Se encuentra usted aquí

Guatemala enfrenta fantasma del pasado

Choque entre presidente y CICIG genera inestabilidad; población, dividida entre apoyo a Mora les y a Velásquez
Un grupo de guatemaltecos quema una figura que representa al presidente Jimmy Morales en una protesta para exigir la renuncia del mandatario. (JOHAN ORDONEZ. AFP)
29/08/2017
02:16
José Meléndez / corresponsal
-A +A

Guatemala volvió a tropezar en su viejo historial de inestabilidad política e institucional en un escenario de agudizada violencia y penetración del crimen organizado, con una nueva crisis que desató una cascada de salidas del gabinete del presidente guatemalteco, Jimmy Morales Cabrera, por declarar persona no grata al colombiano Iván Velásquez, jefe de una instancia internacional anticorrupción en ese país.

En un acelerado incremento de las tensiones, miles de guatemaltecos se unieron a marchas callejeras para exigir la inmediata dimisión del mandatario, de 48 años y un cómico de televisión y cine que en septiembre y octubre de 2015 ganó las elecciones y asumió en enero de 2016, en medio de otra crisis contra la clase política tradicional por corrupción, que obligó a Otto Pérez Molina a renunciar a la Presidencia.

El nuevo conflicto colocó a Morales en el corazón de la controversia luego de que el Ministerio Público (MP) y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), cuyo titular es Velásquez, acusaron el pasado viernes al mandatario de supuesto financiamiento electoral ilícito en 2015 en su partido, Frente de Convergencia Nacional (FCN-Nación), y solicitaron al organismo judicial de ese país abrirle un antejuicio. La responsabilidad recayó en Morales, como secretario general del Frente en esa época.

La Corte Suprema de Justicia deberá decidir si la archiva o le da trámite y reenvía al Congreso de la República, que determinará si la acepta y permite levantar la inmunidad del presidente o la rechaza, por lo que esta semana es crucial.

Hay otras cinco solicitudes de antejuicio presentadas por grupos de la sociedad civil.

La CICIG fue creada en 2006 con aval de la Organización de Naciones Unidas (ONU) y opera desde 2007 como querellante junto al MP.

Velásquez, quien asumió en 2013 la titularidad del organismo, continúa en Guatemala y ya recibió gran cantidad de mensajes de apoyo de gobiernos, organismos y agrupaciones no estatales por combatir la corrupción aliado a la guatemalteca Thelma Aldana, fiscal general y jefa del Ministerio Público.

Renuncias en el Gabinete. La crisis acrecentó la zozobra en un país sumido en la violencia criminal por las maras o pandillas y la delincuencia organizada, en particular mafias del narcotráfico y de la trata de personas, con un voluminoso historial de inestabilidad, con 32 años de regímenes militares (de 1954 a 1986) y una democracia todavía frágil.

El lío es atizado por numerosos cambios (renuncias y destituciones) en el gabinete de Morales desde el domingo anterior en el entorno en el que el presidente anunció ese día la declaratoria de no grato a Velásquez y su orden de salida inmediata del país.

La Corte de Constitucionalidad (CC) dejó la orden de expulsión en suspenso ese mismo día con dos amparos provisionales.

Además, Morales destituyó el domingo al canciller, Carlos Raúl Morales, y su vicecanciller, Carlos Ramiro Martínez.

El secretario general de la ONU, el portugués António Guterres, se declaró “consternado” por la decisión de Morales, quien adujo que Velásquez se excedió en sus atribuciones y en el mandato de la CICIG , al presionar a diputados guatemaltecos en un debate sobre reformas constitucionales.

Morales se reunió con Guterres el viernes pasado en la ONU en Nueva York y se quejó del colombiano. Aldana advirtió el pasado martes que el presidente pediría al secretario general remover a Velásquez.

El embajador de Estados Unidos en Guatemala, Todd Robinson, alertó que la expulsión pondría en riesgo la ayuda financiera de EU.

Apoyan a Morales. Unos 200 manifestantes que defienden al presidente Morales llegaron ayer ante la sede de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) para manifestarse contra la permanencia de Velásquez.

Las personas portaban pancartas con mensajes de “no hay hombre perfecto” o “no podemos cambiar de presidente cada dos años”.

Hasta el lugar llegó una decena de simpatizantes del abogado colombiano, que volvieron a salir a la calle por quinto día consecutivo con la consigna de “Iván se queda”.

Un cordón policial resguardaba la manifestación para que no se registraran enfrentamientos. Con información de EFE

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS