María causa inundación catastrófica en Puerto Rico

Reportan al menos 9 muertos en las islas de Dominica y Guadalupe; república Dominicana, en alerta máxima ante la llegada del huracán
Residentes de San Juan, Puerto Rico, enfrentan los daños causados por el embate de María en la isla. El huracán se degradó ayer a categoría 2 y ahora se dirige hacia República Dominicana. (HECTOR RETAMAL. AFP)
20/09/2017
01:50
Agencias
San Juan/Miami/Washington
-A +A

El huracán María, debilitado a categoría 2, avanza hacia la zona oriental de República Dominicana, tras haber causado devastación e inundaciones “catastróficas” en Puerto Rico y castigar también a las islas de Dominica y Guadalupe, donde dejó al menos nueve muertos.

Un hombre falleció en Bayamón, en el noreste de Puerto Rico, confirmó a la AFP Yennifer Álvarez, portavoz de la casa de gobierno. El tablón que había clavado para tapiar la ventana se desprendió y lo golpeó de muerte. El gobernador Ricardo Rosselló ordenó, desde ayer y hasta este sábado, toque de queda entre las 18:00 y las 6:00 am. “Mantener el orden resulta fundamental para que las autoridades gubernamentales puedan ejecutar el plan de acción que corresponde posterior al impacto del devastador huracán”, detalló.

El huracán, que tocó tierra ayer en Puerto Rico con categoría 4, y estaba a 120 km al este de Punta Cana, en República Dominicana, y se mueve en dirección noroeste a 19 km/h, de acuerdo con el Centro Nacional de Huracanes (CNH) de Estados Unidos. El patrón de trayectoria indica que el centro de María se alejará de la costa noroeste de Puerto Rico en el transcurso de esta tarde. El centro del huracán pasará hoy sobre aguas cercanas a la costa nororiental de la República Dominicana y después se desplazará cerca de las islas Turcos y Caicos y el sureste de Bahamas por la noche y el viernes.

En Puerto Rico María ocasionó “inundaciones catastróficas” en distintas zonas. Los primeros informes indicaron que la isla sufrió graves daños materiales y que se ha suspendido el servicio eléctrico 100%. Los techos fueron arrancados de las casas y los árboles despojados de sus hojas por los fuertes vientos de María, según testimonios de residentes.

Se reportaron graves inundaciones en distintos puntos del país, comunidades enteras prácticamente destruidas y daños de todo tipo en edificaciones públicas y privadas.

Rosselló pidió al presidente de EU, Donald Trump, que declare toda la isla zona de desastre. “Esta es una tormenta sin precedentes”, afirmó.

El administrador de Asuntos Federales del gobierno de Puerto Rico, Carlos Mercader, dijo que recibirán ayuda inmediata de EU apenas los vientos y la lluvia amainen, para iniciar las labores de rescate y rehabititación de estructuras dañadas.

“Tenemos una flota de aviones y de barcos esperando cerca de las costas de Puerto Rico para comenzar su travesía y todo el esfuerzo de recuperación. El proceso tomará un tiempo pero nos levantaremos”, declaró Mercader a CNN.

Uno de los desafíos más grandes será restaurar la energía eléctrica. La alcaldesa de San Juan, Carmen Yulin Cruz, dijo que la interrupción podría durar hasta cuatro meses. “Estoy asustada por la gente de la que soy responsable, y tengo miedo de que cuando salgamos de aquí la devastación y la pérdida de vidas sean grandes”, dijo en un albergue.

El director de la Agencia Estatal para el Manejo de Emergencias, Abner Gómez, advirtió a los ciudadanos que no salgan a la calle hasta el viernes ante el riesgo que representa el tendido eléctrico caído, los escombros y árboles derribados. “Definitivamente cuando podamos salir, vamos a encontrar una isla destruida”, afirmó.

Antes de golpear a Puerto Rico, María dejó dos muertos en el archipiélago francés de Guadalupe y al menos siete más en Dominica, en donde el gobierno reporta una “total devastación”.

“Es difícil determinar la cifra de muertes, pero hasta ahora se han confirmado siete como resultado directo del huracán”, escribió Hartley Henry, asesor del primer ministro de Dominica, Roosevelt Skerrit, en un mensaje publicado en Facebook.

“En resumen, la isla ha quedado devastada. El parque inmobiliario está dañado significativamente o destruido. Todos los edificios públicos disponibles están siendo utilizados como refugios y los materiales de techado son muy limitados”, explicó.

En tanto, República Dominicana está en alerta máxima y aceleró los preparativos para hacer frente a la amenaza de María, que rozará la costa noreste del país, donde ya llegaron las primeras lluvias y vientos. El gobierno dispuso la suspensión de las actividades laborables en el país hoy con el propósito de “preservas vidas humanas” ante los efectos que se teme provoque el huracán. 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS