¿Por qué Islandia se 'inunda' de libros en Navidad?

El Jólabókaflóð (Jolabokaflod), literalmente "inundación de libros de Navidad" en islandés, se debe a la tradición de los habitantes de este país nórdico de regalarse libros durante la Nochebuena y leerlos después de la cena
(Foto: @Jolabokaflod)
25/12/2017
00:10
El Comercio - Perú / GDA
-A +A

En Islandia es tradición reglarse libros durante la víspera de la Navidad. De esta manera, las familias pasan la Nochebuena descubriendo historias después de la cena. Por ello cada octubre sale un catálogo de libros en este país.

"El 70% de los títulos salen al mercado en los tres últimos meses antes de las Navidades", cuenta a Verne Kristján Andri Stefánsson, embajador de Islandia en Francia. Este aluvión de libros navideños se llama: Jólabókaflóð (Jolabokaflod).

via GIPHY

El catálogo que se publica en octubre se conoce como bókatíðindi, se distribuye a todos los domicilios de Islandia. También puede ser consultado en internet, el del 2017 tiene unas 76 páginas.

"Cada año se publican entre 800 y mil nuevos títulos, de ellos 70-80 son novelas de autores islandeses", relata el embajador. Según datos de la Asociación de Editores facilitados por la embajada de Islandia, el 63% recibió libros en Nochebuena. De este grupo, a más del 48% le regalaron dos o más títulos.

Esta tradición navideña data de la Segunda Guerra Mundial, algo que para muchas generaciones de adultos jóvenes es ahora una práctica de todos los años. Según Jóhann Páll Valdimarsson director de Forlagið, la editorial más importante de Islandia, las restricciones de las importaciones durante la guerra empujaron a los islandeses a regalarse libros que se imprimían en el país para estas fechas.

El embajador asegura que de cada título se imprime un promedio de mil copias. Se trata de un número elevado para un país de 320 mil habitantes, ya que autores populares como el escritor de novela negra Arnaldur Indriðason, llegan a lanzar unos 20 mil ejemplares.

via GIPHY

Esta costumbre y amor por la lectura, permitió que la capital de Islandia sea nombrada ciudad de literatura por la UNESCO en 2003. Ese mismo año, se colocaron códigos QR en algunas bancas públicas para que quienes apunten con sus smartphones sobre ellos puedan disfrutar de audiolibros en inglés o en islandés.

ae

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS