“Le debía el título a mi papá y a mí misma”

Yudit Romero cuenta a EL UNIVERSAL cómo fue reconocida en latinoamérica gracias a un video significativo, en cual le agradece a Blas, su padre, por sacarla adelante con un gesto de honra y gratitud
Yudit (izq) contó que Blas, su padre, (der) duerme en un catre dentro de la construcción para vigilar que no se roben las herramientas, por lo que vive lejos del hogar familiar al igual que ella. Foto: Cortesía de Yudit Romero
29/06/2018
02:50
Edgar Tequianes
Ciudad de México
-A +A

CDMX.- Blas Romero no pudo presentarse al día de la presentación de la tesina de Yudit, su segunda hija. Estaba en medio de la construcción del techo de una casa y no podía abandonar la obra en la que trabajaba como albañil, oficio al que siempre se dedicó, según las palabras de su hija, graduada de la Universidad Nacional de Pilar.

Ella, que había hecho una investigación sobre factores que influyen en la elección de carrera universitaria, sólo contó con la presencia de su hermana menor y de un amigo de la universidad, quien un día antes de la presentación se ofreció a llevarla en su auto para realizar la defensa oral del proyecto

“Yo le dije: 'no, papá, no hace falta; si es que tenés que seguir trabajando, me va a acompañar mi hermana'”, dijo Yudit, cuya madre tampoco asistió a la defensa oral del proyecto, pues vive a 50 kilómetros de la universidad en otro poblado de Paraguay, llamado Mayor José Martínez, lugar del que Yudit es originaria y que se localiza cerca de la frontera con Argentina.

“Bueno, después festejamos, después compartimos todos juntos. Es mi defensa y yo sé que de alguna forma ustedes están conmigo”, les dijo la joven, quien vive sola en la misma región en la que está ubicada la universidad desde hace cinco años. Para pagar el alquiler de un departamento da clases en colegios como suplente o dando asesorías particulares a varios niños.

El evento académico duró media hora. Yudit explicó el tema que investigó, cómo trabajó y dio una conclusión final. Tres docentes evaluaron su trabajo y, al final, la joven quedó aprobada. 

De inmediato, la graduada le preguntó a su amigo de la universidad si podía llevarla adonde Blas trabajaba. “Mi hermana se fue en su moto y, como yo traía puesto el vestido, no me podía ir con ella”.

El padre, que debido a su trabajo reside en la Ciudad de Pilar, estaba subido en el techo del inmueble en obra negra cuando Yudit llegó, con todo y título en mano. En la construcción, Blas duerme en un catre para vigilar que no se roben las herramientas, por lo que también vive lejos del hogar familiar.

Al llegar a la construcción, Yudit le pidió a su hermana que grabara el momento para compartirlo después con la familia. Ella aceptó. 

La joven, vestida con un saquito blanco y un vestido oscuro, tomó sus papeles en el brazo izquierdo y caminó hasta el lugar. Se detuvo un momento a un lado de una montaña de arena y continuó caminando hasta la casa sin ventanas y castillos de varillas visibles, donde dejó su mochila.

En ese momento, Blas estaba arriba en la construcción. Yudit lo llamó en idioma guaraní, uno de los idiomas oficiales de Paraguay y lenguaje que sus padres le enseñaron a ella y a sus cuatro hermanas: “¿Qué tal? ¿Cómo estás, papá? Baja porque te voy a saludar”.

El hombre la recibió en la puerta principal de la obra, su hija le extendió la tesina encuadernada y le dijo en español que lo amaba antes de abrazarlo. 

EL UNIVERSAL se dio a la tarea de buscar a la joven y documentar que el video compartido en redes sociales tiene 630 reacciones, ha tenido mil 800 mil reproducciones y varios comentarios en los cuales felicitan la muestra de cariño de Yudit hacia con su padre.

Señaló que su video se volvió viral cuando un periodista de la región de Pilar lo compartió en sus redes sociales y sus seguidores se dieron a la tarea de compartirlo.

Al preguntársele por el futuro, Yudit mencionó que se encuentra estudiando una segunda carrera, que continuará dando clases particulares a niños y que buscará dar clases en la universidad. “Primero tuve un profesorado en matemáticas, ahora una licenciatura en Ciencias de la Educación y ahora, Administración de Empresas”. 

Cuenta que Blas está feliz de que ella siga estudiando y de que siga formándose. “Uno tiene que tener presente siempre de dónde salió y que cuando estás arriba, no tienes que olvidar tus raíces, porque siempre hay que ser agradecido en la vida y valorar lo que uno tiene, y lo más importante que uno tiene es la familia”.

etp

Mantente al día con el boletín de El Universal