Se encuentra usted aquí

Un sonido útil, pero que genera pánico

Capitalinos salieron a las calles al oír la alerta sísmica el 16 de febrero. (BERENICE FREGOSO. EL UNIVERSAL)
25/02/2018
03:37
Perla Miranda
-A +A

¡Alerta sísmica! ¡Alerta sísmica!, es sinónimo de miedo y pánico en la Ciudad de México. Especialistas en sicología consideran que este sonido en los altavoces es una buena herramienta que previene a la población, pero podría mejorar quitando la voz y sólo emitiendo un sonido o bien, avisando de la proximidad de un sismo a través de mensajes de texto.

Priscila Rodríguez Mar, académica de la Universidad Panamericana, aseguró que no se trata de que la alerta sísmica siembre miedo en los ciudadanos, sino que la población permanece en un constante shock por los sismos de septiembre pasado y al asociar el ruido de la alarma con la tragedia entran en crisis, aún si los temblores son imperceptibles.

“Sí genera pánico, pero debemos tomar en cuenta que venimos de un terremoto demasiado fuerte y que han pasado sólo seis meses, la gente no esperaba ese caos y destrucción y fue muy impactante tanto para los que vivieron el del 85 como para los que nunca nos había tocado algo así, entonces es obvio que nos va a generar temor, existe un trauma. No importa si el sismo es pequeño, el simple sonido nos pondrá en un estado emocional complicado”, indicó.

Jorge Álvarez Martínez, académico de la Facultad de Psicología de la UNAM, afirmó que aunque la alerta provoque miedo es una herramienta que salva vidas. “Que tengamos la alerta sísmica es una ventaja, en el 85 no se tenía este tipo de tecnología y todo era más caótico, ahora sabemos cómo actuar ante un sismo grande o medio y puede que el sonido sea atemorizante, pero es porque aún no sanamos las heridas de los terremotos pasados”. El experto señala que tras lo ocurrido hace 30 años, hoy se relaciona la voz masculina que dice “¡Alerta sísmica!” con la tragedia, derrumbes, pérdidas humanas y materiales, porque “no nos hemos curado”.

Eduardo Calixto, jefe de neurobiología del Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente Muñiz indicó que cambiar el tono o al menos quitar la voz de esta alerta y que en lugar de que suene en altavoces avise por mensajes en los teléfonos celulares podría ser una opción menos traumatizante para los mexicanos.

Los tres especialistas coincidieron en que el problema no es la alerta en sí misma. “Podría temblar en este momento y si escuchamos alguna canción, cada que esta aparezca en nuestra vida la asociaremos a este hecho en específico”, dicen, y aconsejan que la población acuda a terapias y externe los pasajes que le provocaron algún impacto negativo.

Los expertos aconsejaron verbalizar las experiencias traumáticas, además de hacer ejercicio o hacer cosas que permitan una relajación.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS