Paraguay elige presidente en medio del desencanto

Oficialista Abdo Benítez parte como favorito; no habrá segunda vuelta
Observadores de la Unión Europea y la Organización de los Estados Americanos vigilan el traslado del material para los comicios paraguayos. (EITAN ABRAMOVICH. AFP)
22/04/2018
01:46
Agencias
-A +A

Asunción.— Paraguay se prepara para elegir hoy a su presidente para los próximos cinco años, con el candidato derechista Mario Abdo Benítez, del gobernante Partido Colorado, como favorito de las encuestas.

Abdo Benítez, hijo de Mario Abdo, quien fuera secretario privado del dictador Alfredo Stroessner (1954-1989), parte como favorito, con hasta 25 puntos de ventaja, aunque los sondeos pronostican que tendrá que buscar aliados en un Congreso fragmentado. Más de 4 millones de paraguayos están llamados a las urnas este 22 de abril, de los cuales unos 55 mil votarán en el extranjero, aunque la abstención electoral suele ser en este país de casi 40%. Las elecciones en Paraguay son a una sola vuelta.

El plato fuerte es la elección del presidente y el vicepresidente, aunque también se renovarán la Cámara de Diputados, con 80 escaños, y el Senado, con 45, así como las autoridades de las 17 gobernaciones, y se elegirá a 18 miembros del Parlamento de Mercosur. La campaña electoral en Paraguay ha sido tranquila, incluso apática. El principal rival del oficialista Abdo Benítez, Marito, es el opositor Efraín Alegre, del Partido Liberal, apoyado por la coalición de centroizquierda Ganar.

Según los analistas, el electorado transmite cierto desencanto ante un escenario que durante esta legislatura, presidida por Horacio Cartes, del Partido Colorado, ha estado sacudida por los escándalos de corrupción política y de tráfico de influencias en el Poder Judicial. “Ambos candidatos proponen básicamente lo mismo”, advierte Gustavo Ibarra, presidente de la Asociación de Ciencias Políticas de Paraguay. “Aparte del programa tributario, no hay mucha diferenciación desde el punto de vista de las políticas públicas y sociales”.

Ambos han dicho que, de llegar a la presidencia, sanearán el aparato estatal y convocarán a una Constituyente para reformar la Carta Magna.

Abdo, de 46 años, estudió Marketing Político en Estados Unidos y en Paraguay recibió una formación militar que culminó con los títulos de subteniente de aviación de reserva y paracaidista. Alegre por su parte es un abogado de 55 años. La alianza que encabeza incluye al centroderechista Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA) y al izquierdista Frente Guasú, del ex presidente Fernando Lugo (2008-2012).

Milita desde 1983 en el PLRA, uno de los partidos más antiguos del país, del cual hoy es presidente. Fue elegido por ese partido dos veces como diputado y luego como senador.

La tensión está puesta en la conformación del Congreso ya que se espera que no haya mayorías en el Parlamento, lo que puede complicar a quien lidere el Poder Ejecutivo, ya que el órgano legislativo tendrá en agenda la reforma del Poder Judicial y la reforma fiscal.

El nuevo presidente y vicepresidente de Paraguay tomarán posesión de los cargos el 15 de agosto hasta 2023, sin derecho a reelección. Cartes intentó el año pasado modificar la Constitución para reelegirse, lo que desató disturbios que derivaron en la quema del Congreso, por lo que el mandatario desechó la opción.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS