“No quitamos el trabajo; bajamos el desempleo”

Ejemplifica que hay más maestros extranjeros; por redadas, restaurantes no tienen personal, acusa
Los indocumentados son atacados a través de estudios con razonamientos incorrectos, de acuerdo con el Center for American Progress (FOTOS: CORTESÍA CHIRLA)
04/06/2018
03:42
Max Aub
-A +A

“Cada año sale por lo menos un estudio que demuestra lo mismo, el trabajo que hacen los indocumentados no afecta las posiciones laborales que ocupan los estadounidenses, especialmente los blancos”, dice a EL UNIVERSAL, Francisco Moreno, vocero del Consejo de Federaciones Mexicanas (COFEM) con sede en Los Ángeles, California.

“Yo soy presidente de uno de los clubes de Michoacán, de Los Reyes, Michoacán; yo veo y platico con mis paisanos que están en distintas áreas: la pizca [el campo], la construcción, jardinería, restaurantes, en fin, muchas y en ninguna hay filas de estadounidenses blancos pidiendo esos trabajos”, asegura.

Un reciente estudio de la Fundación Nacional para la Política Estadounidense dio a conocer que el trabajo de los indocumentados no afecta la oferta laboral para los estadounidenses. Además, el estudio destacó que la presencia de inmigrantes —documentados e indocumentados— reduce drásticamente la tasa de desempleo.

“Eso quiere decir que no sólo no es verdad el argumento de [Donald] Trump y muchos republicanos y estadounidenses, de que venimos a quitarles sus trabajos; políticamente somos un instrumento de apoyo a la presidencia en turno, porque ayudamos a bajar la tasa de desempleo”, dice, “y todos sabemos que aquí [en EU] la medición de empleo y desempleo es uno de los termómetros más importantes para la popularidad o impopularidad del presidente en turno”, comenta; “pueden venir y reclamarnos con estos resultados en nuestras manos”, dice.

“Los inmigrantes mexicanos, en general, vienen a llenar miles de espacios de trabajo que los güeros no quieren hacer y eso es bien sabido”.

Un dato interesante al respecto esta en Arizona. Debido al déficit estatal, varios puestos de trabajo ofrecen un salario bajo para diversas actividades; por ejemplo, el de maestros de escuela. Desde 2007 los diferentes Distritos Escolares de Arizona están contratando en su gran mayoría extranjeros que se han formado para dar clases como maestros de los diversos niveles educativos.

“No estamos hablando de la pizca, donde no ves absolutamente ningún güerito, ni de otros trabajos pesados o riesgosos”, comenta el vocero de COFEM; “se trata de dar clases a tu gente, de educar a tus niños y jóvenes, pero les puede más el dinero que la vocación y la responsabilidad”.

Varios son los trabajos riesgosos en materia laboral y de salud en la Unión Americana, un ejemplo son las refinerías de gasolina. “Ahí arman cuadrillas completas de personas que limpian por dentro los tanques de combustibles, porque deben darle mantenimiento cada tiempo; los vacían por etapas y meten a la gente”, cuenta Moreno, “te digo porque muchos hombres de mi pueblo, de Los Reyes, Michoacán, trabajan en eso; limpiando los grandes contenedores de petróleo y las pipas de los camiones también. No hay un solo estadounidense que le entre a ese trabajo. Hay vapores, gases que, aunque llevan equipo, nunca es suficiente porque además la piel se afecta y estamos hablando de químicos cancerígenos”.

Más allá del beneficio laboral que los indocumentados brindan a Estados Unidos, este sector que suma entre 11 y 15 millones de personas, es atacado a través de estudios con razonamientos incorrectos de acuerdo con el Center for American Progress. De acuerdo con este Centro, la Fundacion Heritage ha tratado de mostrar, a través de estudios, que la comunidad indocumentada se aprovecha de los beneficios gubernamentales más que ningún otro sector de la sociedad. En esos reportes los presentan a todos como si ninguno trabajara y en el supuesto de estar en edad de jubilación; sin tomar en cuenta que han estado, o están aún laborando y aportando a través de sus impuestos.

El Center for American Progress también ha denunciado que el Centro de Estudios Sobre Inmigración ha acusado, a través de estudios que califican de incorrectos e incompletos, a los indocumentados por usar más los beneficios públicos familiares que otro sector; sin que esto sea cierto, porque no toman en cuenta que, además de que los padres trabajan, los hijos de indocumentados, la mayoría estadounidenses, adicionalmente crecerán, trabajarán y pagarán sus propios impuestos.

“Acabamos una gira con COFEM en el norte de California, estuvimos por Salinas, Fresno y otras plazas, recabando este tipo de información y los mismos capataces de las tierras, muchos de ellos que apoyaron a Trump, están muy molestos porque no tienen gente para levantar bien y a tiempo sus cosechas”, describe Moreno. “Basta ir a las maquiladoras, a las fábricas de costura, ahí ves miles y miles de mujeres y hombres, madres e hijas y a veces hasta los hijos varones, trabajando en la costura, por ejemplo, por casi nada; es absurdo cuando alguna persona o algún grupo se atreve a decir que los inmigrantes y especialmente los indocumentados están dañando sus trabajos y la economía de este país”, señala. Pregunta: “¿Dónde están las mujeres estadounidenses, las güeritas, las anglosajonas y sus hijos pidiendo que les den trabajo en esos lugares? ¿Dónde?”.

Las redadas más recientes en diversas ciudades importantes de la Unión Americana, han dejado áreas donde los restaurantes ya no tienen personal de trabajo. Un ejemplo es Chicago, Illinois, donde en una de las últimas redadas detuvieron a 156 indocumentados, de los cuales, sólo 50 tienen alguna situación legal, sin que necesariamente sean graves; 125 son mexicanos. En todos los casos, se trata de trabajadores indocumentados que han estado pagando impuestos y muchos de ellos con familia.

La conclusión final de la Fundación Nacional para la Política Estadounidense es que los trabajadores indocumentados no afectan significativamente el desempleo de los estadounidenses.

“Toda esta campaña contra los indocumentados tiene que ver con la campana política de Trump y sus promesas de campaña; pero es importante que saquemos a la superficie la verdad, esta verdad, como la que estamos hablando y debemos repetir siempre que se pueda para luchar contra la injusticia.

“Este país es muy bondadoso, los males los traen las personas sin capacidad de tolerancia, aceptación y educación”, concluye Francisco Moreno de COFEM.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS