Guatemala usará valla contra mar de basura

Asegura Honduras que el país vecino se comprometió a limpiar la contaminación
Afectación. La fotógrafa británica Caroline Power registró el mar de basura entre Guatemala y Honduras (CORTESÍA CAROLINE POWER)
15/11/2017
02:36
EFE
Tegucigalpa.
-A +A

El gobierno de Guatemala colocará dos vallas para detener la contaminación del fronterizo río Motagua, cuyos desechos desembocan en las playas de Omoa, en el Caribe de Honduras, informaron ayer fuentes del gobierno de Tegucigalpa.

El viceministro hondureño de la Secretaría de Energía, Recursos Naturales, Ambiente y Minas, Carlos Pineda, dijo a periodistas que el gobierno guatemalteco instalará “una valla de boyas” en el sector de Omoa. Si esa valla “colapsa por alguna crecida del río [Motagua]”, en Guatemala “se tendría una segunda barrera de contención”, explicó. Las autoridades guatemaltecas estarían considerando emplear un barco para que recoja “la basura que queda entre las vallas y las boyas”, indicó el funcionario hondureño.

El 8 de noviembre EL UNIVERSAL informó sobre el “mar de basura” que se extiende en aguas del Caribe en la frontera entre Guatemala y Honduras. En la zona afectada flotan toneladas de basura sólida que incluye animales muertos, residuos hospitalarios, ropa, latas, plásticos y vidrios, entre otras muchas cosas y pone en riesgo el fondo coralino que va de México a Colombia y atraviesa ese lugar.

Ante ese problema, funcionarios de ambos países realizaron ayer una inspección en la cuenca del río Motagua para “cuantificar la cantidad de desechos que hay que remover”, indicó Pineda.

Enfatizó que las autoridades guatemaltecas se han comprometido a facilitar maquinaria y personal para limpiar las playas de Omoa, en el departamento caribeño de Cortés. “Vamos a sacar toda la basura pero hay que saber cuánta maquinaria es la que vamos a utilizar, pues eso implica permisos para que el equipo de Guatemala entre a Honduras”, subrayó.

Pineda dijo que el plan que implementará Guatemala para limpiar las playas hondureñas “estará funcionando como relojito” en marzo de 2018. Aseguró que en los últimos años “la situación se agravó luego de colapsar todo el mecanismo de desechos de Guatemala”, donde los rellenos sanitarios se convirtieron “en botaderos de basura”. Afirmó que Guatemala ha comenzado a corregir el problema y reconoció que la solución “no es de corto plazo”.

 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS