“Existe la voluntad de diversificar la relación”

Impulsarán acuerdo comercial entre ambos países en 2018, dice; diplomático anuncia que abrirán centro cultural en CDMX
Timur Söylemez Embajador de Turquía en México (ALONSO ROMERO. EL UNIVERSAL)
15/12/2017
02:32
Gabriel Moyssen
-A +A

[email protected]

Turquía y México disfrutan de una relación cálida y amistosa con numerosas similitudes en el campo económico, pero aún existe un enorme potencial de desarrollo que Ankara promoverá mediante un acuerdo de libre comercio en 2018, afirmó el embajador turco en nuestro país, Timur Söylemez.

“Hay un enorme potencial en comercio e inversión, vamos bien pero necesitamos hacer más debido a las ventajas competitivas de México y Turquía. Por eso estamos muy interesados y esperamos que en 2018 avancemos hacia un acuerdo de libre comercio, que hemos estado negociando y donde existen algunas áreas en las que necesitamos trabajar más”, señaló el diplomático.

En entrevista con EL UNIVERSAL, Söylemez, quien arribó al país hace menos de cuatro meses, señaló que “es muy claro que el próximo año es un año electoral en México y que su gobierno está muy concentrado negociando no sólo el TLCAN con Estados Unidos, sino también con Europa y otras agrupaciones, por lo que sabemos que el momento no es perfecto, pero también sabemos que existe la voluntad de diversificar las relaciones económicas”.

Consideró que no hay grandes obstáculos para firmar el acuerdo, pero “creo que hay algunas áreas en las que necesitamos entendernos mejor, como la de los textiles. La industria mexicana se halla de forma comprensible preocupada por la competencia que pueda llegar de Turquía, pero lo que ocurrió después de que China se unió a la Organización Mundial del Comercio fue que nuestra industria empezó a cambiar su enfoque y ahora desarrollamos textiles de mayor calidad y creemos que existe un mercado para ellos aquí”.

Al respecto, Söylemez añadió que las manufacturas, agricultura, energía, infraestructura y turismo —mediante vuelos directos entre Estambul y la Ciudad de México con Turkish Airlines— son otras áreas de cooperación que aportarían grandes beneficios a los dos países y sus respectivas regiones.

El embajador turco también resaltó que el próximo año “abriremos el Centro Cultural Turco en la Ciudad de México, que nos permitirá promover nuestra cultura, desde la música hasta la literatura, el teatro y la cocina no sólo desde una perspectiva clásica, sino también contemporánea; realmente creo que será muy interesante, debido a las similitudes culturales”.

Denuncias armenias sin base.

Söylemez indicó que lo decepcionaron las declaraciones sobre el conflicto en la región azerí de Nagorno Karabaj vertidas a EL UNIVERSAL por el embajador armenio en México, Ará Aivazian; “en particular —dijo— sus denuncias de que en alguna forma buscamos cometer crímenes contra la humanidad, contra los armenios, encuentro esas denuncias ridículas y sin sustento”.

“Turquía por mucho tiempo ha tratado de abordar los asuntos del Cáucaso con una perspectiva pacífica, no jugamos a culparnos y me permito señalar que aprecio mucho la posición del gobierno mexicano de no dejar que el país se convierta en un lugar donde tales asuntos son debatidos. Sé que hay gente a la que le gustaría traer esa pelea y forzar a que el gobierno o el Congreso mexicanos tengan que asumir una postura, pero nosotros nunca lo hacemos, la diplomacia turca siempre ha sido muy cuidadosa de no llevar a otros países temas controvertidos”, expresó.

Luego del viaje efectuado en octubre por tres diputados federales mexicanos a Nagorno Karabaj, donde rebeldes armenios proclamaron una república independiente sin reconocimiento internacional, aprovechando la desintegración de la Unión Soviética en 1991, Söylemez enfatizó que “es verdad que Nagorno Karabaj fue invadido, es un hecho que hay cuatro resoluciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas que llaman a Armenia a terminar la ocupación, por lo que convocamos a Armenia a apegarse a las resoluciones de la ONU y hacer la paz en la región”.

Respecto a las acusaciones armenias de genocidio en 1915-1923, durante el fin del Imperio Otomano, aseveró que fue un periodo en el que es importante entender su contexto. “Estamos tratando de ver la historia con objetividad; desafortunadamente los armenios tienen un enfoque distinto, quieren dictarnos su versión de la historia. No vamos a quedarnos sentados y aceptar las acusaciones, estamos abiertos al diálogo, a la reconciliación y a resolver todos los temas, por lo que espero que podamos dejar atrás esta discusión negativa y estrechar nuestras manos, en lugar de mostrar los puños”, agregó el embajador Söylemez.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS