Guatemala honra al fallecido ex presidente

El país recuerda el legado de Arzú, quien firmó la paz con la guerrilla en 1996
Cadetes guatemaltecos rodean el féretro del ex presidente Álvaro Arzú Irigoyen, durante su funeral en el Palacio Nacional. (LUIS ECHEVERRÍA. REUTERS)
29/04/2018
01:21
Agencias
-A +A

Ciudad de Guatemala.— Centenares de guatemaltecos dieron ayer el último adiós a Álvaro Arzú Irigoyen, actual alcalde de la capital y ex presidente del país (1996-2000), quien falleció el viernes a los 72 años a causa de un infarto cardiaco.

El féretro fue colocado junto al monumento a La Paz, en el interior del Palacio Nacional de la Cultura, sede de gobierno, en el Centro Histórico de Ciudad de Guatemala.

En ese sitio se firmó el 29 de diciembre de 1996, y tras una década de negociaciones, el definitivo cese al fuego con la guerrilla que puso fin al conflicto armado interno de 36 años de duración (1960-1996) que dejó más de 250 mil víctimas, entre muertos y desaparecidos, además de un millón de desplazados internos.

Arzú fue el jefe de gobierno a quien correspondió firmar la paz, si bien el proceso de negociaciones inició durante la gestión de Vinicio Cerezo (1986-90), el primer presidente civil después de continuos regímenes militares instaurados mediante golpes de Estado o comicios fraudulentos.

Además de centenares de ciudadanos, también acudieron empresarios y diplomáticos como el embajador de EU, Luis Arreaga. El cuerpo del ex presidente, fallecido el viernes tras sufrir un paro cardiorrespiratorio mientras jugaba golf con uno de sus hijos, fue velado esa misma noche y ayer tras- ladado al Palacio. Ahí fue recibido con honores correspondientes a un jefe de Estado y la bandera de la Plaza Central fue izada a media asta.

Antes de que el féretro fuera colocado junto al monumento a La Paz, fue llevado al salón principal del Palacio, donde el presidente Jimmy Morales, quien decretó tres días de duelo nacional, pronunció un discurso de reconocimiento a la personalidad de Arzú.

Morales pidió a la comunidad internacional “respeto” para Guatemala, en una aparente alusión a la Comisión Internacional Contra la Impunidad para Guatemala (CICIG) de la ONU, con cuyo jefe, el colombiano Iván Velásquez, se mantiene distanciado desde agosto de 2017 cuando lo declaró persona non grata e intentó expulsarlo del país.

Arzú también mantenía una postura antagónica contra la CICIG. Este organismo, en apoyo al Ministerio Público (MP, fiscalía), mantiene investigaciones contra ambos por el delito de financiamiento electoral ilícito.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS