Magnate arremete contra mujeres que lo señalan

Legisladora le pide su renuncia; él responde con mensaje considerado ofensivo
La senadora demócrata por Nueva York, Kirsten Gillibrand, pidió ayer la renuncia del presidente ante las acusaciones de acoso sexual en su contra. (JIM LO SCALZO. EFE)
13/12/2017
01:35
Víctor Sancho / Corresponsal
Washington.
-A +A

La resurrección de las denuncias por acoso sexual contra el presidente Donald Trump está escalando en intensidad y, en lugar de apaciguar el vendaval, el magnate decidió echar más leña al fuego haciendo uso de su característica agresividad verbal.

Ante las crecientes demandas de dimisión, el presidente reaccionó airado, reiterando que todas las acusaciones son “falsas”, “historias inventadas” por mujeres que aseguró “no conocer”. Los medios estadounidenses se dedicaron ayer a mostrar imágenes en las que aparece el presidente con varias de sus víctimas.

Entre los peticionarios de dimisión destacó Kirsten Gillibrand, senadora demócrata, quien encabezó a un grupo de congresistas progresistas de la Cámara Alta que exigieron la dimisión del mandatario por las acusaciones de abuso sexual.

Trump respondió con un ataque a la senadora a través de Twitter, asegurando que ella es un “peso ligero” y “total lacayo” del liderazgo demócrata. Dijo que Gillibrand acostumbraba ir a verlo “mendigando” contribuciones de campaña y dispuesta a “hacer lo que fuera necesario”.

Esas palabras fueron vistas como un ejemplo más de la misoginia del presidente, una insinuación que podía implicar favores sexuales y que Trump utilizó por tener enfrente a una mujer.

“Es una calumnia sexista”, denunció Gillibrand, desafiando al magnate y asegurando que “no conseguirá callarme”. La senadora, firme candidata para buscar la presidencia en 2020, ya lideró la renuncia del senador demócrata Al Franken por acusaciones de abuso sexual, y está dispuesta a continuar la batalla para hacer caer al mandatario.

“No seré silenciada en este asunto. Como tampoco las mujeres que se alzaron contra el presidente ayer”, dijo, en referencia a las mujeres víctimas del presidente que el lunes iniciaron la petición de una investigación en el Congreso para determinar la gravedad de sus acciones.

Ante el revuelo por la supuesta insinuación del presidente, la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, negó que Trump aportara una connotación sexista en su declaración. “Sólo si tu mente está en las cloacas podrías leerlo de esa forma”, desafió la portavoz, señalando que el presidente hacía referencia a un “sentimiento” antes compartido por ambos sobre la “corrupción del sistema político”.

En ese sentido y en paralelo, un centenar de congresistas demócratas pidieron una investigación en el Congreso sobre el supuesto comportamiento inapropiado del presidente, haciéndose eco de la petición de al menos tres de las presuntas víctimas del presidente.

El republicano Troy Growdy, presidente del comité de supervisión de la Cámara de Representantes, desestimó la petición debido a que no es función del Congreso perseguir y juzgar delitos.

 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS