Trump impulsa prohibir modificadores de armas

La medida es sobre el artefacto usado por el tirador de Las Vegas; legisladores de Florida rechazan reabrir debate sobre rifles de asalto
Trump impulsa prohibir modificadores de armas
Estudiantes de la secundaria West Boca, a su llegada ayer a la escuela Marjory Stoneman Douglas, donde homenajearon a los alumnos baleados el 14 de febrero (AFP)
21/02/2018
06:12
Víctor Sancho / Corresponsal
Washington
-A +A

Tras anunciar su apoyo a un control más exhaustivo de la revisión de antecedentes penales a aquellos que quieran comprar un arma en Estados Unidos, el presidente Donald Trump dio ayer un paso hacia más regulaciones en ese ámbito al ordenar a su administración que dedique todos los recursos disponibles para “prohibir todos los dispositivos” que conviertan rifles semiautomáticos en armas automáticas.

“He firmado un memorando para que el fiscal general [Jeff Sessions] proponga regulaciones que prohiban todos los dispositivos que convierten las armas legales en ametralladoras”, dijo Trump en un acto en la Casa Blanca.

La medida se venía preparando desde principios de octubre, cuando se produjo el peor tiroteo de la historia del país en Las Vegas.

En esa ocasión, un dispositivo, conocido como bump stock, permitió al autor de la masacre convertir su rifle semiautomático en una ametralladora de guerra, pudiendo matar a 58 personas en cuestión de minutos y disparar miles de balas, a una velocidad de municiones por segundo.

El debate se puso encima de la mesa, e incluso el poderoso lobby armamentístico, liderado por la Asociación Nacional del Rifle (NRA), apoyó la propuesta. Sin embargo, quedó estancada en el Congreso; en contrapartida, las ventas de este dispositivo se multiplicaron por temor a una prohibición, agotando las existencias en casi todo el país.

“Hoy estoy ordenando al Departamento de Justicia que dedique todos los recursos disponibles para completar la revisión de los comentarios recibidos y, lo más rápidamente posible, proponer un aviso y comentario sobre una regla que prohiba todos los dispositivos que convierten armas legales en ametralladoras”, se lee en el documento firmado por Trump.

El memorando llega una semana después del tiroteo en un instituto de Florida que acabó con la vida de 17 personas, en su mayoría estudiantes.

Al pasar los días, parece que esa masacre podría marcar un punto de inflexión en el debate sobre las armas en EU. Dueños de rifles AR-15, el utilizado por el tirador el Día de San Valentín en la escuela Marjory Stoneman Douglas, publican videos en los que destruyen sus armas para que haya “una menos” que pueda causar daño.

Las protestas para un mayor control de armas siguen en pie y sin descanso. Los estudiantes de la escuela donde se produjo la masacre se han levantado como adolescentes activistas y ayer iniciaron un viaje para llegar hoy al capitolio estatal de Florida, en Tallahassee, para presionar a los legisladores que actúen para evitar más masacres.

Los jóvenes llegaron con la fuerza y la convicción que su movilización provocará que el de su escuela sea el último gran tiroteo en centros escolares de EU, y cada vez crece más el apoyo al control de armas.

En ese sentido, celebridades como Oprah Winfrey o la pareja Clooney han anunciado que donarán medio millón de dólares cada uno para la organización de una marcha pro-control de armas prevista para el próximo 24 de marzo, en la que aseguraron que van a participar activamente.

Según una encuesta del diario The Washington Post y la cadena ABC, un 77% de los estadounidenses cree que el Congreso de EU no hace lo suficiente para evitar los tiroteos y casi seis de cada diez aseguran que con leyes más restrictivas se hubiera evitado la última masacre en el país.

Las acciones de Trump para frenar la violencia de las armas seguirán durante la semana. El presidente almorzó ayer con el vicepresidente Mike Pence y la secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, para hablar del tema de la violencia con armas. Hoy se reunirá con alumnos y profesores de los tres peores tiroteos en centros escolares de la historia de Estados Unidos (Columbine, en 1999; Sandy Hook, en 2012, y Marjory Stoneman Douglas, el pasado 14 de febrero).

La Casa Blanca todavía “no ha cerrado la puerta en ningún frente” en el tema de las armas, dijo la portavoz presidencial, Sarah Sanders. Incluso se habla de que podría presionar para una prohibición —ya sea total o parcial— de las armas de asalto en todo el país. Algo a lo que se negó ayer la Cámara de Representantes de Florida que votó en contra de una moción que reabriría el debate para prohibir en el estado rifles de asalto como el que usó Nikolas Cruz, el autor confeso del tiroteo de la semana pasada.

 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS