Pide ONU calma y moderación en Zimbabue tras dimisión de Mugabe

Luego de que Robert Mugabe dimitiera como presidente de Zimbabue, la ONU pidió hoy "a todos los zimbabuenses a mantener la calma y la moderación"
Manifestantes celebran la dimisión de Robert Mugabe como presidente en las inmediaciones del Parlamento en Harare (Zimbabue) (Foto:EFE)
21/11/2017
14:16
EFE
Naciones Unidas
-A +A

El secretario general de la ONU, António Guterres, pidió hoy a Zimbabue calma y moderación tras la dimisión de Robert Mugabe como líder del país tras 37 años en el poder.

A través de su portavoz Farhan Haq, Guterres dijo que Naciones Unidas toma nota de la decisión y "anima a todos los zimbabuenses a mantener la calma y la moderación".

Haq, preguntado por los periodistas, no quiso hablar sobre el cambio en Zimbabue y sus posibles consecuencias, pero recordó que la ONU siempre espera que "todos los líderes escuchen a su pueblo".

"Ese es un pilar de toda forma de Gobierno y debe seguirse en todos los continentes", señaló.


Artículo

Lo que debes saber sobre la crisis en Zimbabue

El presidente de Zimbabue, Robert Mugabe, informó que se encuentra en arresto domiciliario; el mandatario ha durado en el poder más de 30 años
Lo que debes saber sobre la crisis en ZimbabueLo que debes saber sobre la crisis en Zimbabue

La dimisión de Mugabe fue anunciada hoy por el presidente de la Cámara baja del país, Jacob Mudenda, mientras el Parlamento debatía una moción de censura contra él.

Mudenda interrumpió la sesión conjunta de la Asamblea Nacional y el Senado para leer la carta de dimisión, con efectos inmediatos, de Mugabe como presidente y anunció que mañana se nombrará un nuevo mandatario.

De no haber dimitido, las cámaras se disponían a aprobar una moción de censura impulsada por el partido del propio Mugabe, la Unión Nacional Africana de Zimbabue-Frente Patriótico (ZANU-PF), que cuenta con mayoría en ambas salas, y que era apoyada por la principal formación de la oposición, el Movimiento por el Cambio Democrático (MDC-T).

Mugabe parecía resistirse a abandonar el cargo que ostentaba desde 1987, aunque gobernaba como primer ministro desde 1980, pese a que los militares habían tomado el control del país en la noche del martes al miércoles de la pasada semana.

El detonante del alzamiento militar fue la destitución del vicepresidente Emmerson Mnangagwa el pasado día 6, forzada por la facción del partido gobernante afín a las ambiciones de la primera dama, Grace Mugabe, de convertirse en la sucesora de su marido en el poder.

Desde entonces, la ZANU-PF, cofundada por Mugabe, destituyó al veterano líder, de 93 años, como número uno de la formación y lo sustituyó por Mnangagwa, además de expulsar a Grace Mugabe y a sus aliados.

lsm

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS