada, expresa que el mensaje del gobierno estadounidense es claro: “ “‘Caro Quintero sigue siendo nuestro blanco’, es un mensaje político pero con consecuencias jurídicas muy importantes”.

Pero no considera que la Procuraduría General de la República (PGR) deba investigar la veracidad de la lista: “Tiene que ser parte de su inteligencia sí, pero no necesariamente está obligada a hacerlo”.

Angélica Ortiz Dorantes, penalista y autora del libro El delito del lavado de dinero, opina que la PGR está obligada a corroborar la información de la DEA: “Hay que ver cómo se obtuvo esa lista, con qué datos se formuló, cuáles fueron las fuentes, para ver si hay un modus operandi de lavado de dinero o no”.

La PGR no contestó al cuestionamiento hecho por este diario.

Los negocios

En el listado de supuestos prestanombres está la ex esposa de Caro Quintero, María Elizabeth Elenes Lerma, sus hijos: Héctor Rafael, Roxana Elizabeth, Henoch Emilio, Mario Yibrán, así como una de sus nueras, Denisse Buenrostro Villa.

El documento señala que los hermanos Héctor Rafael, medallista ecuestre de 38 años, y Henoch Emilio, de 33 años, son dueños de las empresas gaseras Desarrollos Bio Gas, Petrobios y Ecaenergéticos, las tres con la misma dirección: Independencia Sur 185, Analco, Guadalajara.

No obstante, en dicha dirección está ubicada Plaza Androide, con locales pequeños de computación y telefonía; en el segundo piso hay un estacionamiento antiguo.

Según la DEA, los hermanos también comparten la comercializadora de sal fina Blue Point Salt, ubicada en Avenida de las Rocas 244, colonia Prados Vallarta. Lo que en realidad hay ahí es una vivienda popular habitada por una familia que tiene un perro.

También poseen Pronto Shoes, empresa de venta de zapatos por catálogo. Su matriz está en la Avenida 16 de septiembre 635. El negocio cerró recientemente. Las cortinas metálicas moradas se bajaron sin anuncio de reapertura.

La dirección de Organic Salt, del hermano mayor, y Reforestación Careles, de Henoch Emilio y Roxana Elizabeth, de 35 años, es la misma: Callejón del Sereno 4361, fraccionamiento Universidad, a unas cuadras del estadio de futbol 3 de Marzo. Pudimos constatar que se trata de una casa residencial en tonos neutros, de amplios portones de metal, a nombre de los hermanos Caro Elenes y de su madre.

En todos estos casos no se encuentra en internet información alguna de las empresas citadas o se cancelaron sus portales.

El negocio que funciona con aparente normalidad es Eca Energéticos S.A de C.V, una gasolinera edificada en Adolfo B. Horn 1437, Toluquilla, Tlaquepaque.

Cosas de mujeres

La familia posee, algunas en copropiedad, ocho casas habitación de distinto tamaño y plusvalía. Tres de ellas están en conjuntos habitacionales privados y dos son departamentos, la mayoría en la zona residencial de Zapopan.

Estos inmuebles cuentan con cámaras de vigilancia externa. La residencia más grande está a nombre de la ex esposa y la hija, y se ubica en San Gonzalo 1715, en el elegante fraccionamiento Santa Isabel, donde el costo de las viviendas rebasa los 10 millones de pesos.

La casa tiene un gran portón metálico morado que impide ver su interior. Una caseta de vigilancia controla el ingreso al fraccionamiento y un guardia de seguridad está apostado en una camioneta en el exterior de la residencia.

Las dos mujeres poseen de igual manera La Hacienda Spa Las Limas, a dos horas de Guadalajara, por el rumbo montañoso de Tapalpa, un lugar donde los tapatíos con holgado presupuesto suelen pasar los fines de semana. Sólo tiene 15 habitaciones; la noche por personas cuesta mil 500 pesos.

Según empleados del lugar, la casona erigida entre una huerta de limas y jardines extensos cerrará en octubre. Los anuncios espectaculares que estaban en la carretera fueron retirados hace poco.

El Baño de María, negocio de aceites, jabones y lociones, está a nombre de una de las nueras de Caro Quintero. Si bien tenía locales en cuatro centros comerciales, hace un par de meses cerró dos y ahora sólo tiene una isla de venta en uno y un local en otra plaza.

El “particular” del capo

La DEA también enlista como testaferros del narcotraficante a Humberto Vargas Correa, su presunto secretario particular.

Así como a Luis Cortés Villaseñor, Diego Contreras Sánchez, Hilda Riebeling Cordero, Michael Adib Madero, y a la camarilla de la familia Sánchez Garza, a quien asocia con el capo José Esparragoza Moreno El Azul.

A algunos de los citados la DEA les imputa el manejo del Grupo Fracsa, ligado a la inmobiliaria Dbardi y al Grupo Constructor Segundo Milenio, a la que adjudica los desarrollos Zotogrande y Pontevedra, un fraccionamiento residencial donde se venden casas valuadas en 2 millones de dólares. Otro negocio es Piscilanea, tienda de tinas de hidromasaje, ubicada en López Mateos 5565, Santa Anita, Tlajomulco de Zúñiga, que opera con normalidad.

Un negocio más es el restaurante Andariegos, llamado también Barbaresco, en Buenos Aires 3090, colonia Providencia. Según versiones periodísticas es el sitio de reunión del clan Sánchez.

El diario La Unión de Jalisco asegura que uno de los Sánchez Garza, Alejandro —quien no está e n la lista de la DEA—, recientemente se declaró culpable en una Corte texanade lavar 3.7 millones de dólares, en una red Texas-Guadalajara.

La agencia antinarcóticos busca por el mismo delito a su hermano Mauricio, que sí está enlistado como testaferro de Caro Quintero.

El Departamento del Tesoro anunció en junio que confiscará los bienes en su país de los supuestos prestanombres del capo, y que sancionará de 10 a 30 años de cárcel, y multas de 1 a 5 millones de dólares, a los ciudadanos estadounidenses que hagan negocios con ellos.

 



 

PUBLICIDAD