Renuncia Hope Hicks, directora de comunicación de Trump

Hope Hicks, de 29 años, era considerada una de las personas más leales del equipo del presidente Trump; es la cuarta persona en abandonar la jefatura de comunicación de la Casa Blanca en sólo 13 meses
Renuncia Hope Hicks, directora de comunicación de Trump
Hope Hicks (izq.) con el presidente Trump, el 7 de enero pasado. (REUTERS)
01/03/2018
01:10
Víctor Sancho / Corresponsal
Washington.
-A +A

Hope Hicks, directora de comunicación de la Casa Blanca y una de las figuras más fieles a Donald Trump, presentó su dimisión, y el círculo de confianza del mandatario se reduce a la mínima expresión. Hicks, ex modelo de 29 años, llevaba casi tres años al lado del magnate y era una de sus principales confidentes.

Hicks, ferviente seguidora y creyente de Trump, se convierte en el cuarto nombre en abandonar la jefatura de comunicación de la Casa Blanca en sólo 13 meses.

La noticia llegó justo un día después de que Hicks estuviera casi nueve horas declarando en el Congreso, interrogada sobre su participación en la trama rusa. En esa sesión confesó haber dicho “mentiras piadosas”, pero nunca faltar a la verdad. También se negó a responder a algunas preguntas de los congresistas, especialmente a las referentes a su periodo como funcionaria de la Casa Blanca.

Según The New York Times, la ex modelo presentó su renuncia la mañana de ayer argumentando el fin de un ciclo, el cumplimiento de metas y para buscar nuevas oportunidades.

(AP Photo/J. Scott Applewhite)

“No hay palabras suficientes para expresar mi gratitud al presidente Trump”, dijo en un comunicado.

Hicks, sin experiencia política previa, era más que una jefa de comunicación: era la confidente de la familia. Inició como asesora de imagen de Ivanka Trump. De ahí pasó al patriarca, a quien acompañó como jefa de prensa de su campaña.

La crisis más profunda que pasó fue la relacionada con el ex secretario de gabinete, Rob Porter, con quien mantenía una relación sentimental. Hicks orquestó la defensa de él ante las acusaciones de violencia doméstica de dos ex esposas. Porter fue forzado a dimitir a consecuencia del escándalo y con él cambió la normativa sobre revisión de antecedentes para obtener acceso a material confidencial que ha arrastrado al yerno del presidente, Jared Kushner, a perder el privilegio de leer documentos top secret.

(AP Foto/Evan Vucci)

La salida de Hicks es el fin de una era y la erosión del núcleo duro de Trump. Hace meses salió Keith Schiller, el guardaespaldas de toda la vida del magnate, y ahora es el turno de la fiel ayudante. Con Ivanka Trump y Jared Kushner en el limbo tras sus rifirrafes con el jefe de gabinete, el único que aguanta con vida —por el momento— es Dan Scavino, ex caddie convertido en jefe de redes sociales.

Todo fueron halagos por parte de Trump para Hope: “Es increíble y ha hecho un fantástico trabajo en los últimos tres años. Es inteligente y atenta, realmente una gran persona. La echaré de menos a mi lado”, dijo el presidente, augurando que “seguro que trabajaremos juntos de nuevo en el futuro”.

Todavía no hay fecha para su salida, que se producirá en las “próximas semanas”, pero es la enésima demostración de que la administración Trump es un polvorín.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS