"India discrimina a las mujeres desde el embarazo"

La selección de género, con la que las parejas abortan si saben que tendrán niña, y el matrimonio infantil son algunas prácticas culturales, religiosas y económicas que las marginan socialmente y las dejan en situación de vulnerabilidad
Una mujer se tomó ayer una selfie durante una procesión religiosa en la ciudad de Amritsar, en la India. (NARINDER NANU. AFP)
25/02/2018
03:43
Patricia San Juan
-A +A

Faltan aproximadamente 63 millones de niñas en la India, calculó el gobierno de este país en el estudio económico anual que aborda el periodo 2016-2017; la cifra, que equivale a poco menos de la población total de Francia, está relaciona con la selección de género antes del nacimiento que aún se practica en el país.

En la India las familias prefieren el nacimiento de varones por diversas tradiciones relacionadas con religión, cultura y economía, resalta el estudio Género y meta preferencia por los hijos: ¿Es el desarrollo por sí mismo un antídoto?.

La decisión de las parejas ha llevado al país a tener una tasa de nacimiento de 120 hombres por cada 100 mujeres, lejano al promedio mundial, en el que se calcula que por cada 105 niños nacen 100 niñas, indica el Sistema de Recuperación de Datos de las Naciones Unidas. Hasta 2016 habitaban mil 324 millones de personas y sólo 637 millones de ellas eran del sexo femenino.

La organización india Saarthak, que atiende las necesidades de mujeres de sectores vulnerables en la India, asegura que la discriminación empieza desde el embarazo y se mantiene toda la vida, pues “aunque las mujeres tengan garantizada la equidad en la Constitución, esta protección legal tiene un efecto limitado en una sociedad donde las tradiciones patriarcales prevalecen”.

Al saber que están embarazadas de una niña algunas deciden terminar con la gestación, el llamado aborto por selección de género. A pesar de que indicar el sexo del bebé en el útero está prohibido en la ley, la práctica continúa de forma ilegal.

En algunos casos las familias deciden seguir con su embarazo y con otros hasta tener un hijo. Cifras oficiales señalan que la cantidad de últimos hijos es mayor que el de últimas hijas, por lo que el gobierno calcula que al menos 21 millones de niñas son no deseadas.

Datos de Saarthak señalan que las menores son peor alimentadas en sus primeros años de vida y el gobierno asegura que 2 millones de menores de edad han muerto por malnutrición o por falta de atención médica oportuna.

En la edad escolar las oportunidades también se acortan. Un estudio realizado por la UNICEF entre 2008 y 2013 muestra que la tasa de alfabetización de las mujeres entre 15 y 24 años era de 74.7%, mientras que la de los hombres era de 88.4%.

Otra de las realidades más comunes es el matrimonio infantil. A pesar de la ley promulgada en 2013 que prohíbe el casamiento de mujeres antes de los 18 y de los hombres antes de los 21, estos continúan.

Las estadísticas de la UNICEF publicadas por la asociación Girls not Brides (niñas no novias) remarcan que 18% de las menores de 15 años han contraído nupcias y en la franja entre los 16 y los 18, 47%. Esto sitúa a India en el número 10 de países con más matrimonios de menores edad.

En algunas zonas, entre más pequeña sea la esposa menor deberá ser la dote que se le entregue a la familia del marido, por ello el matrimonio infantil es común. En otras resulta obligatorio entregar una parte del terreno o los bienes familiares, reporta Saarthak. Legalmente la dote está prohibida, pero en varias regiones del país sigue implementándose.

Una vez casadas la posibilidad de continuar sus estudios desaparece, pues el Dharma o “destino religioso” de las mujeres es ser parte de la familia de su esposo, a la cual deben atender como actividad exclusiva. Dentro de las convenciones que rigen a las familias, la nueva esposa deja atrás a sus padres para siempre.

Saarthak también indica que algunas recién casadas sufren violencia doméstica que les causa la muerte a poco tiempo de su boda. En algunos casos esto ocurre porque la familia del novio busca más dotes de las cuales pueda sacar beneficio, pues a pesar de la muerte de la esposa los bienes se quedan con el marido. Esto no sucede si ella se queda viuda, pues los bienes se los quedan los hijos varones o la familia del esposo.

La agrupación asegura que gran parte de las mujeres, una vez instaladas en la casa de la familia de su esposo, viven violaciones, prohibiciones alimentarias y acceso restringido a la salud. Y sean casadas o solteras, Amnistía Internacional reporta que, hasta 2015, 327 mil delitos fueron perpetrados contra adultas y niñas.

En la muerte de sus padres no pueden formar parte de los rituales funerarios, pues es un asunto exclusivo de los hombres, son ellos quienes llevan el cuerpo al río, lo inician en el camino al más allá e incendian el cadáver. Para lograr alcanzar la siguiente vida es imprescindible que los hijos varones inicien el fuego, por lo que una mujer truncaría el camino.

La condición de las mujeres continúa siendo marginal, indican organizaciones defensoras de derechos en la India. El gobierno se compromete cada año para erradicar estas prácticas con reformas legales que, según las estadísticas de las ONG, como en el caso del matrimonio infantil, no han logrado terminar con las problemáticas.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS