Expulsan 23 países a diplomáticos de Rusia

EU ordena salida de 60 funcionarios y clausura consulado en Seattle; Kremlin advierte que la respuesta vendrá del presidente Putin
27/03/2018
03:59
Agencias
-A +A

Washington.— Estados Unidos, Canadá, Australia y 20 países europeos anunciaron ayer la expulsión de diplomáticos rusos de sus países, cerrando así filas con Reino Unido, que acusa a Moscú de estar tras el envenenamiento de un ex espía en su territorio.

Las medidas son en respuesta al envenenamiento con un agente nervioso del ex espía doble Serguei Skripal y su hija, hallados el 4 de marzo inconscientes en un parque de la localidad británica de Salisbury. Londres responsabiliza del hecho a Moscú.

La medida de Estados Unidos es la que más sorprende ya que anunció la salida de 60 agentes de los servicios secretos rusos que operan en su territorio con estatus diplomático, 12 de ellos destacados ante la sede de la ONU en Nueva York. Además, anunció el cierre del consulado ruso en Seattle, debido a su proximidad con una base naval estadounidense. Se trata de la medida más fuerte contra Rusia tomada por el gobierno de Washington hasta el momento.

La Casa Blanca dijo haber coordinado esa medida con Reino Unido y otros aliados de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) y la justificó al interpretar el atentado con un agente neurotóxico como un ataque contra la seguridad y estabilidad de su aliado más estrecho.

Las expulsiones afectan a agentes rusos que se dedican en gran medida a “recopilar informaciones agresivas”. Un funcionario de alto rango de la Casa Blanca declinó precisar de qué clase de datos se trata. Rusia cuenta actualmente en EU con más de 100 agentes activos.

“Tomamos estas medidas para demostrar nuestra inquebrantable solidaridad con Reino Unido y para imponer consecuencias a Rusia por sus constantes violaciones de las normas internacionales”, explicó Heather Nauert, portavoz del Departamento de Estado, en un comunicado.

Los 60 funcionarios, a los que Washington acusa de ser “oficiales de inteligencia” amparados por la inmunidad diplomática, deberán abandonar el país en el plazo de una semana. En cuanto al Consulado en Seattle, deberá ser clausurado antes del 2 de abril.

Dentro de la Unión Europea, 16 países anunciaron medidas similares: Alemania, Francia y Polonia expulsarán a cuatro diplomáticos rusos; República Checa y Lituania lo harán con tres; Italia, Holanda, Dinamarca y España, dos cada uno. Por su parte, Estonia, Letonia, Suecia, Finlandia, Rumania, Hungría y Croacia expulsarán a uno cada uno.

“No se excluyen medidas adicionales como nuevas expulsiones dentro del marco común europeo en los próximos días y semanas”, dijo el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, desde la ciudad búlgara de Varna, al anunciar la acción coordinada.

La acción llega después de que los líderes de la UE emitieran el jueves un comunicado conjunto mostrándose de acuerdo con la valoración de Londres, que considera “altamente probable que Rusia sea responsable” del envenenamiento, al no existir “una explicación alternativa plausible”.

Fuera de la UE, Ucrania anunció la expulsión de 13; Albania, de dos, Noruega y Macedonia, de uno. Canadá se sumó con la expulsión de cuatro diplomáticos rusos. En la mañana de este martes Australia anunció la expulsión de dos diplomáticos.

Islandia, por su parte, anunció que suspenderá el diálogo de alto nivel que mantiene con Rusia. Mientras que Austria, Grecia y Portugal se negaron a sumarse a las medidas.

Reino Unido había decidido a mediados de marzo la expulsión de 23 diplomáticos rusos por el presunto ataque, que fue respondido por una medida similar por parte de Moscú.

El gobierno de Londres agradeció la solidaridad de los países. “Como una democracia europea soberana, el Reino Unido estará hombro con hombro con la UE y la OTAN para derrotar estas amenazas juntos”, dijo la primera ministra británica, Theresa May, quien añadió que se trata de la expulsión colectiva de diplomáticos rusos más grande de la historia.

El ministro de Defensa británico, Gavin Williamson, destacó que la medida es un “fuerte mensaje” al Kremlin y una derrota para el presidente ruso, Vladimir Putin.

Moscú, por su parte, volvió a rechazar su implicación en el caso Skripal. El vocero del Kremlin, Dmitri Peskov, señaló que las medidas adoptadas por los países “no quedará sin consecuencias” y que la “la decisión definitiva la tomará el presidente [Vladimir Putin]”.

Los aliados de Reino Unido siguen “ciegamente el principio de la unidad euroatlántica frente a la sana razón humana”, señala en un comunicado el gobierno ruso. 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS