Evo podrá reelegirse gracias a fallo judicial

Tribunal boliviano elimina límites constitucionales; oposición denuncia lo que llama “golpe de Estado”
El presidente boliviano, Evo Morales, durante un acto con el Comando de las Fuerzas Armadas bolivianas, el pasado 14 de noviembre, en La Paz. (MARTIN ALIPAZ. EFE)
29/11/2017
01:43
Agencias
La Paz.
-A +A

El Tribunal Constitucional (TC) de Bolivia dio ayer vía libre a la nueva candidatura del presidente del país, Evo Morales, en las elecciones generales de 2019, en las que el gobernante podrá buscar un cuarto mandato consecutivo hasta 2025.

El tribunal se pronunció con respecto a un recurso presentado por el oficialismo boliviano que buscaba que algunos artículos de la Constitución sean declarados inaplicables y que se anulen otros de la Ley Electoral, para permitir la candidatura del mandatario

El presidente del TC, Macario Lahor, dijo a los medios en Sucre (sureste) que se resolvió “la aplicación preferente de convenios internacionales con relación a la aplicación” de los artículos mencionados en el recurso oficialista, lo que significa que Morales podrá volver a ser candidato en 2019. El argumento del partido de Morales, el Movimiento al Socialismo (MAS), es que debe respetarse el derecho del presidente a ser elegido y el del pueblo a elegirlo, tomando en cuenta el artículo 23 de la Convención Americana de los Derechos Humanos.

La decisión del TC, aprobada de forma unánime por sus miembros, “está habilitando” las repostulaciones de todo ciudadano que estaba limitado por la Ley Electoral y la Constitución, es decir, no sólo del presidente y el vicepresidente, sino también de gobernadores, alcaldes, concejales y asambleístas, señaló Lahor. “Esta disposición (...) está justamente habilitando a esas personas a postularse, porque definitivamente el que elige es el pueblo boliviano”, acotó.

La Constitución boliviana permite sólo dos mandatos consecutivos, pero Morales pudo presentarse a una tercera candidatura en 2014 gracias a un fallo del Constitucional que señaló que Bolivia fue refundada con la nueva Carta Magna que el mismo mandatario puso en vigencia en 2009.

Los partidarios de Morales insistieron para buscar la validación de su nueva postulación, pese a que más de la mitad de los bolivianos rechazaron, en un referéndum celebrado en febrero de 2016, una modificación constitucional que eliminaba los límites a las veces que una persona se puede postular a un cargo.

El oficialismo rechazó los resultados de esa consulta, alegando que la población votó engañada por una supuesta campaña de desprestigio contra Morales promovida por la oposición. Antes del referéndum, Evo había dicho que si perdía en las urnas no buscaría la reelección.

La oposición ha advertido de que la petición del MAS al tribunal de que se respete el derecho político del gobernante a la repostulación derivaría en un aval para la reelección indefinida. Si Morales gana esos comicios, gobernará hasta 2025.

El TC tenía plazo hasta esta semana para pronunciarse sobre el recurso oficialista debido a que este próximo domingo 3 de diciembre se celebrarán elecciones para elegir a los altos magistrados de los principales órganos judiciales bolivianos.

El líder de la oposición boliviana, empresario Samuel Doria Medina, de la centroderechista Unidad Nacional (UN), lamentó el fallo. “Se ha consumado un golpe de Estado contra la democracia y [el fallo] ha ido contra la opinión de la mayoría de los bolivianos que se expresó en el referéndum”, en el cual se rechazó la reelección presidencial, dijo.

“Este fallo debe preocupar porque el Tribunal Constitucional no respeta la propia Constitución Política del Estado”, señaló a su vez el secretario general de la Central Obrera Boliviana (COB), el minero Guido Mitma.

Es “un día triste para la democracia”, comentó el ex vicepresidente Víctor Hugo Cárdenas.

En las últimas semanas se han registrado en el país marchas en apoyo a una eventual reelección de Morales. La variopinta oposición, sin un líder que los unifique y que haga frente a Morales, también ha encabezado marchas callejeras para rechazar el deseo del jefe de Estado, mientras el gobierno asegura que sólo él garantiza el crecimiento económico y la estabilidad política del país.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS